13 jul. 2012

Pactar con el diablo


Hay ciertas películas que todo el mundo ha visto, incluso más de una vez, simplemente porque de vez en cuando suelen recurrir a ellas en las parrillas televisivas. Ese es el caso de Pactar con el Diablo, película noventera donde las haya que de vez en cuando aparece en nuestros televisores al hacer zapping. Pero a mí me gusta ver las películas bien vistas, desde el principio, hasta el final, y a poder ser sin anuncios, y aunque había visto ya anteriormente varios fragmentos de esta, no consideraba que “la hubiera visto”, aunque ya sabía bastante bien de qué iba.

Eso sí, aunque no la había visto nunca sentía en mi interior el instinto de que esta era una mala película, quizás por eso nunca había decidido verla entera. Pero buceando por Filmaffinity, cosa que me gusta mucho hacer, interesándome por las mejores películas de Al Pacino, uno de los actores que más me gusta ver, porque realmente disfruto de sus interpretaciones, pude ver que esta se encontraba entre las favoritas de mis almas gemelas y no podía creérmelo, así que decidí ver para creer y ahora ya puedo decir si realmente la película cumple o no.

Quizás en los años noventa, los locos años noventa, esta película destacase, pero hoy en día, que una ya ha visto de todo, el argumento de esta película, aunque no por ello menos interesante, está más que visto y, si se me permite, se puede calificar incluso de predecible. Y eso que la película se esfuerza en causar sorpresa constantemente, pero no, en mi caso no lo consigue.

Por el título, más o menos nos podía quedar claro de qué va la película. Resulta que hay un chico joven y muy prometedor en la carrera de abogacía que es enviado a Nueva York para elegir un jurado, y todo resulta tan bien (para los que tienen dineros) que termina siendo contratado en un importantísimo buffet de abogados que funciona un poco como una gran familia, ya que le regalan un piso en un edificio donde viven todos los importantes de la empresa.


Según va pasando el tiempo, la mujer del protagonista empieza a notar ciertas cosas raras, pero el señor abogado, como suele pasar en este tipo de películas, está tan inmiscuido en sus asuntos que ni cree ni se preocupa demasiado por ella. Y lo que le pasa a la pobre mujer es que ve demonios y tiene alucinaciones que la atormentan y la hacen pensar que el mundo en el que la ha metido su marido está algo podridillo. Por favor señora, qué cosas tiene, ¿la justicia podrida?

¡Qué ideas tienen estos guionistas americanos! Y es que al fin y al cabo la película funciona como una crítica a la sociedad, con frases bastante acertadas, por cierto, aunque hayan pasado ya muchos años sobre esta película, y también podríamos decir que Pactar con el Diablo pudiera estar orientada a hacer un poquito de examen de conciencia, que en el mundo en el que vivimos parece que eso se lleva poco.

Moralinas aparte, la película, en principio, no me ha parecido un peliculón para nada. ¿Interesante? Pues sí, eso sí, y entretenida. Además Al Pacino, como siempre, está genial e incluso mete miedo, con esa expresión tan demoníaca que consigue sacar. Pero según mi punto de vista esos giros finales que intentan sorprender al espectador puede que en su momento cumplieran y resultara flipante pero a fecha de hoy es una manera de cerrar una película un tanto regulera. Se queda la pobre a las puertas del éxito con un ojete de monico, aunque me gustaría destacar la gran banda sonora, muy ecléctica pero muy bien elegida.

3 comentarios:

  1. lo que realmente merece la pena es el Libro, le da mil vueltas a la crítica social que en la película se queda en la superficie

    ResponderEliminar
  2. A mí cuando la vi en el cine me gustó, y el monólogo que hace Pacino en VO está muy bien. Cierto que la película no es nada del otro mundo y recicla tópicos y clichés del genero, no es que en los 90 fuera sorprendente y ahora se haya visto todo: ya en los 90 resultaba un film predecible, aunque es cierto que en una década tan sosa no era difícil destacar. También es verdad que la moralina se hace un poco pesada. Pero a pesar de todo es un título basura que me hace gracia, siendo predecible y tópica como es, simplemente me hace gracia ver una serie b tontorrona y burra hecha con los medios y actores de las grandes producciones de Hollywood como si fuera un film serio y respetable.

    ResponderEliminar
  3. Yo esta película la vi muchos años después de su estreno (vamos, la hace unos tres años por primera vez) porque en un principio no me llamaba demasiado la atención, pero oye, me encantó. Tanto, que me compré de golpe la película en dvd y la novela.

    ResponderEliminar