4 dic. 2013

Monstruos University

Con lo fan que somos todos de Monstruos S.A. y las ganas que teníamos de ver Monstruos University y la ligera decepción que nos hemos llevado todos, ¿eh? O al menos eso es lo que me ha pasado a mí: que después del nivelazo que tiene la primera película de esta nueva "saga" me esperaba una película a la altura, y bueno, pues lo de siempre: que mala no ha sido pero a la altura no ha estado.

Algún productor de Disney o de Pixar se debió de dar cuenta de que Monstruos S.A. seguía teniendo tirón y tuvo la brillante idea de seguir haciendo money con estos simpáticos monstruitos. Así, la joyita de Disney Pixar volvió a reestrenarse en varias salas de cine a principios del 2013 y para verano nos llegó por fin esta segunda parte y a la vez precuela, en la que se nos cuenta la historia de cómo surgió la sólida amistad entre Mike y Sullivan.


Sabiendo del gran talento que genera este tipo de obras para Disney y Pixar, me jode que nos hayan colao una precuela tan... normal, sosa, divertida pero sin nada de emoción, como lo es esta. Como película infantil funciona, puesto que su trama es bastante más sencilla que la de la primera parte y mucho más divertida, llena de gags cuquitontis, pero como obra maestra de Pixar deja mucho que desear.

Nunca han sido buenas las comparaciones, pero es imposible no comparar esta nueva entrega de los Monstruos con su predecesora, y eso la convierte en una película bastante mediocre. ¿Entretenida? Sí, pero nada excepcional.

Muy nostálgico hay que ponerse para disfrutar a tope de una cita como esta, que lejos de toda la acción que proponía su gran primera parte, limita esta vez todo el conflicto a una competición de mejores monstruos. Otra muestra de que los buenos siempre ganan, aliñada con un poquito de "los perdedores también pueden" que no cumple las expectativas de los que tantas veces nos hemos preguntado cómo surgiría la amistad entre Mike y Sulley. Así que los pobres monstruos se llevan un ojete de monico de mi parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario