2 feb. 2012

La chispa de la vida

Una es muy fan de Alex de la Iglesia y presume de conocer toda su filmografía, y ahora poco a poco también todos sus cortos, así que aunque esta película parecía no tener muy buenas críticas, allá que me fui yo al cine esperando, al menos, pasar un rato divertido.

Ya de entrada había algo que me echaba, y mucho, para atrás, porque si algo no soporto yo en esta vida es al cansino de José Mota, que tuvo su momento de gracia pero está claro que ese momento ya pasó. Pero una es también muy buena persona y piensa que todo el mundo, en esta vida, y en la otra si hace falta, se merece una segunda oportunidad, así que dejé mis prejuicios en casa y me senté a ver, con todo mi optimismo posible, La chispa de la vida.

Al principio estaba yo un poco descolocada... los primeros minutos... ay... qué cansinos también, como José Mota. Y José Mota, haciendo de él mismo pero sin intentar ser exagerado... también me chirriaban un poco. La única que está maravillosa desde el minuto uno es Salma Hayek, cuya interpretación, en general, me dejó muy asombrada. A partir de YA! esta mujer tiene todo mi respeto y a ver si con un poco de suerte también tiene el Goya a mejor actriz, porque por su trabajo en esta película se lo merece. Dejas de pensar en ella como una diva de Hollywood para pensar en ella como en una mujer real, de la calle, y eso me parece cojonudo.


Bueno, como todos sabéis, y si no lo sabéis lo vais a saber en breves instantes, La Chispa de la Vida va de un tío que está desesperadico por tener trabajo porque tiene una familia a la que alimentar y de repente acaba tirado sobre unos hierros en Cartagena. Cosas de la vida. Toda la primera parte de la peli me parece, no digo prescindible, porque ayuda luego a comprender al personaje, pero sí bastante forzadica, bastante quiero molar pero no puedo, pero en cuanto el protagonista se queda clavado cual pincho moruno la historia empieza a ser cada vez mejor y cada vez mejor.

Y al final acaba siendo fantástica, aunque no genial. ¿Que qué quiere decir eso? Que creo que me parece una historia muy buena, que te divierte, que te emociona y sobre todo, que te atrapa por completo, de la que no puedes dejar de estar pendiente, pero creo que está demasiado recargada de detalles efímeros que la hacen descender al terreno del telefilme cutrillo.

Eso sí, si lo que pretendía Alex de la Iglesia siemplemente era divertir, lo ha conseguido, pero si pretendía hacer una crítica a esta sociedad en la que nos movemos, en la que todo tiene un precio y lo morboso es siempre bien recibido, entonces ha fallado, porque como sátira creo que es demasiado floja y superficial. Pero a mí como peli me vale, así que se lleva el copón de película.

3 comentarios:

  1. Es una pena que, en 4 años de crisis que llevamos (y otros 2 que dicen que nos quedan todavía y siendo benignos), sólo hayan hecho pelis de la crisis Alex de la Iglesia y Max Lemle... Una pena porque, además, como sátira las dos son flojas y no meten el dedo en la llaga ni critican al sistema con contundencia ni nada de nada. Recuerdo la Argentina del Corralito y sus montones de películas criticando la situación y me da vergüenza de ver cómo los autores de cine de España, que a veces se autocalifican de sociales (juas juas juas), no hacen prácticamente nada social (incluso gente como León de Aranoa, el que algunos llamaban el Ken Loach español, ha bajado bastante la guardia). Para llorar.

    ResponderEliminar
  2. Bea, te voy a ser true and true, Alex de la Iglesia me gustaba al principio (tengo una peli firmada por él y todo) pero poco a poco fui perdiendo el interés por sus pelis (especialmente films predecibles, tópicos y aburridos como La Comunidad y Los crímenes de Oxford contribuyeron a ello). Por otro lado, mi sentido arácnido se despertó de mala manera con esta película al ver el tráiler en el cinema, así que creo que pasaré como entre mucho y bastante de La chispa de la vida.

    ResponderEliminar
  3. A mí me daba bastante pereza verla (sobre todo por los dos protas) y, de hecho, aún no la he visto. Pero fijo que la veré en el futuro, como casi todo lo de De la Iglesia (la de "Los crímenes de Oxford" me la salté y sigue en el limbo de pelis por ver).

    ResponderEliminar