19 jul. 2012

Palabras encadenadas

Una de las cosas que más me gusta hacer es bucear por las listas de películas de mis amigos o almas gemelas en Filmaffinity y ver qué es lo que más gusta a mis amigos. Un par de ellos puntuaba con una buena nota a esta película, y a mí enseguida ese hecho me llamó la atención porque me encanta el terror, pero realmente creo que es difícil encontrar buenas películas de terror en los últimos años. No quiero decir con esto que no las haya, que sí que las hay, lo que quiero decir es que la mayoría son chorradas, y para ver una buena tienes que tragarte unas cuatro malas.

Por eso pulsé sobre la pestañita de Palabras Encadenadas, porque era un thriller de terror y porque tenía una nota bastante aceptable. Bueno, y porque era española. Cualquier película española buena me interesa. Y no me decepcionó, aunque tampoco me ha parecido la mejor película hecha nunca, pero realmente creo que es una cinta muy interesante.

La película está basada en una obra de teatro, lo cual ya condiciona un poco lo que te vas a encontrar. Ya sabes de antemano que no habrá un alarde de medios técnicos y quizás tampoco de personajes, pero el hecho de que venga del teatro ya hace, por lo menos, que tenga un argumento sólido. Y Palabras Encadenadas lo tiene. La trama es un juego, al igual que su título, en el que constantemente estás dudando de los dos personajes protagonistas, que consiguen engañarte todo el rato y al final no sabes de quién fiarte, si del malo que a ratos parece bueno, o de la buena que resulta ser bastante mala.


Otra baza de la cinta es que cuenta con un actor protagonista increíble, Dario Grandinetti, que hace un trabajo espectacular y que consigue estremecerte. Frente a él tenemos a Goya Toledo, que la pobre no sé si lo hará bien o mal pero es que a mí no me gusta un pelo, le tengo una manía horrible y no puedo ser objetiva con esta señora. Reconozco que es guapísima y tiene tipazo pero no la soporto como actriz. 

Me ha llamado mucho la atención la dirección, que es muy delicada (luego descubrí que estaba dirigida por una mujer, que no tiene nada que ver, pero que me sorprende) y también la fotografía, muy moderna pero muy minimalista, de colores fríos y potentes, como el argumento de la misma película. Todavía no os he contado que Palabras Encadenadas nos muestra a un psicópata que se jacta de haber matado a una mujer y de haber llevado a cabo el crimen perfecto, pues nadie podrá relacionar esa muerte con su persona. Desde entonces ha seguido matando a otras personas hasta llegar a secuestrar a su exmujer, a quien tiene delante atada a una silla y a quien le propone jugar a las palabras encadenadas para mantenerla con vida.

La hora y media que dura la película se te pasa volando si consigues meterte en la trama (que tampoco es que te lo pongan difícil) y entrar en el juego macabro de la película, que te mantiene en tensión y te genera preguntas desde el primer momento. Lo mejor de todo es, como mencionaba anteriormente, el juego de quién será el que lleva la razón en este duelo y quién será, al final, el mayor hijo de puta de los dos. Me ha gustado bastante aunque también es una de esas películas que se olvida pronto. Pero el copón de película se lo lleva porque se lo merece.

2 comentarios:

  1. Pues solo por Grandinetti me la bajo. Lo que me gusta el papelón de Oliverio Girondo en "El lado oscuro del corazón"!!

    ResponderEliminar
  2. Sí, es una película que le deja a uno bastante hecho polvo. Y ello con prácticamente dos personajes y un sólo escenario, aunque las escenas del interrogatorio contribuyen bastante a aliviar la tensión.

    ResponderEliminar