27 jul. 2012

Preestreno de Impávido en Madrid


He de confesar que no hay nada que más me guste en el mundo que conocer a gente del mundillo del cine. Desde que tengo conocimiento he admirado a un montón de actores y tener a algunos de ellos cerca y poder hablar con ellos  sigue siendo una de las mayores alegrías para mí. Por otro lado, me encanta ir al cine, pero al cine de verdad, de sala y pantalla enorme, y el hecho de que te inviten a ir de gratis, y encima, compartiendo sesión con famosos, me parece el plan de mi vida. Así que antes de nada, como es de buen nacidos ser agradecidos, mil gracias a Antonio y Carlos por colarme en tal eventillo.
Mi vida se liga a Impávido hace un par de añitos y desde entonces he guardado un gran recuerdo de lo que por aquel entonces solo era un cortometraje y ahora ya es todo un largo, así que la noche ya pintaba especial desde el principio. Pero dejémonos de mamoneo y vamos a lo que importa: los famosos.
Según íbamos llegando a los cines Palafox de Madrid ya se veía el jaleíllo en la puerta. Lo primero que vi, por supuesto, fue a Nacho Vidal. Y a su increíble mujer, que le acompañaba. La chica es un pibón de estos que te quitan las ganas de hacerte fotos con su marido, pero viendo que el vulgo se acercaba sin problema, me fui pensando un plan de aproximación.
Poco a poco fui reconociendo a otros actores que trabajan en esta película como Julián Villagrán, con quien también tengo foto, por supuesto, ya que me parece un actorazo, Marta Torné, que, por cierto, tiene un culazo increíble, o Carolina Bona. A mí me hacía especial ilusión ver de cerca a Manolo Solo, otro de los eternos secundarios con verdadero talento, pero por allí todavía no se le veía el pelo.
Mientras hablaba con unos y con otros y saludaba a viejos amigos y profes el hall del cine se fue llenando y… ¡¡menos mal!! ¡¡Menos mal que aparecieron más actores y actrices!! ¡¡Y qué actores y actrices!!El que más ilusión me hizo, por supuesto, fue Adrián Lastra. Aunque he de confesar que cuando le vi, lo primero que pensé fue: “¡¡¡¡¡Coño, Adrián Lastra!!!!!” Y lo segundo: “¡¡¡Por favor que haya venido con Quim Gutiérrez!!!!” Pero mis sueños no se hicieron realidad y por allí no se vio rastro de Quim, así me tuve que conformar con un tercio del reparto de una de mis comedias favoritas, Primos.
Cuando ya estaba aquello a rebosar comenzaron las entrevistas para la prensa y los posados en el photocall:
 
Y por fin accedimos a la sala y nos sentamos para empezar a hacer lo que verdaderamente veníamos a hacer, que era ver la película. Me gustaría comentar una pequeña anécdota que hizo que mi corazón diera un brinco. Y no, Nacho Vidal no se bajó los pantalones, pero un señor del público, sentado en las primeras filas,  se levantó, se giró hacia el resto del patio de butacas, ¡y comenzó a apuntarnos con una pistola! Yo me vi muerta totalmente cual fan de Batman durante unas milésimas de segundo, porque afortunadamente enseguida pude comprobar que la pistola era de mentira y el tío, un cachondo.
Antes de que comenzase la película el elenco de actores principales y el señor director, Carlos Therón, se subieron al escenario para dedicar unas palabras a los asistentes y al equipo que había trabajado en la película y entonces sí, fue cuando empezó Impávido.
No quiero decir mucho sobre el argumento de la película porque a mí no me gusta destripar. Yo soy más de insinuar que de mostrar, así que os insinuaré que es una película realmente divertida, con momentos brillantes que rozan el surrealismo, con escenas-monólogo divertidísimas que aseguran la carcajada, y bueno, con Nacho Vidal. ¿Qué más queréis?
Si me tengo que quedar con una sola cosa de la película, sin duda alguna es el reparto, a destacar los actores secundarios. El dúo Manolo Solo y Selu Nieto, absolutamente increíbles. Se comentaba a la salida que se quiere un spin-off de sus personajes. Y la aparición de Pepón Nieto, corta, pero muy intensa, irrepetible.
En definitiva, una noche muy especial para mí y una noche muy importante para el cine español, que hoy recibe a Impávido en las salas, a la que le deseo una buena acogida y mucho éxito, pues, como comentaba con Pepo Oliva (sí, ¡¡¡el padre de Valle!!!) es muy difícil hacer cine en España hoy en día y que un grupo de personas haya trabajado con tantas ganas y tan pocos medios es digno de admirar.
Como tenemos costumbre en este blog, aunque os haya hablado poco de la película os diré que es todo un Copón de película.

1 comentario:

  1. la terminaré viendo en cuanto pueda, pero parece que tiene el mismo defecto que Carne de Neón: carece totalmente de personalidad ¡esto es Guy Ritchie!

    ResponderEliminar