30 jul. 2012

Jumanji

Anda que no es mítica ni ná esta película... Me acuerdo perfectamente de cuando la fui a ver al cine, porque una compañera mía de clase la había visto y nos la había puesto de peliculón para arriba, y salí flipando de la sala, con tanto animalico suelto y tanta aventura junta. Después me la regalaron en VHS y me pasé muchos años de mi infancia entreteniéndome con esta película, pero ya sabéis, una se hace mayor y ya hacía mucho mucho tiempo que no la veía, aunque la recordaba perfectamente. Tan perfectamente que ahora que la he vuelto a ver he visto que aún me sabía algunos diálogos.

Jumanji es una película que supongo y espero todos conocéis, al menos de oídas. Es bastante simple: Jumanji es un juego milenario que un joven chico estadounidense encuentra casi por casualidad. Decide jugar con su amiga del barrio pero resulta que Jumanji no es un juego convencional, y ambos amigos empiezan a sufrir los tormentos de la selva. Vamos, que lo que ocurre es que si el juego te dice que un león te ha mordido el culo, aparece el león y te lo muerde. Una locura.

La película está protagonizada por Robin Williams, señor al que yo odio especialmente porque ahora mismo ni me hace puta gracia ni lo veo buen actor ni nada. Me parece un señor realmente raro y no consigo cogerle el punto. De pequeña me gustaba, la verdad, vi bastantes películas suyas, pero es que ahora me resulta imposible ver una película suya. Le tengo una manía terrible. No obstante, ya me veis, la nostalgia ha podido con el odio ciego y he acabado volviendo a ver Jumanji. La verdad es que si me entró el gusanillo de volver a verla fue ni más ni menos porque yo guardaba un recuerdo impresionante de la peli y quería comprobar si hoy en día la película seguía siendo tan molona. Y decepcionada no quedé, las cosas como son.


He de reconocer que la película no ha envejecido tan mal. Vista más de quince años después sigue cumpliendo su cometido, y es que la película entretiene bastante, sobre todo a los más pequeños, pero los efectos especiales cantan un poquito, aunque bueno, esos monos mal hechos forman parte del encanto de esta película.

He oído que estaban pensando en hacer un remake o un reboot de estos que se llevan ahora de Jumanji. No me parece tan descabellada idea puesto que como el argumento sigue funcionando, una mejora de los efectos especiales sería todo un acierto. No obstante, miedo me dan a mí los remakes del siglo XXI, que se centran mucho más en lo visual que en la miga del asunto.

Jumanji es, a fin de cuentas, un juego, y en la gran pantalla funciona como tal, con sus sobresaltos, sus sorpresas, sus intrigas y su emoción por llegar al final. No obstante tiene un prólogo y un epílogo tan acaramelizado que termina recordándote que esto no es más que una película infantil y pastelosa, pero con momentos muy divertidos. Se la recomendaría a cualquier niño, pero no a cualquier adulto, pues, vista ya con una edad, la película pierde bastante gracia. Ojete de monico (de monico cutre de Jumanji) para una de mis películas favoritas de la infancia que afortunadamente, vista con ojos de señora, no se ha convertido en una mierda.

3 comentarios:

  1. Tendré que volver a verla a ver si me pasa lo mismo!! Rescataré el VHS para verla como en aquel entonces, nada de DVDrip ni leches! tdo muy vintage

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué mítica! Yo la recuerdo como que me gustaba mucho... pero no tengo el valor de volver a atreverme con ella...

    ResponderEliminar
  3. A mí ni en su momento me gustó. Especialmente malos me parecieron los efectos CGI de entonces, muy cutres.

    ResponderEliminar