11 jul. 2011

Los años desnudos

Un amigo me había hablado de esta película hace mucho tiempo, pero es que no me veía yo viéndola. No obstante, de vez en cuando me fio de su criterio, sobre todo en lo que a cine español se refiere, y al final acabé poniéndomela una noche de estas en las que no tienes nada que hacer. Le di al play sin esperarme mucho de ella, y quizá esa fue la clave de que al final la película terminase sorprendiéndome.

Los años desnudos es una película española que va sobre el cine español. Como todos sabréis, hubo una época muy importante para nuestro cine, al final de los años setenta, llamada "el destape". Franco acababa de morir y ya no había censura, y, al parecer, lo de ver chicas desnudas en pantalla grande era un buen negocio. Esta película intenta dar el punto de vista de las mujeres que tuvieron que sufrir esa época para que otros muchos la disfrutasen.

La película arranca con una escena que es clave para entender la película y que marca el tono de la misma: Sandra, interpretada por Candela Peña, se presenta a un casting para ser actriz. En el casting lo único que le piden es que se desnude, su talento no sirve para nada (aunque tampoco es que destile genio) y así, ante el cuerpo desnudo de Sandra el espectador puede empezar a meterse en la piel de tres chicas que consiguieron llegar al estrellato gracias a su cuerpo y su "desvergüenza" en una época complicada para la historia de España.

Lo que más me ha sorprendido de esta película es el trío protagonista. Encabezadas por Candela Peña, de la que cualquiera puede esperarse una gran interpretación, Goya Toledo y Mar Flores (sí, sí, Mar Flores) las tres chicas consiguen enamorar al espectador no solo con sus encantos físicos. Aunque a Mar Flores se le ve el plumero (artístico) en alguna que otra escena (porque lo que es su cuerpo desnudo no llega a verse nunca), la que de verdad sorprender es Goya Toledo. No tenía a esta chica por una actriz increíble, pero en esta película consigue convencer.

Lo peor que tiene la película es la estructura que sigue. Empieza con una maravillosa caricatura de aquellos maravillosos años que realmente consigue enganchar pero de repente cambia de rumbo y se mete de lleno en la vida de las tres protagonistas, cosa que mal no está, pero que se convierte en todo un culebrón con final no tan feliz.

Pero vamos, yo la he disfrutado. Me ha sorprendido y me ha entretenido, que ya es bastante. Le pongo un copón de película sabiendo que quizá tampoco sea una película tan buena, pero me gustan estas películas que consiguen tocarme el corazoncito sin parecer gran cosa.

3 comentarios:

  1. Yo esta película la vi por dos motivos:
    -1: Antonio de la Torre
    -2: La estética ochentera española

    Con ambas cosas quedé satisfecho, y la película en sí no está nada mal, pero no es de esas que volvería a ver.

    ResponderEliminar
  2. Recórcholis, tenía curiosidad por esta película ya que soy un fanático de la exploitation setentera, pero, por alguna razón, no se me ha puesto a tiro así que lo interpreto como una señal de que no me gustará. Por el resumen que haces recuerda un poco a El valle de las muñecas (la original, no la obra maestra que va más allá, if you what i mean), que puede ser algo tanto bueno como malo.

    ResponderEliminar
  3. Es que Dunia y Félix nunca decepcionan!!! si ya te lo decía yo!! xD

    ResponderEliminar