27 ago. 2012

Love Actually

Hoy me tengo que poner un poco romanticona, sin ser yo nada de eso, aunque en el fondo me pasa como a todos, porque vengo a hablaros de la que es, para mí, una de las películas que mejor ha sabido plasmar el concepto del amor en historias y en imágenes. Hombre, habrá quien diga "lo tiene fácil", puesto que no nos cuenta una sino varias historias de amor, pero creo que en general es la perfecta película sobre las diferentes formas de amar.

Podríamos traducir su título como "el amor realmente" o "así es el amor en la realidad", porque si algo nos han enseñado los profesores de inglés del insti es que los false friends existen y a veces nos hacen la picha un lío. Y digo todo esto porque creo que el título encaja a la perfección con lo que luego uno va a encontrarse en las dos horas que dura esta película: las diferentes manifestaciones del amor, con las cuales todos y cada uno de nosotros podemos sentirnos identificados, sin necesidad de idealizar demasiado las situaciones aunque teniendo en cuenta de que esto es una película y un poco de cuento de hadas tiene que haber. Pero al fin y al cabo otro punto a favor de Love Actually es que sabe manejar la balanza entre la comedia y el drama a la perfección, y entre el exceso de fantasía y la realidad más cotidiana, hablando, simplemente, de las diferentes manifestaciones que tiene el amor.

Como comentaba al principio, aquí encontramos una serie de historias que se van entrelazando y una serie de personajes que nos van describiendo el amor a su manera. Una de las cosas que más me sorprende de la repercusión que ha tenido y sigue teniendo esta película es que, por supuesto, cada persona que la ve tiene su minihistoria de amor favorita, y que hay muchísima gente que considera la historia de la portuguesa la mejor de la cinta, cuando a mí, aunque también le encuentro su gracia, es la que menos me gusta. Supongo que así es la vida también, que cada uno tiene su forma de vivir y ver el amor y a cada le toca la fibra sensible una cosa diferente.


Si yo me tengo que quedar con una, y solo con una (cosa que me parece difícil porque creo que todas, la de la portuguesa incluida, tienen algo de especial), quizás me quedo con la del niño, porque creo que es la que mejor se aprovecha para describir una serie de sentimientos muy importantes en la vida de cualquier persona que son la pérdida de un ser amado y el primer amor, dos momentos muy fuertes en la vida de cualquier persona y que creo que este niño consigue encarnar de una manera muy tierna, con final superpeliculero y todo.

Por otro lado, me encanta el mensaje de la película en general. La película comienza con una especie de prólogo en el que se cuenta que, por mucho que pensemos que hoy en día el amor se está perdiendo, que ya no se ama como antes, basta con acercarse a la puerta de llegadas de un aeropuerto para darse cuenta de que el amor y la felicidad están muy unidos, y que esos dos sentimientos siguen presentes en nuestras vidas todavía. Yo también comparto esa opinión, y es que realmente pienso que el amor está en todas partes y que lo peor que te puede pasar en la vida es no tenerlo. Quizás por eso esta película me llega tanto.

Porque me llega de verdad, y a todos los niveles. Como decía al principio, me parece una preciosa representación del concepto del amor, pero es que encima es una comedia muy divertida, con un elenco de actores estupendos, una gran banda sonora y además todo muy british. Si le tengo que poner una pega, elijo el trasfondo navideño, porque odio los trasfondos navideños, pero no está muy metido con calzador y no llega a resultar molesto, por lo tanto, no es un punto en contra de la película. De alguna manera la Navidad también es una época de vamos a amarnos todos y viene un poco a cuento.

Para terminar solo puedo decir que esta película o te encanta o la odias, porque igual que a mí me parece de lo mejor, tiene que haber personas en el mundo que tengan unas ideas contrarias a las mías y no sean capaces de soportar una pastelada como esta. Porque es una pastelada absoluta, pero no una pastelada empalagosa, y creo que ahí es donde reside toda su gracia. En mi opinión es una película que merece la pena ver, que a todos los que hemos estado enamorados nos va a encoger el corazoncito y que incluso a los más sensibles les sacará en algún momento alguna lagrimilla. Recopetín de película para ella, por aunar en tan solo dos horas todo lo que se podría decir sobre el amor.

5 comentarios:

  1. Me encanta esta peli, pero para mi la mejor historia es la de Andrew Lincoln y Keira Knightley

    ResponderEliminar
  2. Al final me ha entrado la curiosidad por verla, así que esta noche le echaré un vistazo. Me conformo con que sea la mitad de buena que Radio Encubierta, la segunda película de este director.

    ResponderEliminar
  3. Me encantaaaa! Me sé los diálogos de memoria :D Y soy una de las que dicen que la mejor historia es la de la chica portuguesa, solo por ver a Colin Firth chapurreando portugués para de clararse merece la pena!!! " Bonita Aurelia ... " :D

    ResponderEliminar
  4. A mí esta peli no me acabó de convencer. Personalmente, para mí la peli que mejor muestra lo que es el amor de verdad es (y lo digo completamente en serio) Soy un cyborg de Park Chan-wook.

    Gonzo, Curtis tiene una laaaarguísima trayectoria como guionista que tal vez quieras explorar si realmente te interesa.

    ResponderEliminar
  5. Hola Bea, felicitaciones por tu blog.
    Si bien es un patelazo, esta hecha con tanto profesionalismo y cariño que me tuve que rendir ante ella. Con cariño me refiero al cuidado que pone en dar credibilidad a los personajes que se nos muestran en pantalla. Y con profesionalismo me refiero a ciertos detalles cinematográficos que ofrece, que en manos de otro director que solo quisiera vender una historia a la taquilla hubieran estado ausentes. Me refiere por ejemplo a la parte inicial de la pelicula, en donde se introducen todos los personajes, y especificamente a la corta escena donde Andrew Lincoln y Chiwetel Ejiofor vestidos con traje hablan sobre una experiencia pasada y de un momento a otro hay un revuelo generalizado, el primero le desea al segundo suerte y ambos observan a lo lejos (ahi nos damos cuenta que estan en una iglesia) donde se observa una luz muy blanca con sutiles sombras difusas que se clarifican para mostrar el rostro radiante de Keira Knightley mientras la musica de fondo logra un climax genial tras el crescendo previo, y justo cuando pasa a la siguiente escena es que pienso "Fuck!, es la mejor escena de un matrimonio que me han vendido"
    Tan sutil como eso. Y tan solo por esa escena, por ejemplo, esta por encima de otros pastelazos.
    Te dejo por lo pronto el video oficial de "Christmas is all around" del genial Billy Mack:
    http://www.youtube.com/watch?v=bpmFletV_pU

    Saludos

    ResponderEliminar