31 oct. 2013

Hércules en Nueva York

Si he de ser sincera, esta es una de las películas que más vergüenza ajena me ha producido al verla, por lo que había pensado ni siquiera mencionarla en este blog. Pero si mi blog se llama Ojete Films no puedo no hablar de un ojete tan tan tan grande como es Hércules en Nueva York, la primera película del gran actor, no solo grande de talento sino también de tamaño, Arnold Chuachenager. (Hace mucho que me rendí intentando aprender a escribir su apellido).

En esta fantasiosa película Hércules, interpretado, por supuesto, por Chuache, aburrido del Olimpo, le pide a su padre que le mande a la tierra, y el joven más fuerte del mundo termina accidentalmente cayendo en Nueva York, teniéndose que enfrentar a una forma de vida que desconoce por completo, en la que su extraordinaria fuerza solo le sirve para lucirse.


No os dejéis engañar por su argumento, que os pueda parecer medianamente interesante: esta es una película de mierda. Además de ser completamente absurda y estar rodada como el ojete, esta antiobra maestra del cine, pero gran comedia, cuenta con un clímax que lejos de hallarse al final de la historia, en el momento de la resolución, tiene lugar en el momento en el que Hércules tiene que enfrentarse a un oso que se ha escapado del zoo de Central Park. 

¿Merece la pena ver esta película? Menuda cuestión. Hércules en Nueva York es la mayor mierda que he visto en mi vida, pero el hecho de que lo sea, la hace interesante y por lo tanto merece la pena verla. Es tan mala que tiene que ser vista, porque no creo que se hayan rodado cosas peores. Por supuesto, es un ojete de ballena

3 comentarios:

  1. Me he descojonado con tu crítica, que lo sepas XD Muy buena. No conocía esta peli, pero sólo de escuchar el argumento me apesta a kilómetros jajajaja.

    ResponderEliminar
  2. Yo la veía de pequeño... jajaja! Qué película!!! Qué película!!!

    ResponderEliminar