21 jul. 2011

Resacón 2, ¡ahora en Tailandia!

Anda que menudas traducciones nos cuelan en determinadas películas... Después de leer este título dan granas de lanzar un gritito gilipollesco de ¡yuujuu! Bueno, pues para todo el que en su momento vio Resacón en las Vegas sobrará presentar esta película, pero para el que no sabe nada de estas dos películas, les diré rápidamente que tanto la primera como la segunda parte son comedias bastante parecidas en las que un grupo de amigos se despiertan con una resaca horrible después de una gran noche de juerga y tienen que recomponer la noche que han pasado porque han perdido algo valioso a lo largo de la misma.

La primera parte, como su título indica, tenía lugar en las Vegas, y esta segunda, en Tailandia. Ahora el que se casa es Stu, el dentista, interpretado por un actor al que yo le tengo mucho cariño por regalarnos al maravilloso Andrew Bernard en The Office, que aunque no quiere despedida de soltero para que no pase lo de la última vez, se ve envuelto nuevamente en un embrollo parecido: lo que empezaron como unas inocentes cervezas a la luz de una hoguera en la playa ha terminado con una noche de juerga y desenfreno por las calles de Bangkok.

A los que les gustó la primera parte les gustará esta segunda, porque todo vuelve a repetirse. Hasta las apariciones estelares de la primera parte vuelven para saludar en esta segunda. Quizás eso juegue tan a favor como en contra, pues muchos de sus chistes tienen referencia directa con lo ocurrido en aquella noche en Las Vegas.

La película funciona, claro. Los personajes tienen tanta fuerza que no se habían agotado en la primera parte y pueden seguir dándonos carcajadas en esta segunda, además de que su enredado argumento vuelve a entretener y sorprender al espectador. Y lo bueno es que la película funciona con sus fallos y con sus situaciones... vamos a llamarlas "algo inverosímiles". Lo bueno que tenía la primera parte es que aunque todo resultaba increíble, realmente tenía lógica. Las cosas se sucedían de manera que todos pudiéramos comprender cómo se había llegado hasta ahí. En esta segunda parte esa lógica se pierde en algún momento.

Pero supongo que como lo que importa es pasar un buen rato, y eso, lo consigue, pues todo lo demás "no importa". Nuevamente, lo mejor, los créditos finales con las fotos que reconstruyen la parte de la historia que no se nos cuenta. Un copón de película muy justito, pero al fin y al cabo, una comedia entretenida para pasar un rato divertido.

4 comentarios:

  1. lo mejor es que la vimos gratis! y de eso no dices nada....

    ResponderEliminar
  2. Es que luego la gente lo empieza a hacer, se pone de moda, y se nos jode el chollo xD

    ResponderEliminar
  3. A mi me gustó incluso más que la primera. Es idéntica, pero esta resulta más bestia y salvaje.

    ResponderEliminar
  4. Estoy un poco con esa opinion, aunque la primera me parecio mas redonda esta segunda parte me parece bastante digna, pensaba que iban a ser dos o tres chistes deslavazados y poco mas. El chino y el gordito barbas los mejores, seguidos de cerca por el gran Ed Helms.

    Por cierto, se rumorea que el director de las dos pelis (y de la para mi memorable "Viaje de pirados") es pareja de la inefable Paris Hilton, la veo haciendo un cameo en la tercera parte de Resacon

    ResponderEliminar