25 jul. 2012

El Dictador

Soy fan incondicional de Sacha Baron Cohen y su gusto por los personajes-denuncia-social desde hace unos cuantos años, y aunque a Ali G todavía no acabo de pillarle la gracia reconozco que Borat y Bruno me resultan verdaderas maravillas. Por eso he esperado con muchas ganas el esterno de El Dictador, primero porque tenía muchas ganas de volver a ver a Baron Cohen haciendo de las suyas y segundo porque, con un tema como ese, se podían hacer verdaderas barbaridades.

Muy pocas veces voy al cine el día del estreno de una película pero esta vez eran tantas tantas las ganas de verla que me planté en la sala en la primera sesión del viernes preparada para pasar un rato divertido, aunque también predispuesta a sentir que el mundo en el que vivimos es una puta mierda, y que, aunque no nos demos cuenta y vivamos felices y en democracia, comprender que seguimos siendo dominados por regímenes dictatoriales.

¿Y qué me encontré? Una película sobre un dictador más pintoresco que caricaturesco que tiene que hacerse pasar por una persona normal para conseguir lo que quiere, con gags que se basan en el choque cultural y en el choque ideológico, pero nada que ver con Borat, por supuesto, más bien con Ali G, cosa que, como habréis podido deducir, no me ha gustado un pelo.


En esta ocasión tengo que decir que casi han sido más escandalosas las aventuras de este personaje para promocionar la película que la propia película en sí misma, cosa que a mí no me parece nada bien. Mi sensación después de haber visto El Dictador es que el resultado es bastante banal para todo lo que podía haber sido, mucho más comercial que las anteriores películas de Sacha Baron Cohen, lo cual a mí me parece una puta mierda.

Así que por mi parte la decepción ha sido máxima. Y el disgustazo también, por supuesto. Solo decir que en ningún momento de la película me he sentido incómoda y que solamente he esbozado una sonrisa en un par de ocasiones. Por eso se queda con el ojete de dromedario y os advierto que, si no os han gustado las anteriores películas de este chavalico, le deis una oportunidad, pero si os encantó Borat y Bruno, como a mí, paséis por completo de El Dictador, porque el tipo de humor es completamente diferente, pareciéndose más a American Pie que a lo que tenía que ser.

1 comentario:

  1. De "El Dictador" he visto alguna que otra escena del tráiler, y reconozco que me ha hecho gracia, pero dudo que me tragara la película entera, porque ni "Borat", ni "Ali G", ni "Bruno" me gustaron. Son personajes que más que gracia, me provocan vergüenza ajena.

    Saludos.

    ResponderEliminar