3 ago. 2012

Lobos de Arga

Anda que no esperé con ganas esta película desde que supe de su proyecto, porque soy megafan de Carlos Areces y adoro todas las películas en las que, por la temática y el género, pueda vérsele desnudo. Y esta era una de ellas ya que, bueno, una comedia, y sobre hombres lobo, la verdad es que a mí este pretexto me hizo imaginar una conversión de Carlos en paños menores, pero al final la magia del cine no hizo realidad mis sueños y he de deciros, antes de nada, que en esta película no sale ni un mísero culo.

Primera decepción. La segunda viene cuando me encuentro que la película trata sobre un escritor que vuelve a su pueblo natal para sentirse un poco inspirado. La verdad es que no es un planteamiento de esos que te hacen enloquecer, aunque afortunadamente antes de que te enteres de esto, Lobos de Arga ofrece un prólogo muy elegante que te hace pensar que vas a ver la película definitiva.

Y hombre, la película definitiva no es, pero en general, resulta bastante interesante. Como comedia vamos a decir que es bastante mediocre. Los gags, los diálogos, las situaciones son bastante rancias, la verdad, pero al final eso termina cubriendo a la película de cierto encanto con tufillo, y en el momento que empieza la acción se te va olvidando poco a poco que todo lo que hay dentro de la pantalla es bastante cutre.


La historia que nos cuenta Lobos de Arga gira en torno a una maldición, una maldición gitana, para más inri. Hace muchos años una marquesa mató a todos los integrantes de un circo ambulante por asuntos propios y una de las gitanillas el circo antes de morir aprovechó para convertir al fruto del vientre de la aristócrata en un hombre lobo. Y de repente saltamos a la actualidad cuando el joven escritor del que hablábamos antes, interpretado por Gorka Otxoa que otra cosa no tendrá pero interpretar atontados se le da bastante bien, vuelve al pueblo y empieza a oír hablar de la leyenda de que por esas tierras hay una maldición con la que solo él puede acabar.

Para ayudarle en su aventura, el escritor sin inspiración contará con el apoyo de su perro (mira qué rancio) que es el típico perro como el de la lotería primitiva que todo lo sabe hacer, y de su amigo de la infancia que se quedó en el pueblo y jamás conoció la ciudad, que es Carlos Areces con acento gallego, que está muy bien y le pega bastante. También le ayudará su agente, venido de la gran ciudad con un buen gorro de lana para el frío, interpretado por Secun de la Rosa que tampoco es que esté en su mejor papel.

Eso sí, el mejor momento, en mi humilde opinión llega con la aparición en la gran pantalla de la benemérita, una pareja de la guardia civil que cuenta con la presencia de uno de los mejores actores de comedia en España que es Luis Zahera. Vamos, que yo diría que él, por encima de Carlos Areces, salva la película. Cuidao con lo que estoy diciendo. Las risas totales. Este hombre es la repera.

En resumen, que la película no es una comedia de partirte el ojete pero que se deja ver, aunque a veces peca de cutre e incluso hay momentos en los que puedes llegar a pensar "me aburro", pero luego remonta con un buen final y sobre todo con un buen homenaje al cine, cutre también, de terror de los ochenta. En algún momento me acordé de Paul Naschy y eso siempre es de agradecer. Ojete de monico para Lobos de Arga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario