9 jun. 2010

El rey pasmado

Pocas veces le digo que no a una película española, y mucho menos a una que viene avalada por una gran cantidad de premios Goya. Además, ésta estaba "protagonizada" (parece más un secundario que el protagonista, aunque la historia gire en torno a él) por uno de mis actores españoles favoritos, Gabino Diego, quien por su papel en esta película había conseguido muchos elogios así que... no tenía excusa para no haber visto todavía El rey pasmado.

No tenía ni la menor idea del argumento de la película, aunque bueno, algo me imaginaba. Sabía que era de época, sabía que había un rey... y poco más. Y descubrir la trama de esta película es lo que más me ha gustado. Hacía mucho tiempo que no veía una historia tan atrayente como ésta. ¡Qué conflicto tan simple, y qué bien exprimido!

Resulta que la película arranca simple y llanamente (e irónicamente también) cuando el rey pasa una noche con una prostituta y, al despertarse, la ve desnuda. Entonces descubre lo bello que es el cuerpo desnudo de una mujer y, teninendo él una, a la reina, se empeña en verla desnuda a ella también. Este hecho provoca toda una revolución en la corte dentro de la cual toda persona de importancia toma partido, pues al parecer, no está bien que un hombre quiera ver a su esposa desnuda, y mucho menos el rey.

Aunque al parecer interpreta a Felipe IV, esa cara es muy borbonesca

De un hecho tan insignificante se levanta una película entera, mil tramas alrededor de la figura del rey, que, pasmado completamente por aquello que había visto, no quiere cesar en su empeño de contemplar el cuerpo de su mujer.

Aunque se alabó mucho el papel de Gabino Diego en esta película, y bueno, no seré yo quien diga que no lo hace estupendamente, mi opinión es que su interpretación, perfecta hasta en los andares, pasa totalmente desapercibida al lado de la majestuosidad de Juan Diego, que interpreta a un monje capuchino que solo piensa en Dios y en las tentaciones del diablo.

Hay una escena en esta película, la escena central, larga y maravillosa, que me parece esencial para entender el tono de El rey pasmado y para alabar el trabajo tanto de dirección como de los magníficos actores que trabajan en esta película. La película no es que sea una obra maestra ni una obra de referencia en el humor, pero esta escena, en la que Juan Diego brilla, merece la pena ser vista. En esta escena están reunidos todos los hombres de Dios, moderados por el inquisidor, interpretado por Fernán Gómez, discutiendo si es pecado o no que el rey vea a la reina desnuda. Me parece una escena en la que el trabajo de guión que hay detrás de esta película, que también es destacable, sale a la luz por boca de unos personajes divertidísimos, una escena casi paródica, cargada de sarcasmo que demuestra a qué altura está esta película.

En general, como ya he dicho, no es El rey pasmado la comedia por excelencia del cine español, pero creo que cualquier amante de este género no debería perdérsela porque la sutileza y la ironía que pueblan todas sus escenas y que hacen de esta película, además de un maravilloso entretenimiento, una crítica a la sociedad más rancia y retrógrada que todavía hoy en día camina por España, son difíciles de encontrar con un aire tan fresco y moderno como el de esta película.

No quería, sin embargo, terminar mi comentario sin hacer una mención especial a la dirección artística de esta película. No es éste un aspecto en el que yo suela centrar mi atención. Lo mío es el guión. Pero sí me considero amante de la pintura, que no entendida, y amante de Velázquez también, y por eso he podido darme cuenta de la cantidad de referencias al gran pintor español que pueblan esta película y que la hacen tan barroca como deliciosa. La dirección artística consiguió el Goya en su año, y no es de extrañar, pues logran crear un marco sublime para una historia tan ingeniosa como es El rey pasmado. Un copón de película para ella.

2 comentarios:

  1. Y yo que pensaba que era Carlos II el hechizado, su hijo, pero en fin tanta endogamia no puede ser buene.

    Tomo nota y me la apunto

    ResponderEliminar
  2. La pelicula a mi me gusto mucho y Gabino Diego hace una interpretación bastante buena del Rey Felipe IV de joven, hasta se le parece bastante y lo han caracterizado muy bien. Es un actor excelente que ha aprendido su oficio muy bien. Por cierto la idea esta basada en una novela de Gonzalo Torrente Ballester: "Crónica de un Rey Pasmado". Hay mucho campo para el cine en hacer peliculas de época del Siglo de Oro español porque se prestan muy bien para entretener y contar historias interesantes. Es una película que no me molestaría nada ver unas cuantas veces más pero hace tiempo que no he tenido oportunidad de verla.

    ResponderEliminar