31 dic. 2013

Repaso del 2013

Como ya viene siendo habitual en este blog, dedico los últimos días del año a hacer un repaso de lo que ha sido el 2013 para mí, desde el punto de vista del cine y las series de televisión, que es de lo que, básicamente, vive este blog.

El 2013 no termina como yo esperaba. Al comenzar el 2012 me puse como reto para este año acudir 36 veces a las salas de cine, ya que, por mucho que mejoren la calidad de las películas pirateadas o se vendan unos home cinemas que te cagas, para mí no hay otra experiencia igual que la de ver una película en la gran gran pantalla, rodeada de gente y en completa oscuridad. Sabía que sería un reto no muy fácil de conseguir, porque, aunque 36 no son tantas películas, es un número suficiente como para que mi bolsillo lo notara, y no olvidéis que la gran parte del año la pasé viviendo en EEUU, donde el precio medio de una entrada de cine es de 12 dólares. 

Parecía que cumplir este reto se iba poniendo cada vez más difícil, pero el mes de diciembre, y mi traslado a Londres, me trajeron un último impulso en forma de tarjeta de cine ilimitado, y es que aquí en Londres he encontrado una cadena de cine que, pagando 19 libras al mes (unos 23€), te deja ir tooodas las veces que quieras al cine a ver tooodas las películas que quieras. Y aunque por muy poquito no he conseguido llegar a ese reto de las 36 películas, voy a crecerme y voy a hacer del 2014 el año del cine en pantalla grande grande, y me voy a retar a ver 50 películas en una sala de cine. Esta vez el motivo económico no podrá ser una excusa.

Han sido finalmente 28 las películas que he visto en el cine durante el 2013, y, en general, tengo que decir que han sido grandes películas que se convertirán en grandes recuerdos. A esas 28 vistas en una sala de cine hay que sumarles las vistas en casa y eso hace un número, si bien no escandaloso, suficiente para poder elegir lo que ha sido, para mí, lo mejor del 2013. Sin orden de mejor a peor o viceversa, estas han sido, según mi opinión, las mejores películas estrenadas en el 2013:

  • Juerga hasta el fin (This is the End) - Evan Goldberg, Seth Rogen
  • Tres bodas de más - Javier Ruiz Caldera
  • Frozen - Chris Buck, Jennifer Lee
  • Stoker - Park Chan-wook
  • Don Jon - Joseph Gordon-Levitt
  • Django Desencadenado - Quentin Tarantino
  • El lado bueno de las cosas (Silver Linings Playbook) - David O. Russell
  • The Broken Circle Breakdown - Felix Van Groeningen
  • Spring Breakers - Harmony Korine
  • Las ventajas de ser un marginado - Stephen Chbosky

Ha sido un gran año de cine, este 2013. No solo de ver cine, sino de disfrutar del cine a otros niveles. Por ejemplo, tuve la gran oportunidad de acudir al festival de cine de Tribeca, donde vi una de las películas que ahora está en mi top10 del año, The Broken Circle Breakdown, pero además pude asistir a una charla sobre la comedia con Ben Stiller y Jay Roack. También ha sido el año en el que me propuse leer en inglés el libro Easy Riders, Raging Bulls (propósito que aún no ha sido concluido) y aprendí a ver con otros ojos el cine de los años 70.

No obstante, este año también he visto otras muuuchas películas que no han sido estrenadas este 2013. Por ejemplo, he visto por primera vez en mi vida Qué bello es vivir, uno de los clásicos más famosos de la historia del cine. Por eso, también me gusta hacer una selección, de nuevo sin orden de mejor a peor o viceversa, de las mejores películas que he visto por primera vez en 2013 pero no han sido estrenadas en 2013:

  • El mundo es nuestro - Alfonso Sánchez
  • Muerte de un ciclista - Juan Antonio Bardem
  • Qué bello es vivir - Frank Capra
  • Bonnie &  Clyde - Arthur Penn
  • Función de noche  - Josefina Molina
  • El indomable Will Hunting - Gus Van Sant
  • Chronicle - Josh Trank
  • Revolutionary Road - Sam Mendes
  • I'm still Here - Casey Affleck
  • Infiltrados - Martin Scorsese

Los lectores de Ojete Films también eligieron las que fueron, según sus votos, las mejores películas del 2013. Podéis ver su lista pinchando aquí

En cuanto a las series, lo más destacado, para mí, de este 2013, ha sido ver el final de dos de mis series favoritas: The Office y Dexter. Mientras que el final de The Office me pareció totalmente a la altura de la serie, serie que, por cierto, es mi sitcom preferida, el de Dexter me decepcionó bastante, al igual que lo ha hecho toda su última temporada.

De todas formas, durante el 2013 también he visto otras series que nunca olvidaré, como Freak and Geeks y The Inbetweeners, que aunque tratan el tema de la adolescencia, lo hacen desde puntos de vista muy diferentes, en contextos completamente opuestos y con un tipo de humor muy distinto. Este año también ha sido el año que, por fin, empecé a ver Los Soprano (y la casualidad también quiso que fuera el año de la muerte de James Gandolfini, el actor que dio vida al eterno Tony Soprano) y aunque todavía no la he terminado, sí tengo que dar la razón a todos los que la alababan.

En cuanto a las series de este año, creo que hablo por boca de todos si digo que nos hemos vuelto a sorprender con la segunda temporada de Black Mirror, la segunda temporada de American Horror Story tampoco nos ha dejado fríos, y, esta es mi humilde opinión, una serie como Utopia, que prometía bastante, sobre todo con su episodio piloto, ha resultado ser la decepción del año. Por cierto, yo termino este 2013 viendo una serie inglesa que se llama Dates que, esta sí, promete bastante. 

Y este ha sido mi 2013 en películas y series. Sigue sin haber huevos para ponerse un reto como el de 365 días 365 películas (enhorabuena a Esther, que ha conseguido cumplir su objetivo) pero creo que ha sido un año bien aprovechado. Sin embargo, me voy a echar una pequeña regañina porque este año he sido una persona muy desorganizada, y esa desorganización mía ha hecho que nunca llegara a publicar un artículo sobre muchas de las películas que he visto este año. Por lo tanto, otro de mis propósitos para el próximo año será no tener tan descuidado al pobre Ojete Films. Y ahora, a por el 2014, mi organización, y mi reto de 50 películas en pantalla grande grande. ¡Qué tengáis un 2014 de cine! 

29 dic. 2013

¡Qué bello es vivir!

Navidades y navidades me había yo resistido a ver la famosísima película Qué bello es vivir, pero el destino quiso que no llegara yo al 2014 sin haberla visto, y aprovechando la oportunidad de poder disfrutarla en pantalla grande y en versión original en Londres, decidí que quizás ya había llegado el momento de ver una de las películas que más merece llamarse "clásico navideño".

Mis expectativas eran bastante bajas, sinceramente. Aunque son muchísimos los amantes del cine que la califican como obra maestra, yo me imaginaba que simplemente sería una película bonita y con un tufillo a espíritu navideño que me provocaría náuseas, pero afortunadamente, todas esas ideas que yo tenía sobre Qué bello es vivir eran prejuicios (que yo no sé de dónde habrían salido) que poco o nada tenían que ver con la realidad.

Esta película sorprende ya desde su primera escena, en la que vemos a Dios (¡a Dios!) hablando sobre una persona que necesita ayuda y buscando a uno de sus ángeles de segunda para que baje a la Tierra a ayudarle. Para que Clarence, el pobre ángel sin alas, conozca un poco a qué tipo de persona va a ayudar y pueda así también ingeniar un buen plan para ayudarle, Dios le relata lo que ha sido la vida de George Bailey y la cantidad de actos desinteresados y generosos que ha hecho a lo largo de su vida.


Mientras que la historia que se cuenta en esta película, quien más o quien menos, todos la conocemos (la salvación de George Bailey ha sido una de las más parodiadas/homenajeadas), aunque el ser mundialmente conocida tampoco la hace peor ni menos interesante o emotiva (se me escapó la lagrimita, qué queréis, soy humana), lo que más me ha dejado con el culo muy torcido en mi butaca del cine londinense ha sido esa narrativa maravillosa, esa dirección estupenda y arriesgada, si tenemos en cuenta que estamos hablando de una película SOBRE DIOS estrenada en 1946!!!!!

Sin embargo, el punto fuerte de esta película y por la que se la considera "navideña", con todo lo bueno y todo lo malo que implica ese adjetivo, es el optimismo y el amor a la vida que irradia el protagonista al final de la misma. Un optimismo y una felicidad contagiosa, que traspasa la pantalla e impregna al espectador. 

Ahora puedo decir que ver Qué bello es vivir ha merecido la pena, y aunque no se va a convertir de repente en una de mis películas favoritas ni haré de su visionado una tradición navideña, me alegro de haberla visto, por fin, porque realmente la he disfrutado. Copón de película para una de las grandes joyas del cine estadounidense.

27 dic. 2013

La gran familia española

Si algo tengo yo claro en esta vida es que Daniel Sánchez Arévalo sabe contar historias, y lo mejor de todo, es que sabe cómo contarlas para tocarnos la fibrita sensible y hacernos llorar y llorar en todas sus películas. Fijáos cómo será la cosa que yo no vi el partido de la final del Mundial, en el que España se proclamó campeón del mundo, y he acabado celebrando el famoso e histórico gol gracias a esta película...

Igual os estoy haciendo un poco de batiburrillo, sobre todo si no tenéis la menor idea del argumento de La Gran Familia Española. ¿Qué tendrá que ver la final del mundial con esta película? Pues que resulta que la última obra de Sánchez Arévalo transcurre en un solo día, el día de la boda de Efraín, el hermano pequeño de una gran familia, que, por suerte o por desgracia para él, tiene que lidiar con que su boda haya coincidido con el partido de la final del mundial de Sudáfrica.

Todavía sigo pensando que como Primos no hay otra igual, pero que Primos fuera la obra maestra de Daniel no quita para que la que le ha seguido, que ha sido esta, no sea, en algunos casos, un poquito más de lo mismo (el personaje de Quim Gutiérrez y ese maravilloso pequeño personaje que le ha tocado a Raúl Arévalo parecen un poquito primos lejanos), pero otra manera completamente diferente de hablar sobre el amor y sobre la familia.


El estilo en la realización de Sánchez Arévalo ha sufrido una evolución y en La Gran Familia Española deja claro que su cine va teniendo progresivamente un estilo particular y reconocible. Por otro lado, vuelve a demostrar que es un gran director de actores y que sabe sacar de ellos una forma de transmitir emociones muy especial. En esta película, concretamente, me han sorprendido, por encima del resto, las interpretaciones de Antonio de la Torre (qué raro, Antonio de la Torre sorprendiendo, ¡si es lo único que sabe hacer) y el de Verónica Echegui, a quien no veía yo tan suelta y tan a gusto desde La Juani, aunque este papel sea todo lo contrario.

¿Es posible ser feliz viviendo en una mentira? ¿Un partido de fútbol nos puede hacer olvidar el resto de fracasos? ¿El empeño que se pone en una relación puede salvarla? ¿Puede el amor cambiarlo todo? Para encontrar respuesta a estas preguntas lo mejor es que le deis una oportunidad a la Gran Familia Española, que es todo un copón de película

22 dic. 2013

Lo mejor del 2013

¡La audiencia ha decidido! Las diez mejores películas para los lectores de OjeteFilms han sido:

1. Django Desencadenado
2. La vida de Adele
3. Gravity
4. Star Trek: en la oscuridad
5. Stoker
6. La grande belleza
7. Blue Jasmine
8. Expediente Warren: La conjura
9. Spring Breakers
10. El gran Gatsby

Creo que, para estar a la altura de mis lectores y sus gustos cinematográficos, debería verme unas cuantas películas de esta lista que tengo pendientes...

Muchas gracias a todos los que habéis participado, y de nuevo gracias a los que seguís asiduamente este blog. Como os dije, para premiar vuestra fidelidad, había propuesto un sorteo entre todos los que votasen por sus tres películas favoritas del 2013, y estos son los ganadores:

Códigos para Filmin:
  • Amanecer Nocturno (esther_zam90@hotmail.com)
  • _Dyler (blogcorriente@gmail.com9
  • Alberto (paraisoastur@gmail.com)
Descuento especial en Mos Eisly:
  • Juanma de Miguel Écija (juanma.email@gmail.com)
Foto de Mario Casas sacada de Google Imágenes pero maravillosa al fin y al cabo porque es de Mario Casas:
  • Anónimo (danielgallegope@hotmail.com)
Premio especial para zamoranos: 2x1 en los Cines Valderaduey:
  • Amanecer Nocturno (esther_zam90@hotmail.com)

El lunes me pondré en contacto con los ganadores para explicarles cómo pueden canjear sus premios. Muchas gracias y que paséis unas felices fiestas. OjeteFilms se toma unas vacaciones navideñas hasta el próximo viernes. 


15 dic. 2013

¡Felices 500 entradas, OjeteFilms!

Parece que fue ayer cuando se me ocurrió abrir un blog en el que poder hacer una de las cosas que más me gustan en el mundo: hablar sobre cine. Aquello que inicié más como un ejercicio para mí que como un proyecto a largo plazo lleva ya más de tres años en activo y acaba de superar las 500 entradas publicadas.

Y por supuesto, ¡lo vamos a celebrar! Está claro que mi mayor motivación a la hora de seguir adelante con este blog ha sido tener tantos lectores, sobre todo los que también se unían al debate y comentaban dando sus propias opiniones, por eso quiero haceros partícipes de mi alegría con una serie de regalos de cine.


¿Qué hay que hacer para poder conseguir uno de los maravillosísimos regalos de OjeteFilms? Muy sencillo. Solo tienes que dejar un comentario a esta entrada respondiendo a una sencilla pregunta: ¿Cuáles han sido, en tu opinión, las tres mejores películas del 2013? No olvides dejar una dirección de correo electrónico junto a tu comentario para que, en el caso de que hayas sido uno de los ganadores, pueda ponerme en contacto contigo.

Entre todos los que respondáis a esa pregunta sortearé tres códigos de Filmin para poder ver una de sus películas totalmente gratis, un descuento especial en la tienda online Mos Eisly, y, la mejor de todas, ¡¡una foto de Mario Casas!! Y... espera espera, que todavía hay más. Si eres zamorano (o vives en Zamora, o te quieres desplazar a Zamora para ir al cine), por aquello de barrer para casa, además de poder optar a los anteriores (y maravillosos) premios, ¡también puedes llevarte una entrada 2x1 en los Cines Valderaduey!

¡Tenéis de plazo para contestar a la pregunta hasta el sábado día 21 de diciembre a las 18:00! ¡Mucha suerte y, sobre todo, muchas gracias! Y no se os olvide indicar que sois/vivís en Zamora si queréis optar al premio de Cines Valderaduey. ¡Optar a este premio no te excluye de optar al resto!

14 dic. 2013

El consejero

La mala suerte quiso que la primera película que viera en el cine en Londres finalmente fuera El consejero, una película que en ningún otro momento de mi vida habría querido ver en una sala de cine, pero las circunstancias así lo quisieron. No obstante, debo recordarme a mí misma que de las malas películas también se aprende, y a veces mucho más que con las buenas.

El consejero es un abogado así de gentes muy ricas que decide meterse en un chanchullito de drogas, y como ya sabemos todos porque hemos visto Breaking Bad, y si no la hemos visto, sabemos más o menos de qué va, cuando uno decide meterse en el mundo de las drogas, no como consumidor, sino del otro lado, se acaban generando unos líos que pa qué.

Cuando estaba sentada en mi butaquita no podía parar de pensar en lo malo que era el guión, cosa que me resultaba confuso pues esta película tiene un único punto fuerte, y ese es sus personajes, a excepción del que interpreta Penélope Cruz que no tiene gracia ninguna. Los otros cuatro personajes principales, el que interpreta Bardem con esos pelos, el de Cameron Díaz con ese diente de oro, el del propio consejero, interpretado por Fassbender, que es muy sexy y, como siempre, el de Brad Pitt, son bastante atrayentes, interesantes y divertidos, y generan situaciones bastante peculiares, pero es increíble cómo esos personajes tan bien dibujados acaban resultando absurdos envueltos por una historia como la de esta película.


Cuál es mi sorpresa cuando me entero que el guionista de la película ya se ha ganado su título de "autor respetado", pues es un novelista bastante conocido por haber escrito obras como La Carretera. Claro, esto me vuelve a demostrar a mí que escribir una novela no es escribir cine ni nada que se le parezca, y que ser bueno en un campo no te hace ser bueno en el otro. 

Por otro lado, para ser una película de Ridley Scott, menuda sosería. Algún efecto especial muy bien hecho, por supuesto, sobre todo los que giran alrededor de las escenas de muerte, pero hombre, yo de un señor que, sea bueno o no, por lo menos experiencia tiene en esto de hacer una película, me esperaba algo más grande, y la realización al final se queda al nivel del guión (malísimo) de la película. Sí, es verdad, también he pensado que con ese guión de mierda, a lo mejor Scott ha hecho lo mejor que podía.

Resumiendo, que es una película basante mala que podría haber sido buena si estuviera contada con lenguaje cinematográfico y no con eso que hemos visto que yo no sé lo que era. Se libra del ojete más grande del mundo porque en dos momentos me hizo abrir los ojos sorprendida: la escena de sexo con Cameron Diaz y la muerte de uno de los personajes en Londres. Así que ojete de dromedario y oye, que Penélope Cruz ya no es una niña, que está ya señora. 

9 dic. 2013

Las brujas de Zugarramurdi

Alex de la Iglesia tiene dividida a la población cinéfila. Su cine se está volviendo cada vez más personal, y, en mi opinión, especial, y eso está haciendo que haya mucha gente que de Balada Triste de Trompeta para acá se esté "decepcionando" con las nuevas películas de Alex. Afortunadamente no es mi caso, pues si ya era yo fan incondicional de este autor español, no solo sobreviví a su Balada sino que salí con el fanatismo renovado.

Cuando más disfruto yo del cine español es cuando se pone costumbrista. Pero no costumbrista coñazo rollo "qué pobres somos, qué mal lo estamos pasando y encima mi hijo está en la cárcel", sino costumbrista a lo Larra, a lo esperpéntico o si preferís, a lo Berlanga. Alex de la Iglesia ya ha demostrado muchas veces, por no decir en cada una de sus películas, que tiene una peculiar visión de la sociedad española que a mí me parece de lo más divertida, así que no me voy a perder jamás de los jamases ninguna de sus películas.

A Las Brujas de Zugarramurdi la esperé con ganas, pues todos los detalles que fui poco a poco conociendo durante su rodaje, posproducción y estreno me parecían de lo más jugoso. Si he de ser sincera, lo que más me atraía era el reparto: poder volver a disfrutar de Carmen Maura, una de las mejores actrices españolas, dirigida por de la Iglesia, pero sobre todo, sentía una gran curiosidad por ver a Mario Casas a las órdenes de este director, pues, como ya he comentado otras veces, Mario Casas a mí me parece un actorazo y cuando se pone a hacer cine en serio demuestra que el chico lo vale y mucho. 


Por supuesto, el reparto no decepcionó. En absoluto. Es más, me llevé varias sorpresas y todas agradables, pues si bien disfruté del trabajo de Carmen y disfruté de la actuación de Mario, podría decir que he visto a Hugo Silva trabajar como nunca en su vida, a Terele Pávez asombrosa, y encima me he llevado "de gratis" un montón de buenos cameos de esos que da mucho gustico ver y reconocer, destacando por encima de todos el de La Topi, haciendo de muy mujer en la cena de muy mujeres. 

Por otro lado, con todo lo rara y fantasiosa que nos ha salido esta película, hay que reconocer que como comedia funciona, puesto que, aunque puedan resultar chocantes ciertas escenas, simplemente por ir más allá de lo que se nos podría pasar por la cabeza como espectadores (que eso no es algo malo ni mucho menos), una no puede dejar de reírse.

Dos pegas le voy a poner a esta película. La primera, que estando Macarena (¡mi Macarena!) Gómez por ahí, su personaje sea bastante regular en general y no se le haya sacado todo el partido que tiene que esta chica que es una cómica excelente, y la segunda, que el clímax es un jaleo tremendo y acaba una que no sabe ni dónde ha estado. 

Mi sensación final y general de la película es que se podía haber hecho mucho más de una idea como esta. A la película le sobra imaginación pero creo que no está del todo encauzada. Empieza tan tan tan fuerte y tan bien que esperas que ese sea el tono de toda la cinta, pero a medida que la historia se pierde en las profundidades de lo español, la espectacularidad de esos primeros minutos también se disuelve, volviendo a estallar en el final de la cinta, pero de un modo mucho más caótico. Se queda la pobre a las puertas de la gloria con un ojete de monico. Eso sí, tengo la esperanza de que gane con el segundo visionado. 

6 dic. 2013

A la sombra de la cruz

Un docuemental sobre los niños que viven en el internado del Valle de los Caídos, nos dijeron, sobre cómo son educados en la música y en Dios, nos dijeron, sobre la vida de unos niños que están completamente aislados del mundo real, nos dijeron, y que están obligados a cantar una misa diaria por orden de Francisco Franco. Pero, ¿sabéis lo que es, realmente, A la sombra de la cruz?


¡¡¡Un santo aburrimiento de documental!!!

 Ojete de dromedario para los niños cantores de Franco.

4 dic. 2013

Monstruos University

Con lo fan que somos todos de Monstruos S.A. y las ganas que teníamos de ver Monstruos University y la ligera decepción que nos hemos llevado todos, ¿eh? O al menos eso es lo que me ha pasado a mí: que después del nivelazo que tiene la primera película de esta nueva "saga" me esperaba una película a la altura, y bueno, pues lo de siempre: que mala no ha sido pero a la altura no ha estado.

Algún productor de Disney o de Pixar se debió de dar cuenta de que Monstruos S.A. seguía teniendo tirón y tuvo la brillante idea de seguir haciendo money con estos simpáticos monstruitos. Así, la joyita de Disney Pixar volvió a reestrenarse en varias salas de cine a principios del 2013 y para verano nos llegó por fin esta segunda parte y a la vez precuela, en la que se nos cuenta la historia de cómo surgió la sólida amistad entre Mike y Sullivan.


Sabiendo del gran talento que genera este tipo de obras para Disney y Pixar, me jode que nos hayan colao una precuela tan... normal, sosa, divertida pero sin nada de emoción, como lo es esta. Como película infantil funciona, puesto que su trama es bastante más sencilla que la de la primera parte y mucho más divertida, llena de gags cuquitontis, pero como obra maestra de Pixar deja mucho que desear.

Nunca han sido buenas las comparaciones, pero es imposible no comparar esta nueva entrega de los Monstruos con su predecesora, y eso la convierte en una película bastante mediocre. ¿Entretenida? Sí, pero nada excepcional.

Muy nostálgico hay que ponerse para disfrutar a tope de una cita como esta, que lejos de toda la acción que proponía su gran primera parte, limita esta vez todo el conflicto a una competición de mejores monstruos. Otra muestra de que los buenos siempre ganan, aliñada con un poquito de "los perdedores también pueden" que no cumple las expectativas de los que tantas veces nos hemos preguntado cómo surgiría la amistad entre Mike y Sulley. Así que los pobres monstruos se llevan un ojete de monico de mi parte.

2 dic. 2013

Asesinando Norteamérica

La última noche que pasé en Estados Unidos estaba algo nerviosilla y como no podía dormirme, decidí elegir una película que "encajara" muy bien con una despedida, por aquello de que se me despejase la mente y pudiera , por lo menos, dormir unas horitas. La elegida fue Asesinando Norteamérica, un documental que trata el problema del alto índice de criminalidad en este país.

Este documental es básicamente una denuncia social a la pérdida de valores que se ha venido observando en Norteamérica en las últimas décadas. Crímenes sin sentido, asesinos que lo son "porque sí"... el hecho de matar a alguien en los Estados Unidos se ha normalizado tanto que ha llegado a ser un problema muy difícil de erradicar.

En Asesinando Norteamérica podemos ver y analizar las causas de algunos de los crímenes más famosos de la historia de este país. Creo que es necesario decir que muchas de las imágenes de este documental son reales, y quizás puedan herir la sensibilidad de muchas personas. Y es que si una virtud tiene esta película esa es, sin duda, la de enseñar las cosas tal y como son, hablar sobre el problema de la violencia sin ningún tipo de censura o eufemismo.

Si estáis interesados en un copón de documental como este, podéis verlo entero, en castellano, en youtube:

27 nov. 2013

Don Jon

A Joseph Gordon-Levitt yo ya le tenía un especial cariño desde que apareció en la película 10 razones para odiarte, que fue una de las películas de mi adolescencia. Desde entonces no le he perdido la pista, y aunque no pueda decir que sea mi actor favorito y que me encanta todo lo que hace, la verdad es que está en ese grupo de actores que dan mucho gustico porque en general molan bastante en sus papeles. Por eso, cuando me enteré de que iba a ponerse detrás de las cámaras por primera vez en su vida, yo no me lo quise perder.

El muchachico, con Don Jon, ya me tenía ganada desde el principio por otro motivo: el hecho de tratar un tema como la sexualidad masculina y la adicción al sexo desde un punto de vista bastante distante de... por ejemplo American Pie. No me malinterpretáis, tampoco quiero decir que no me guste cómo lo tratan en American Pie, solo quiero decir que me parece interesante que se haga una comedia sobre sexo sin necesidad de que el sexo se convierta en el chascarrillo continuo de la película.

Don Jon es un jovencito que tiene todo aquello con los que muchos han soñado: un pisito bien mono, un coche bien chuli, unos musculitos bien puestos y una chica cada noche. Pero nada en la vida le causa tanta satisfacción como sus raticos de sentarse a ver porno. Porque el porno es mucho mejor que la vida real, donde las cosas no pasan como en las películas. Todo su mundo cambia cuando conoce a una mujer de la que cree haberse enamorado, y no es para menos, pues la chica, encanto, tiene. Pero ni siquiera el amor puede frenar su adicción a la pornografía.


El gran punto a favor de esta película, en mi opinión, es su libertad. Mientras que de una estrellita de Hollywood te podías esperar un producto mucho más atado a clichés, Gordon-Levitt presenta el universo del sexo en el siglo XXI con total libertad y sin ningún tipo de autocensura, a la vez que logra, además, no resultar en ningún momento "desagradable". Y entrecomillo el desagradable porque el sexo no desagrada, pero ya sabéis: que no es una película que ni busca ni pretende escandalizar con sus escenas de sexo y pornografía.

Otra de las cosas que más me ha gustado de Don Jon es su duo/trío protagonista. Duo porque los que están por encima de todos los demás son el propio Joseph Gordon-Levitt y la espectacular Scarlett Johansson, que lejos de encontrarse arropada por una película de Woody Allen logra brillar como, y creo que lo digo convencida y de verdad, nunca jamás la había visto. 

De una manera que sencilla parece pero que no lo es, este director novel nos va dejando caer un montón de detalles sobre la juventud que nos ha tocado vivir: dominada por la explotación de la imagen, las apariencias, y vacía de sentimientos reales. La llegada de la tercera en discordia, compañera de clase del protagonista y que completa este trío y ayuda a la resolución del conflicto del protagonista, quizás sea una personaje un poco obvio, y quizás esta sea la única pega que le pongo a esta película.

Por todo lo demás creo que Don Jon es una comedia muy disfrutable a muchos niveles, y espero que Joseph Gordon-Levitt siga dejándose ver tanto delante como detrás de las cámaras, pues está claro que este chico sabe entender y contar una historia. Un copón de película para el niño de Cosas de Marcianos. ¿Quién nos podría haber dicho a nosotros que ese niño con una melena que dejaba mucho que desear podría llegar tan lejos? 

25 nov. 2013

The Bling Ring

Está de moda odiar a Sofia Coppola. ¿Por qué? No lo sé. Quizás porque sus películas tampoco es que sean la repanocha, quizás porque antes estuvo sobrevalorada y ahora le ha tocado tragar mierdas, quizás por envidias por ser "hija de" o quizás porque la tía tiene una especie de estilo peculiar a la hora de narrar sus historias. La cosa es que la llegada de The Bling Ring a las salas comerciales tampoco ha supuesto el subidón de popularidad que algunos esperaban, supongo que la directora la primera.

The Bling Ring es una película basada en hechos reales. Inspirada por un artículo periodístico en el que se descubrió todo el pastel, Coppola ha querido mostrar la nueva juventud con una película de jóvenes que roban por el puro morbo de robar y porque quieren sentirse como las estrellas de sus revistas favoritas.

Los protagonistas son un grupo de amigos del insti liderados por una tonta del culo muy popular y divina ella que convence a sus coleguitas para colarse en casa de una celebrity. Ese hecho no será más que el principio de un largo historial de delitos que les proporcionarán muchos zapatos y bolsos maravillosos pero también algún que otro disgusto.


En mi opinión, las películas que están basadas en historias reales, sobre todo si estas son recientes, pecan de querer ajustarse demasiado a la realidad olvidando construir un guión sólido en el que lo más importante sea el viaje personal de uno o varios personajes y no las divertidas escenas de "vamos a robar a casa de Paris Hilton".

Por eso pienso que la película es más bien flojita, aunque entretenida. Creo que se queda en una capa superficial, cuando un tema que puede generar tanta polémina como este (niños ricos que cometen actos delictivos por pura diversión) podría haber dado mucho más juego.

Sofia toma la decisión de crear una película casi a ritmo de reality que provoca el mismo efecto que uno de esos programas de televisión: enciendes, flipas un poco, criticas, apagas y te olvidas. Así que ojete de monico para la Coppola, que nunca me ha parecido una mala directora de cine, pero que últimamente la encuentro muy acomodada. 

18 nov. 2013

Gru, mi villano favorito

Si no me falla mi memoria, cuando la primera película de Gru, mi villano favorito, llegó a nuestros cines, tampoco lo petó tanto. A lo mejor tuvo una buena taquilla pero tampoco recuerdo yo una repercusión tremenda y una omnipresencia absoluta. Sin embargo, cuando estrenaron la segunda parte, este pasado verano, aquello parecía lo más esperado del año. ¿Pero quién la iba a esperar? Campaña de marketing, supongo.

La cosa es que, mientras que a mí nadie se me había acercado cuando salió la primera película para decirme "qué buena es esta peli, no te la pierdas", cuando estrenaron la segunda se daba por hecho que la primera había sido todo lo mejor, y oye, que yo me la había perdido. Así que quise ponerle solución cuanto antes y decidí que sería bonito ver la primera parte en casa y luego ir a ver la segunda parte al cine, y así estar a la altura del resto de aficionados al cine de verano.

Pues al final no pudo ser, porque aunque sí llegué a ver la primera parte, que por eso la estoy comentando yo ahora, me hizo tan poquita gracia que se me quitaron las ganas de pagar una entrada para ver la segunda. 


En favor de Gru diré que estamos muy bien acostumbrados a unas películas de animación alucinantes gracias a Pixar, pero sin necesidad de comparar, esta película, aunque entretenida y llevadera, no me ha parecido más que una historia no demasiado original, ni demasiado alocada, ni demasiado nada, sino más bien un poquito previsible, un poquito tonta y un poquito pretenciosa.

Lo que más he echado de menos en esta película es una capita más de profundidad en los personajes. Parecen sacados de la típica historia de marionetas de "cuidado, que está el ogro detrás de ti, no, no, al otro lado, ¡al otro! jajajaja" y creo que a un villano malo malo se le podía haber sacado mucho más jugo. 

Puedo entender que a los más peques esta película le haya parecido lo más, por lo simplona y fácil de seguir que es, pero por favor, que no le cuelguen más méritos de los que tiene. Por no hablar de los famosos minions, que quizás sí sean lo más gracioso de la película pero solo porque lo que le rodea es más soso que una sopa de acelgas. 

Total, que me esperaba yo otra cosa, y me he llevado todo el chasco. Aún así no puedo decir que esta sea una película mala y horrible, así que le voy a dar un flojito ojete de monico. Ideal para los niños, pero de verdad, no soy capaz de imaginarme a un grupo de treintañeros reunidos para disfrutar a tope de una película como esta.  

14 nov. 2013

Bienvenidos al fin del mundo

Soy fan total de todas las pelis en las que coincidan Simon Pegg y Edgar Wright. Me da igual lo que hagan, todo me gusta, aunque siempre hubo clases, y no todas las pelis en las que han trabajado juntos, Simon Pegg como protagonista y guionista y Edgar Wright como director y guionista, me han gustado tanto. Mi favorita siempre será Zombies Party, pero que esa sea tan genial no hace que el resto de sus trabajos sean malos. Simplemente no son tan obra maestra.

Bienvenidos al fin del mundo funciona perfectamente como comedia de amigos de la infancia que no se ven desde hace un montón y deciden organizar un reencuentro en el pueblo en el que pasaron su infancia y adolescencia. Como suele pasar cuando la pareja antes nombrada se sienta a escribir una película (que a lo mejor las escriben echados, es una forma de hablar), la historia arranca cargada de topicazos para que la sorpresa que nos tienen preparada sea todavía más efectiva.


Vamos a nombrar también a Nick Frost, el gordito, que también tiene gracia el pobre, y bastante, pero qué queréis, mi favorito siempre fue Pegg, que para mi gusto es un cómico excelente. Completan la excursión de cuarentones Martin Freeman, otro que no se queda atrás en lo de ser uno de los mejores actores ingleses del momento, Paddy Considine y Eddie Marsan, que a mí me hizo una gracia terrible.

Os seré sincera, fui a ver esta peli al cine en EEUU y con esto de que una tiene hecha la oreja al acento americano, hubo partes de la película en las que me perdí un poquito porque no entendía del todo bien los diálogos, así que claro, no me veo con fuerzas de hablar de esta película como si realmente le hubiera sacado todo el jugo. 

Ahora, me salí del cine con el regustico de haber visto una comedia muy entretenida y muy bien hecha, aunque tampoco me esperaba menos. La pobre tendrá que esperar a que un día me apetezca volvérmela a ver con subtítulos o a que se me acostumbre la oreja al acento británico, pero por ahora ya se lleva el copón de película

3 nov. 2013

Ahora me ves...

La magia es el arte de hacer de un gran engaño un entretenimiento genial. Un gran mago es aquel que consigue engañar a su público y dejarlo maravillado. Pues bien, podría decirse que Ahora me ves... , aun siendo una película sobre magos, es todo lo contrario a la magia, ya que consigue engañar al espectador, sí, haciéndole creer, primero, que es una gran película, segundo, que va sobre algo... y al final el truco se le desmonta al mago que está detrás de esta película enfrente de todo su público, dejando bien claro que tener una gran puesta en escena no lo es todo.

Esta es una de esas películas que engancha por su trailer, que genera preguntas, que presenta una trama que como mínimo fascina, grandes efectos especiales y actores famosos. ¿Qué más se le puede pedir a una película hecha, ni más ni menos, que para ofrecer el mejor entretenimiento? Lo malo es que cuando por fin te sientas a verla te das cuenta que todo lo mejor de esta película se podía resumir en los noventa segundos que duraba el trailer y ahora estás atrapado en un truco más malo que los que te hace tu cuñado en la comida de Navidad. 

Ahora me ves... es una película genial en tiempos de crisis ya que sus protagonistas son algo así como unos rebeldes, si no unos Robin Hoods. Un supermago supersecreto los ha reunido a todos para realizar el mayor espectáculo de la historia: robar en directo bancos e individuos que viven de robar a la sociedad. A ellos se enfrentará un grupo del FBI empeñado en encontrarle el truco a su magia para hacerlos cómplices de los robos que, en realidad, sí se han llevado a cabo.


Mientras que la primera parte de la película está a la altura del thriller que supuestamente que iba a ser, la segunda parte supone un desmorono completo que se cierra con un final más difícil de creer que el truco del conejo que sale de la chistera. Los guionistas de esta película nos han querido colar un truco y lo han hecho muy mal, así que lo normal es salir bastante decepcionado de este espectáculo.

Lo mejor de la película es su reparto, que no sus personajes, pero lo peor es que se toma demasiado en serio, creyéndose mucho más de lo que es: más entretenida, más efectista, más original, siendo, realmente, más de lo mismo. Si nada es lo que parece, esta película parece algo distinto, un thriller con crítica social en un universo donde la magia es más poderosa de lo que podríamos imaginar, pero termina siendo lo que parece: un truquito para sacar dinero, en este caso a los espectadores que nos tragamos o no el engaño de que esta película es buena. 

Un ojete de monico para una película que no sirve para más que para acompañar a unas palomitas y a una coca cola y olvidar posteriormente. De todas formas, parece que el truco les salió bien y fue un éxito de taquilla, y hasta se empieza a hablar de segunda parte. 

31 oct. 2013

Hércules en Nueva York

Si he de ser sincera, esta es una de las películas que más vergüenza ajena me ha producido al verla, por lo que había pensado ni siquiera mencionarla en este blog. Pero si mi blog se llama Ojete Films no puedo no hablar de un ojete tan tan tan grande como es Hércules en Nueva York, la primera película del gran actor, no solo grande de talento sino también de tamaño, Arnold Chuachenager. (Hace mucho que me rendí intentando aprender a escribir su apellido).

En esta fantasiosa película Hércules, interpretado, por supuesto, por Chuache, aburrido del Olimpo, le pide a su padre que le mande a la tierra, y el joven más fuerte del mundo termina accidentalmente cayendo en Nueva York, teniéndose que enfrentar a una forma de vida que desconoce por completo, en la que su extraordinaria fuerza solo le sirve para lucirse.


No os dejéis engañar por su argumento, que os pueda parecer medianamente interesante: esta es una película de mierda. Además de ser completamente absurda y estar rodada como el ojete, esta antiobra maestra del cine, pero gran comedia, cuenta con un clímax que lejos de hallarse al final de la historia, en el momento de la resolución, tiene lugar en el momento en el que Hércules tiene que enfrentarse a un oso que se ha escapado del zoo de Central Park. 

¿Merece la pena ver esta película? Menuda cuestión. Hércules en Nueva York es la mayor mierda que he visto en mi vida, pero el hecho de que lo sea, la hace interesante y por lo tanto merece la pena verla. Es tan mala que tiene que ser vista, porque no creo que se hayan rodado cosas peores. Por supuesto, es un ojete de ballena

30 oct. 2013

Dirty Dancing

¿Quién no ha visto alguna vez en su vida la mítica película Dirty Dancing? Pues yo, sin ir más lejos, que había pasado veintiseis años enteros de mi existencia conociendo perfectamente esta película, que ya forma innegablemente parte de la cultura popular, pero sin haberme sentado jamás a verla, hasta que el hastío del verano más caluroso de mi vida me hizo plantearme que quizás había llegado el momento de saber qué había hecho Baby.

Pues al final lo que había hecho Baby era irse de vacaciones con su familia al típico hotel americano que está en medio de la nada y vive de ofrecer miles de actividades lúdicas a sus ricos huéspedes. Una de esas actividades son las clases de baile, impartidas por el culito pinturero de Johnny Castle, interpretado por el inmortal Patrick Swayze, el hombre más sexy de los últimos años de la década de los ochenta y primeros de los noventa.

Esta dama rica y este vagabundo bailarín se conocerán en ese hotel y Baby no podrá resistirse a los encantos del dirty dancing, hasta el punto de que tendrá que saltarse todas las reglas de su papá para poder desatarse, que para eso está ella en la edad.


Pensar en Dirty Dancing es pensar en una de las películas más populares de la historia del cine. En su momento cosechó un gran éxito, sobre todo entre el público más joven, pero es que a día de hoy sigue siendo una película de referencia y de culto para mucha gente. 

No obstante, tengo que reconocer que, sin quitarle el mérito de ser ni más ni menos que Dirty Dancing, no es para nada un peliculón. De todas formas ahí radica su gracia, que sin ser una obra maestra (ni de casualidad) tiene aún una buena legión de fans. 

El haberla visto no me ha convertido, la verdad. No he sabido ver en ella nada más que una muy puritana historia de niña pija y buena a la que le empieza a picar el coño, aunque reconozco que la película, y sobre todo Baby, de sosas que son terminan teniendo su gracia.

Lo que sí aplaudo y aplaudiré toda mi vida es la banda sonora, pieza clave del éxito de esta película. Pero sumándolo a todo lo demás el resultado es tan solo un ojete de monico tan soso como los pechitos de la Grey. Eso sí, gracias a esta película he podido reflexionar un poco sobre "el sueño americano", reflejado en esta película en la familia de Baby: atrayente por fuera pero totalmente aburrido y soso por dentro.

25 oct. 2013

Catfish

¿Quién no ha conocido a una persona por Internet y le ha contado unas mentiras más grandes que las pirámides de Egipto? O lo que es peor, ¿Quién no se ha hecho pasar, directamente, por otra persona, con otro físico, otro trabajo y otra vida completamente diferente a su vida real?

Catfish es la historia de Nev, un fotógrafo que vive en Nueva York y que se pone en contacto con una niña que pinta cuadros y que... bueno, ¡tiene talento! Gracias al contacto con esta niña Nev acaba conociendo virtualmente a toda su familia y ya de paso se enamora de Megan, su hermana mayor, con la que empieza una relación por teléfono.

Después de mucho tiempo hablando y mucho te quiero y después de empezar a encontrar ciertas cosas sospechosas que le hacían dudar de lo que la familia de la niña artista le contaba, Nev decide emprender un viaje con sus amigos para conocer por fin a esta familia y a la chica de la que está enamorado.


Un documental, que además de ser muy interesante por todo lo que se esconde detrás de la preciosa cara de la chica de la que Nev se enamoró, va a gustar a cualquiera que haya ligado alguna vez en la red, ya que es muy fácil sentirse identificado.

Es también una interesante reflexión sobre la psicología que se esconde detrás del boom de las redes sociales y las necesidades del ser humano, pero creo que, sobre todo, es un documental para sentarse y disfrutar viendo las desgracias ajenas, y pasar incluso un poquito de vergüenza ajena en algunos momentos.

Este documental tuvo tanto éxito que se convirtió en una serie de la MTV en la que Nev ayuda a otras personas que mantienen relaciones por Internet a que puedan, por fin, quedar y conocerse. Copón de documental para Catfish, una bonita demostración de ese segundo mundo que son las redes sociales.

23 oct. 2013

Utopia (1º temporada)

La serie más rompedora de este 2013 se llama Utopia y, por supuesto, viene de Reino Unido. Esta vez Channel 4 vuelve a reunir un grupo de jóvenes bastante dispar que tienen en común ser usuarios de un foro de cómics y estar apasionados por un cómic muy especial llamado The Utopia Experiments, una obra que al parecer revela muchos secretos sobre el futuro de la sanidad mundial.

Los chicos deciden quedar un día para conocerse y eso hace estallar todo el mundo tranquilo que cada uno de ellos tenía a su alrededor, por lo tanto, solo les queda escapar para sobrevivir. Esto les convierte en protagonistas de un trhiller trepidante que ni ellos ni nosotros podemos, en un principio, entender. Pero tampoco podemos apartar la vista de la pantalla para seguir viendo cómo la historia se va complicando y complicando cada vez más. 


El problema de esta sorprendente serie es que, cuando te empiezas a enterar de qué va la cosa, la serie pega un bajón que puede desembocar, incluso, en pérdida completa del interés. Es verdad que tiene un arranque increíble y que en los dos primeros capítulos no puedes ni pestañear, pero los dos últimos también se hacen bastante largos y pesados.

Tiene a su favor el ser una serie demasiado fantasiosa pero muy bien escrita, puesto que da respuesta a todos los enigmas que plantea, el crear interrogantes en el espectador constantemente, el hacerte sospechar de todo y de todos, y, por supuesto, la estética cuidadísima y una fotografía maravillosa.

Tiene en su contra que al principio es demasiado complicada y al final demasiado telenovela chuli, haciéndose larga, cuando solamente tiene seis capítulos. ¿Qué tal habría quedado reducida a tan solo tres capítulos? Nunca lo sabremos. 

Eso sí, incluso cuando se te atraganta un poquito y se te hace una serie pesada, es una serie bastante interesante y, bueno, muy violenta, para los que nos gusta ver cómo se revientan cabezas. Copón de serie flojito, pero justo, creo, que gustará a cualquier amante de las conspiraciones muy sacadas de madre.

21 oct. 2013

Función de noche

Si no hubiera sido porque me hablaron genial de este documental jamás me habría sentado a verlo, porque la verdad es que no he sido yo nunca fan de Lola Herrera, protagonista de esta Función de noche, ni he visto nunca su representación de Cinco Horas con Mario, obra que ha marcado la vida de esta famosa actriz española y espina dorsal de este documental.

Junto a Lola Herrera, su ex marido, Daniel Dicenta, comentan, entre pase y pase de la doble función de la famosa obra de Miguel Delibes, lo que han sido sus vidas, su noviazgo, su matrimonio... hablando del pasado, del presente y del futuro. 

Así, Función de noche se convierte en algo así como un Cinco horas con Daniel, en el que podemos ver a una Lola Herrera totalmente abierta a expresar sus pensamientos y emociones, a hablar de cosas que había callado durante muchos años, a pedir perdón y a confesar que le aterra la soledad, el futuro, lo que está por venir.


Si Cinco Horas con Mario es un discurso terrible sobre una sociedad española de provincias oprimida por unas circunstancias históricas, Función de Noche es más de lo mismo y al mismo nivel de la obra maestra de Delibes, ya que Lola y Carmen Sotillo, viuda de Mario, parecen haberse vuelto la misma persona y haber pasado por las mismas experiencias. La intensidad de Lola confensando por fin todo lo que ha llevado dentro durante tantos años se convierte en un monólogo desgarrador que hiela la sangre del espectador.

Daniel también tiene mucho que decir, palabras horribles que nadie se esperaría escuchar de la boca de un padre y de un marido, pero es Lola la que toca fondo en esta confesión en la que deja ver que es una mujer arrepentida, luchadora, frustrada y asustada. 

El montaje del documental ayuda a la equiparación de este diálogo de un matrimonio fracasado con la magnífica novela, intercalando fragmentos de la adaptación teatral entre la conversación real de estos dos artistas españoles para llegar a un clímax muy intenso que encoge el corazón. También se intercalan otras situaciones de la vida de Lola Herrera como una visita a una echadora de cartas, un paseo con una amiga o los trámites para la anulación de su matrimonio.

Se pueden sacar miles de conclusiones de un documental como este, que reflexiona sobre la vida, el matrimonio, la madurez, la inmadurez, las cargas, los hijos, el sexo... pero lo mejor que yo os puedo recomendar es que lo veáis y que cada uno saque las suyas. Mucho más que un documental, una verdadera lección, una historia inolvidable. Por lo tanto, el recopetín de documental está más que merecido.

18 oct. 2013

El impostor

Ya se ha dicho muchas veces lo de que la realidad supera la ficción, pero es que hay casos en los que te cuentan algunas realidades que no te caben en la cabeza. Partiendo de una base parecida a esta maravillosa reflexión que os acabo yo de hacer, El impostor nos ofrece el relato de una familia que admitió como suyo a una persona que no era quien ellos creían que era.

Frédéric Bourdin es un joven francés que se ha dedicado toda su vida a hacerse pasar por otras personas. Según él mismo asegura, con tan solo treinta y nueve años de edad ha asumido más de quinientas personalidades distintas. Sin duda alguna, este es un personaje bastante interesante como para inspirar un documental. Pero este documental no se centra en toda su vida, sino en un momento muy concreto: en el momento en el que se hizo pasar por un niño estadounidense que había desaparecido hacía unos años y se fue a vivir a Estados Unidos con la familia del niño.


El documental juega constantemente contigo porque sabe, porque es así y no puede ser de otra manera, que tú no te vas a poder tragar lo que se está contando. Cuantos más minutos pasan y más información conoces sobre la familia estadounidense que perdió al niño Nicholas Barclay en 1994 y sobre Bourdin, el impostor, más te cuesta creer lo que estás viendo y más dudas de todo, pues se va haciendo cada vez más complicado desgranar la verdad. 

Creo que el hecho de haberla visto mientras vivía en EEUU le da todavía más emoción a esta película, porque aunque aparentemente solo cuenta una historia (por mucho que sea ¡y qué historia!) se entrehuele el tufillo de una sociedad americana de película de terror psicológico rara de cojones.

Creo que es un documental que no puede no gustarle a nadie. Para mí es un claro copón de documental, pero quiero que quede clara la recomendación, porque seguro que os dejará con el culo torcido.  

16 oct. 2013

Kick-Ass 2

Que segundas partes no sean buenas tampoco significa necesariamente que las segundas partes sean malas. De hecho, creo que la segunda parte de Kick Ass es tan buena como la primera, aunque la primera jugaba con la ventaja de la sorpresa que pudiera causar en el público la presentación de los variopintos personajes de esta saga.

En su momento fueron bastante sonadas las declaraciones de Jim Carrey, que tiene un papelazo en esta segunda parte, en las que decía que se desentendía de esta película porque creía que era demasiado violenta. Pues bien, creo que esa es la razón por la que a los que nos gusta tanto Kick Ass nos ha gustado también Kick Ass 2: porque dan tanta caña o más de la que dieron en la primera parte.


Para ser sinceros, las películas de superhéroes ya no me gustan. Ya me han cansado. Además, la calidad de las mismas se respeta cada vez menos en favor de ofrecer simplemente al público un suculento espectáculo de efectos especiales. Sin embargo Kick Ass es otro rollo. Si te sientas a ver Kick Ass es porque te quieres partir el ass, ni más ni menos. Quieres chistes bobos, quieres personajes patosos y ridículos, muchas tortas y buena música. Y eso es Kick Ass, y como no pretende ser más, nos deja a todos a gustísimo.


Aun siendo una película que, en mi opinión, no está hecha nada más que para entretener, se aleja bastante de lo que yo denomino cine palomitero, pues ofrece un tipo de entretenimiento muy particular y de calidad. Eso sí, no es para todos los públicos, y no solo porque esta no sea una película para llevar a los niños al cine, es que tiene un humor tan delicado, o más bien todo lo contrario, que puedo entender que no sea del agrado de todos.


No puedo hablar del reparto sin mojar braga porque tengo que reconocer que cuando hace ya unos años fui a ver la primera parte de Kick Ass, iba sin tener ni idea de lo que iba a ver, guiada solo por el culazo de Aaron Johnson, culazo del que se puede volver a disfrutar en esta segunda parte. Pero creo que mientras la gran sorpresa de la primera película fueron Chloë Grace Moretz, niña con una gracia terrible que en esta segunda parte ya es una adolescete QMF, y su papá Nicolas Cage, el toquecito de gracia de Kick Ass 2 lo pone Jim Carrey, el que luego renegaba de lo que había hecho, habiendo sido ese violento personaje su mejor trabajo en los últimos diez años por lo menos. 

Si te gustó la primera te gustará la segunda, así de simple. Y por lo tanto, si no te gustó la primera, luego no digas que no te avisamos. Copón de película para esta segunda parte de Kick Ass tan disfrutable. Y a esperar a la tercera, que queremos más. 

15 oct. 2013

Cargo

No suelo hablar de cortometrajes en OjeteFilms porque tampoco soy una gran aficionada al corto. Aunque se vean antes, tengo mucha más costumbre de ponerme un largometraje que de investigar en el interminable mundo de los cortometrajes. No obstante, a veces llega a mí (siempre recomendados por otros, ya os digo que no soy muy de rebuscar a ver qué se hace) alguno que me sorprende muy para bien, y se acaba sintiendo una en la obligación de compartir su hallazgo con el mundo.

Cargo es un cortometraje sobre zombies. Soy una gran aficionada al subgénero zombie pero desde hace un año, más o menos, para acá, me he declarado exfan total porque ya estoy aburrida de tanto zombie y de que siempre se cuente lo mismo. Aunque se ha intentado innovar y avanzar mucho en esta rama del terror, para mí el resultado no siempre ha sido positivo, así que le he cogido un poco de aversión a "la película de zombies" y lo que antes me causaba un interés inmediato ahora me da una pereza terrible.

Sin embargo Cargo me gustó demasiado. Por darle otra vuelta de tuerca más al zombie/infectado o porque está realizado maravillosamente. La cosa es que me encantó, y qué menos de compartirlo con mis lectores favoritos. 


9 oct. 2013

Posesión Infernal (2013)

La saga de Evil Dead siempre tendrá un rinconcito en mi corazón por la forma en que la descubrí y por lo mucho que me gusta. Por eso me hizo un poquito de ilusión saber que estaban preparando un remake muy particular, pero remake al fin y al cabo. Varias veces leí aquello de "es un homenaje a las películas de Raimi", "no sigue necesariamente a la original", "el estreno más terrorífico del verano", y claro, ingenua de mí, me lo creí, sin sospechar para nada que todas esas frasecitas podían responderían más a una campaña de marketing que a la realidad.

Esta nueva Evil Dead tira de la originalísima idea de convertir a su protagonista en una drogadicta que se está quitando y se va a una cabaña con sus amigos a pasar los primeros días del mono fuerte, y al volverse ella tan arisca y agresiva, nadie se dará cuenta de que lo que realmente pasa es que... ¡¡está poseída!! Primer fallo: intentar dar justificaciones. Ya no son tiempos para dejarse llevar por la fantasía sin hacerse preguntas y simplemente sentarse a disfrutar. 

La única buena idea de esta película es no haber querido copiar descaradamente a la original sino inspirarse en ella y regalar a los fans de aquella saga maravillosa un par de escenas para su regocijo, porque todo lo demás es más bien bochornoso, un espectáculo de sangre y gilipolleces sin ton ni son, y con unos diálogos de padre y muy señor mío.


Y vosotros diréis: ¿Y no era la película original bastante gilipollesca y carente de sentido? Pues hombre, mira, no. Es que estas dos películas no tienen ni comparación. Al igual que tampoco podemos comparar las épocas a las que pertenecen cada Evil Dead, y que probablemente hayan influido más de lo que parece en el resultado final de cada una. No son buenos tiempos para el cine de terror comercial, que prefiere estancarse en sorprender al espectador solo con el poder de la imagen y no con el uso de una buena atmósfera, unos grandes actores y una historia escalofriante. 

Os seré sincera: para lo corta que es, la película se me hizo larga. Arranca a duras penas, con una primera parte que provoca ganas de vomitar y no porque el género de esta cinta sea el gore, y el clímax se hace hasta pesado, dejando esa horrible sensación de "¿pero esto no va a acabar nunca?". Y creo que el peor calificativo que se le puede dar a una película de terror es aburrida, así que con eso os lo digo todo.

No obstante, aunque la haya puesto a parir voy a terminar diciendo que, aunque sea caquita fresca, merece la pena verla si eres fan de la saga original solo por poderte quedar a gusto con el par de referencias buenas, aunque claro, ni por esas se libra este extraño aunque no terrible remake del justísimo ojete de monico.

7 oct. 2013

El club de los cinco (The breakfast club)

Pocas cosas hay más bonitas en la vida que una comedia de adolescentes de los ochenta. Yo no sabía de la existencia de esta hasta que vi Pitch Perfect, así que podemos decir que mereció, al final, la pena ver la peliculita de los coros de la uni, porque me llevó a esta otra película que sí que mola cantidad.

El club de los cinco cuenta la historia de cinco chicos que tienen que ir al insti un sábado a cumplir un castigo. Está la chica guay del insti, la rara, el chulito, el deportista y el empollón margi. Son el típico grupo que jamás se habría reunido si no fuera porque el destino les había escogido a ellos para pasar ese día de castigo juntos. 

Aunque su argumento puede parecer bastante simple, la verdad es que la fuerza de cinco personajes y su energía adolescente y el respaldo de un guión sólido hace que, mediante los diálogos y las diferentes salidas de tono de sus protagonistas la película vaya avanzando y resulte de lo más entretenida y buenrollera.


Mientras que suele ocurrir que ciertas películas idolatradas de la década de los ochenta solo llegan a nuestros días en forma de película de culto adoradas por aquellos que las denominan "películas de su infancia", con todo lo que eso conlleva, El club de los cinco se adapta perfectamente a nuestros días por ser el relato de las preocupaciones de la adolescencia, que por muchos años que pasen siempre serán las mismas. 

Así, esa película aparentemente simple se convierte, según te vas metiendo en su historia, en una crítica a cómo la sociedad trata a los jóvenes y un grito de guerra por parte de esos jóvenes que ya están preparados para tomar sus primeras decisiones.

Mención especial a su banda sonora, que aunque he tenido que conocerla gracias a la repelucadora Pitch Perfect, está llena de temazos. Total, que copón de película para esta joyita que se ha buscado un huequecito en mi memoria en el apartado de "cosas inolvidables". 

30 sept. 2013

Vuelven los Ojetescenarios de cine

Es necesario que vuelvan los ojetescenarios de cine porque Nueva York es cine en sí misma.


Una localización es tan importante como un personaje en una película. Lo mejor de Nueva York es que... conocer Nueva York... es imposible, porque es demasiado grande. Pero puedes estar seguro de algo: no importa hacia dónde mires, tienes un plano. Donde quiera que mires, hay algo interesante. 

Peter Bogdanovich, director de cine.



Siempre hubo, desde los inicios de la oficina de cine del alcalde - y  más aún como parte de su misión oculta- la idea de que poder ver a Nueva York en la gran pantalla, mostrarla alrededor del mundo, creaba esa parte mágica, mítica y atractiva de la ciudad. Las películas ayudan a hacer de Nueva York "la ciudad de los sueños", el lugar que la gente elige para visitar como uno de los grandes destinos del mundo. Y esto pasa gracias a la fantasía que crean todas esas películas que vemos, películas hechas en Nueva York. 

Jon Kamen, productor.



He querido compartir estas dos reflexiones porque me parecen muy interesantes. Nueva York es una ciudad con encanto, eso está claro. Pero también hay que reconocer que el cine ha sido su gran medio propagandístico. El cine ha hecho de Nueva York "la ciudad". Hasta el mismo alcalde supo sacar provecho de esto, al darse cuenta de cómo el cine puede ayudar a una ciudad, a un país, no solo económicamente. Ahora Nueva York es uno de los principales destinos turísticos alrededor del mundo, y, seamos sinceros, ¿quién no viene a Nueva York pensando en una película? ¿Quién no viene aquí queriendo hacer lo que hacían los protagonistas de esa película que te gustó tanto, queriendo comer en los mismos restaurantes que tus personajes favoritos y pasear por las mismas calles?

Solo durante el año 2012, la industria cinematográfica en Nueva York dio trabajo a más de 440.000 personas, y repartió más de 40 millones de dólares en impuestos para la ciudad de Nueva York.

26 sept. 2013

Infiltrados

AÑOS han tenido que pasar para que yo por fin me decidiera a ver esta famosa película de Scorsese. Me interesó cuando salió en el cine, porque por aquel momento yo no veía nada mejor en la vida que el combo Scorsese+DiCaprio, me interesó cuando ganó el Oscar por aquello que hacemos todos siempre de ver, aunque solo sea por curiosidad, la película que ha ganado un premio como este, me interesó un poco más tarde cuando hice el máster de guión y hablaban tan bien de ella y me ha seguido interesando desde entonces hasta el punto de que me compré el DVD para obligarme a verla, pero ni con el DVD en casa me había animado a sentarme finalmente hasta que, un día, aquí en USA, me la he cruzado por la tele y he dicho: pues venga, ahora sí.

Infiltrados ha estado en el número uno de mi lista de películas que quiero ver en Filmaffinity años, por ser una de las primeras en añadir y por haber ido viendo todas las que le rodeaban quedándose ella apartada (al igual que también le pasa ahora a Nueve Reinas). ¿Y sabéis quién ha tenido la culpa? Matt Damon. El repeluco que me da este pobre chico no os lo podéis ni imaginar. Tanto es así que pasaba por completo de sus películas, aunque fueran buenas. Es que no soportaba su cara de marine. Pero este año he aprendido a llevarme mejor con él y eso ha hecho que haya terminado viendo por fin algunas de sus películas más alabadas, entre las que se encuentra, por supuesto, Infiltrados.

Otro de los actores que me echaba muy para atrás porque lo soporto poquito era Mark Wahlberg, que fíjate por donde luego me parece que hace un papelón el tío, y este dúo de jóvenes americanos y el odio injustificado que les tenía ha sido más grande que mi idolatría hacia Leonardo DiCaprio, que es idolatría porque me da igual lo que haga que todo me gusta, y me ha hecho resistirme a este peliculón durante seis años, que se dice pronto.


Pero vamos a la peli, que es lo que nos ha reunido aquí. Infiltrados es una película de policías contra mafiosos. Los protagonistas, Leonardo DiCpario, que hace de don nadie que quiere ser poli y Matt Damon que hace de protegido del tío duro de Boston que se mete a poli para tener una brillante carrera a la vez que es malo, porque está con los malos, se infiltran en este trepidante trhiller en vidas y ambientes que teóricamente no les corresponden aunque parece que han nacido para ellos, con el fin de encontrar para sí la satisfacción personal y quedarse muy a gustico sin tener que pensar ya nunca más en la mierda de vida que tienen.

Parece esto una tragedia de Shakespeare y de las buenas, porque otra cosa no, pero enredo, lío, y y muertes, las que quieras. Si me ha gustado por algo esta película, además de por el repartazo y porque Scorsese siempre es sinónimo de elegancia chunga, es por el ritmo de la peli. Cuando tienes un guión cojonudo, bien escrito, bien estructurado, sólido, puedes montar un espectáculo que te cagas, sobre todo si eres un director como la copa de un pino, y esto es lo que nos ofrece Infiltrados. ¡Qué subidones por favor! Y cada vez más in crescendo y venga a tope con el final que le va a acabar dando a una un ataque al corazón.

A nada que seáis lectores habituales de este, vuestro blog, aunque primero mío antes que vuestro, sabréis que para mí, lo básico de una película, es que me conmueva. A cualquier nivel, me da igual que me mate de risa, que me haga llorar a tope, que me dé todo el asco, que me haga reflexionar sobre la vida o que no me deje moverme del sillón, la cosa es que logre un cambio en mí, y esta es una de esas películas que es como montarte en la lanzadera del parque de atracciones de Madrid. Seguramente a los dos meses ya no te acuerdes de lo que sentiste, pero recuerdas que fue la hostia. 

Yo no me voy a meter en líos de que si Scorsese plagia de que si bla bla bla, a mí como si Scorsese mea sentado. Para mí lo importante es que el producto final sea de quitarse el sombrero y este es de quitarse hasta las bragas, porque se queda una extasiada después de una película como esta.

Espero que no haya entre mis lectores ni una sola persona a la que le haya pasado como a mí, que lleve mucho tiempo con esta película en la cabeza pero no se acabe de decidir. Ponérsela ahora mismo que veréis qué rica. Y por supuesto, recopetín de película para Infiltrados. 

24 sept. 2013

Expediente Warren: The Conjuring

Sé que me acerco a una película que ha separado a los amantes del terror completamente. Mientras que unos han sabido ver en ella la mejor película del género del 2013, o al menos una película a tener muy en cuenta, otros, como es mi caso, solo hemos visto más de lo mismo.

Voy a empezar por los puntos en los que estoy de acuerdo con la opinión generalizada (que ensalza la película), y, por ejemplo, tengo que reconocer que la interpretación de Vera Farmiga, que ya sabe mucho de cómo hacer terror y cómo poner esa pose de "uy la de secretos que guardo" pues está muy bien. 

Y hasta aquí lo bueno. Ahora vamos con lo malo. Empezando, por supuesto, con aquello que tantas veces he leído de "es una película que homenajea la vieja escuela" o "es (directamente) de la vieja escuela". Que me expliquen a mí qué es esa vieja escuela, o qué entienden ellos como vieja escuela de terror, porque yo lo único que veo aquí es una película con una estructura terrible, mucho claroscuro, y mucho susto bobo y tensión barata que sí, desembocará en un final de mucha tela, pero bah, que eso parece el circo de las maravillas o la casa del terror de Madrid.


Otra cosa que se ha dicho de ella, tomándolo como una virtud, es que "es muy fiel a los hechos". Mirad amigos, poner como excusa a su desbarajuste argumental la fidelidad a lo que ocurrió en realidad es un argumento de mierda; si queríais veracidad, haber hecho un documental. Si habéis elegido película, por favor, sabed cómo montároslo.

The Conjuring es una película de la que no entiendo siquiera cómo ha podido interesar, pues tiene un argumento flojito (que ya hemos visto exorcismos hasta en la sopa) además de que crea su atmósfera de "cuidao ahí" a un ritmo ridículo. ¿Que saben mover la cámara y poner musiquita donde conviene? Sí, pero eso no la hace una obra maestra, la hace una película que deja verse, cargada de efectos que te distraen de su vacío en el resto de aspectos.

No me extraña que haya espectadores que se hayan sorprendido con ella porque hay gente que hace del cambio de look de Sergio Ramos lo mejor de su semana, lo que me sorprende es que amantes del género la hayan aceptado sin problemas, sin darse cuenta de que es una película más coja que Su Majestad el Rey, que parece más una producción de "lo mejor de antes" a manos de RTVE que una película de terror serio, que al fin y al cabo es lo que se quiso vender.

Por cierto que, aunque la historia de la familia ni tan mal, toda la historia de la muñeca, cinematográficamente hablando, me ha dado un repeluco pero de arcada. ¡Qué horterada, chica! Al que le haya gustado, pa él toda, que yo no quiero saber nada de esta cinta ni de las que vengan que se le parezcan. Ojete de dromedario para los Warren.

20 sept. 2013

Carrie

Yo soy muy fan de Carrie, la película de Brian de Palma. La vi por primera vez hará solamente dos o tres años, pero mencantó tanto que se convirtió al instante en una de mis películas de terror favoritas. Y mira, no os voy a engañar, esto de que ahora estén a puntito de sacar el remake me da más miedo que la misma película en sí, porque la frescura, el descaro y la maldad que tiene la versión antigua no creo que, con los tiempos de cine comercial horrible que corren, vayan ni a parecerse a la original. Todo lo que es Carrie de verdad quedará reducido a cuatro gritos, dos empujones, un estado de facebook y un vestido bonito. Ojalá me equivoque.

La cosa es que hace unas dos semanas me entró la pena de "madre mía que tenemos a la nueva Carrie a la vuelta de la esquina" y para que se me pasase me dije: ¿y por qué no me vuelvo a ver la antigua? Tenía yo la idea de que a lo mejor mi cabeza sobrevaloraba un poquito la versión de los setenta, y quise darle el que es ya para mí el tercer visionado para dejar las ideas claras: ¿es Carrie un peliculón? ¿Necesitaba el remake? La respuestas, por supuesto, son sí y no respectivamente.

Sé que suena a topicazo que da todo el asco pero a mí esta película lo que me hace pensar es en que "ya no se hace cine como el de antes". Pues claro que no, para bien y para mal. Cada época ha tenido su cultura, sus referencias y su manera de trasladar lo popular a una pantalla de cine. A Carrie le pegan los setenta porque era cuando la moralidad cristiana empezaba a desgarrarse, cuando la inevitable liberación de la mujer empezaba a ser temida, cuando el cambio generacional fue más brusco, y cuando el cine gozó de una libertad como yo creo que no la ha vuelto a tener.


¿Qué va a hacer ahora la nueva versión de Carrie? ¿Sobre qué va a reflexionar ahora? ¿Sobre que te peguen en el colegio? Pues mira, harta estoy ya de mensajes moralizadores de "adolescentes, sed buenos con vuestros compañeros".

Y eso que Chloë Grace Moretz es una actriz que, siendo tan joven, a mí ya me ha convencido. La chica tiene desparpajo y sabe actuar, pero yo qué sé, anda que lo hizo mal Sissy Spacek. Y Spacek tenía algo que para mí no tiene Chloë, que es una sensualidad muy bien insinuada. A Chloë Grace Moretz ya la han pintado de tía buena desde el primer fotograma de la película, y de verdad, qué fácil lo tienen que poner ahora en todas las películas no siendo que no nos enteremos.

¿Que igual me paso de idolatría hacia la película original? Pues no os puedo decir que no, pero vuelvo a repetir que Carrie es un gran ejemplo de lo que para mí es el verdadero terror, ese que es tan terrorífico que no necesita ningún adorno ni susto y que bebe directamente de la realidad. 

¡Viva la mítica Carrie de los setenta, pelirroja, pecosa y loca del coño! Un recopetín de película para la versión antigua y un miedo terrible a lo que está por venir. 

14 sept. 2013

Los censores de Hollywood

Tengo la ligera idea, y corregidme si me equivoco, de que en España, el tema de la clasificación de las películas, siempre ha dado bastante igual. No sé los nuevos padres como se llevarán con eso, pero yo recuerdo cuando era pequeña que iba a ver la película que me apetecía y mis padres no me decían a nada que no, en gran parte porque seguramente ni siquiera sabrían cómo estaba clasificada esa película. Siendo menor de edad, e incluso menor de trece años, he visto Seven, El silencio de los Corderos, El Exorcista, Terminator 2... y aquí me tenéis, entera y sin traumas infantiles. 

Pero Estados Unidos es otro rollo. No solo se da bastante la lata con la clasificación de las películas que te dicen hasta en el trailer para qué público está dirigida, sino que además te lo dejan bien visible en el cartel y en la cartelera del cine. Y sí, en EEUU sí pasa eso de que te piden el carnet para ver qué edad tienes. En cuanto a las que ponen en la tele, todas y cada una de ellas empiezan mostrando cómo ha sido clasificada la película, así que consiguen hacer que te importe realmente su clasificación y que te fíes de ella para ver o no películas con niños.

El documental Los censores de Hollywood intenta dar respuesta a muchas preguntas que se deben de hacer, y yo también me he hecho, los norteamericanos. ¿Quién clasifica las películas? ¿Qué criterios utilizan? ¿Qué formación tienen esos censores de Hollywood? Y, la que para mí quizás sea la pregunta más importante: ¿Tiene algo de poder la mano de las grandes productoras estadounidenses a la hora de influir en la clasificación de una de sus películas?


Al parecer en EEUU que una película reciba una clasificación u otra influye mucho a la hora de hacer negocio con ella, ya que si eliges meter en tu película escenas de sexo o alto contenido de violencia no es lo mismo que la película reciba una R, que significa que los menores pueden ver esa película si están acompañados de un mayor de edad, que la clasificación NC17, que quiere decir que el acceso a la sala a menores queda totalmente prohibido, lo cual hace que muchos cines familiares no lleguen a alquilar una cinta de esa película.

No se me había ocurrido nunca pensar que detrás de todo este tema de los censores de Hollywood hubiera tanta mafia, y sobre todo, tanta censura. Tengo que reconocer que, aunque me gusta mucho ir al cine, la mayor parte del cine que consumo es pirateado, y la piratería tendrá muchas cosas malas, pero una buena que tiene es que te deja acceder a cuaquier tipo de contenido, haya sido exhibido en cines familiares o no, así que nunca había reflexionado sobre cómo preocupa realmente este trámite que todas las películas deben pasar a productores y directores.

Por lo tanto, me ha parecido un documental interesantísimo, que me lleva a sacar la conclusión que parece ya la conclusión de siempre, y es que el poder del dinero es alucinante, y que al fin y al cabo vivimos en una sociedad tan capitalista y tan contaminada que llega incluso a elegir por nosotros el cine que debemos ver. Copón de documental, y además os lo recomiendo si os interesa mínimamente este tema.