26 sept. 2013

Infiltrados

AÑOS han tenido que pasar para que yo por fin me decidiera a ver esta famosa película de Scorsese. Me interesó cuando salió en el cine, porque por aquel momento yo no veía nada mejor en la vida que el combo Scorsese+DiCaprio, me interesó cuando ganó el Oscar por aquello que hacemos todos siempre de ver, aunque solo sea por curiosidad, la película que ha ganado un premio como este, me interesó un poco más tarde cuando hice el máster de guión y hablaban tan bien de ella y me ha seguido interesando desde entonces hasta el punto de que me compré el DVD para obligarme a verla, pero ni con el DVD en casa me había animado a sentarme finalmente hasta que, un día, aquí en USA, me la he cruzado por la tele y he dicho: pues venga, ahora sí.

Infiltrados ha estado en el número uno de mi lista de películas que quiero ver en Filmaffinity años, por ser una de las primeras en añadir y por haber ido viendo todas las que le rodeaban quedándose ella apartada (al igual que también le pasa ahora a Nueve Reinas). ¿Y sabéis quién ha tenido la culpa? Matt Damon. El repeluco que me da este pobre chico no os lo podéis ni imaginar. Tanto es así que pasaba por completo de sus películas, aunque fueran buenas. Es que no soportaba su cara de marine. Pero este año he aprendido a llevarme mejor con él y eso ha hecho que haya terminado viendo por fin algunas de sus películas más alabadas, entre las que se encuentra, por supuesto, Infiltrados.

Otro de los actores que me echaba muy para atrás porque lo soporto poquito era Mark Wahlberg, que fíjate por donde luego me parece que hace un papelón el tío, y este dúo de jóvenes americanos y el odio injustificado que les tenía ha sido más grande que mi idolatría hacia Leonardo DiCaprio, que es idolatría porque me da igual lo que haga que todo me gusta, y me ha hecho resistirme a este peliculón durante seis años, que se dice pronto.


Pero vamos a la peli, que es lo que nos ha reunido aquí. Infiltrados es una película de policías contra mafiosos. Los protagonistas, Leonardo DiCpario, que hace de don nadie que quiere ser poli y Matt Damon que hace de protegido del tío duro de Boston que se mete a poli para tener una brillante carrera a la vez que es malo, porque está con los malos, se infiltran en este trepidante trhiller en vidas y ambientes que teóricamente no les corresponden aunque parece que han nacido para ellos, con el fin de encontrar para sí la satisfacción personal y quedarse muy a gustico sin tener que pensar ya nunca más en la mierda de vida que tienen.

Parece esto una tragedia de Shakespeare y de las buenas, porque otra cosa no, pero enredo, lío, y y muertes, las que quieras. Si me ha gustado por algo esta película, además de por el repartazo y porque Scorsese siempre es sinónimo de elegancia chunga, es por el ritmo de la peli. Cuando tienes un guión cojonudo, bien escrito, bien estructurado, sólido, puedes montar un espectáculo que te cagas, sobre todo si eres un director como la copa de un pino, y esto es lo que nos ofrece Infiltrados. ¡Qué subidones por favor! Y cada vez más in crescendo y venga a tope con el final que le va a acabar dando a una un ataque al corazón.

A nada que seáis lectores habituales de este, vuestro blog, aunque primero mío antes que vuestro, sabréis que para mí, lo básico de una película, es que me conmueva. A cualquier nivel, me da igual que me mate de risa, que me haga llorar a tope, que me dé todo el asco, que me haga reflexionar sobre la vida o que no me deje moverme del sillón, la cosa es que logre un cambio en mí, y esta es una de esas películas que es como montarte en la lanzadera del parque de atracciones de Madrid. Seguramente a los dos meses ya no te acuerdes de lo que sentiste, pero recuerdas que fue la hostia. 

Yo no me voy a meter en líos de que si Scorsese plagia de que si bla bla bla, a mí como si Scorsese mea sentado. Para mí lo importante es que el producto final sea de quitarse el sombrero y este es de quitarse hasta las bragas, porque se queda una extasiada después de una película como esta.

Espero que no haya entre mis lectores ni una sola persona a la que le haya pasado como a mí, que lleve mucho tiempo con esta película en la cabeza pero no se acabe de decidir. Ponérsela ahora mismo que veréis qué rica. Y por supuesto, recopetín de película para Infiltrados. 

2 comentarios:

  1. No mencionas que es un remake de una trilogía japonesa...

    ResponderEliminar
  2. Tampoco menciono que Scorsese se droga y que DiCaprio tiene el pene circuncidado.

    ResponderEliminar