19 jul. 2010

La bestia con un millón de espaldas

Futurama nunca me ha parecido una serie como la copa de un pino, la verdad, pero sí me parece una serie muy divertida, por eso, más o menos, la he seguido desde hace muchos años, aunque tampoco en plan fanático. Y como la serie es muy entretenida, pensé que las películas que se han hecho sobre Futurama también lo serían. Vi la primera hace un año más o menos y sí me pareció original y graciosa, y por eso decidí ver la segunda. Pero esta segunda, titulada La bestia con un millón de espaldas, a mi parecer, ya tiene un bajón terrible y deja de estar a la altura de la serie.

La película resulta hasta caótica. Parece que todas las subtramas no están muy bien ligadas, aunque luego consiguen juntarse al final, pero durante el transcurso de la película realmente parece que te están contando tres historias diferentes que no sabes muy bien qué tienen que ver con la trama principal. Vamos, que el guión, bueno, bueno, no es, y tampoco es que sea de lo más gracioso. Aún así, la película tiene algún puntazo de los míticos de Futurama, aunque está muy por debajo de lo que podría esperarse de sus creadores.

En esta ocasión Fry y sus pintorescos amigos tienen que averiguar qué es y por qué se ha producido una extraña brecha en el cielo. Pero la cosa no acaba ahí, una vez que descubren qué es, descubren también a un monstruo, y al parecer el monstruo quiere apoderarse de la humanidad y... bueno... un montón de cosas más y con alguna sorpresa de por medio. Pero ni las sorpresas son tan sorprendentes, ni la película tan emocionante, ni nada de nada.



Lo peor de todo es que a ratos hasta aburre, cosa que no me esperaba yo de una serie como ésta. Se hace un poco pesada y creo que la culpa de todo es porque, como decía antes, no están bien encajadas sus tramas. Parece un conjunto de miniepisodios más que una película.

Y no puedo decir mucho más, aunque le daré una oportunidad al resto de películas que me quedan por ver de Futurama. La película me ha decepcionado bastante, así que se va a quedar con un raspadísimo ojete de monico, aunque igual se merecía hasta el de dromedario.

Cerraré mi comentario de hoy con la frase que cierra esta película, puesta en boca de Bender, y que me ha parecido casi lo más gracioso, o al menos lo que más conserva la esencia de esta serie: "Bender sabe lo que es el amor: el amor no se comparte con todo el mundo, amar es desconfiar, amar es temer, amar es exigir, amar es codiciar. Amigos míos, no existen los grandes amores sin que haya grandes celos."

1 comentario:

  1. Qué gran frase la de Bender... Yo la verdad es que tampoco soy particularmente fan de "Futurama".

    ResponderEliminar