20 feb. 2013

El mundo es nuestro

Aunque pensaba que esta película iba a ser otra comedia española chunga, chunga en el peor sentido del término, me he llevado una sorpresa de las buenas buenas con ella. Cuando llegó a los cines no estaba en absoluto interesada, pero empecé a ver cómo a varios de los amigos cinéfilos de los que me fío hablaban maravillas de ella, y tuve que superar mis prejuicios de ver una película andaluza, andaluza también en el peor sentido del término, hasta que me decidí a verla.

Después de ver películas como esta una se cuestiona hasta qué punto están vendidos los Goya, pues si existiera la justicia en este país una película como esta merecería, tampoco todos los laudes del mundo, pero un buen reconocimiento sí, porque ante todo es una obra bien concebida, bien hecha y mucho mejor que algunas de las películas que más nominaciones acumulan para la próxima fiesta del cine español.

El mundo es nuestro es un gran reflejo del panorama español que nos tiene ahora tan entretenidos, lo que viene siendo la crisis, pero a la andaluza, que siempre sabe mejor. O al menos te ríes. Los protagonistas de esta historia son dos tipos de armas tomar: El Cabesa y El Culebra, típicos flipados de barrio, pobres y con esa incultura tan graciosa, pero al menos con la ambición de querer cambiar su mundo. 


Para cambiarlo deciden atracar un banco, y el día que por fin llevan su plan a cabo se topan con que justo la sucursal que ellos habían elegido para atracar ha sido elegida por otro señor para llamar la atención con unas cuantas bombas pegadas al cuerpo que quiere salir en la tele para denunciar su situación o si no se volará y se llevará por delante a todos los que están allí dentro, previamente retenidos por la pareja de ladronzuelos de poca monta.

Con pocos personajes y un espacio muy reducido, los encargados de este proyecto, que son los mismos que dan vida a los protagonistas, son capaces de reproducir el mundo en el que vivimos, un mundo que se mueve únicamente por dinero y por el barrer cada uno para lo suyo sin darle importancia a aquello que debería importar de verdad. Y encima hay procesiones de Semana Santa. Yo no le puedo pedir más a una película.

Quizás se ha quedado a la sombra de Carmina o Revienta, comedia andaluza que parece ha sido lo mejor del año, pero está claro que esta es igual o mejor que la de Paco León. Quizás también el estigma de ser un proyecto autofinanciado que viene de internet asusta a todos aquellos que mueven los dineros en la industria cinematográfica. O quizás sea una crítica demasiado cierta como para exponerla al mundo y encima premiarla, porque aquí no se salva ni Dios, además de verdad. 

Sea como sea, El mundo es nuestro es un peliculón, una de las mejores películas del pasado año, así que no puedo sino recomendárosla. Yo le doy un copón de película de los altos con la esperanza de que sigan saliendo a la luz proyectos como este: con pocos recursos pero con mucho más talento e imagacinación que las algunas millonarias producciones. 

4 comentarios:

  1. Yo en éste caso me quedo con Carmina o Revienta por 3 razones:
    1-Los protagonistas de ésta película son canis, por lo que mi simpatía ya la han perdido desde el minuto uno. No puedo sentirme identificado ni reírle las gracias a dos parásitos sociales que, para colmo, son elevados a la categoría de héroes.

    2- Es cierto que hay crítica social, pero lo que son los chistes y gracias no me sacaron ni una sonrisa. Humor demasiado básico, simple y facilón.

    3- Carmina o Revienta es pura realidad, pura cotidianidad, con lo que eso conlleva. Es una buena historia engendrada a partir del día a día de cualquier familia de clase media-baja, y eso me parece mucho más meritorio que lo que han hecho en El mundo es nuestro; es decir, un remake cani de la genial Tarde de Perros.

    ResponderEliminar
  2. Una de las olvidadas de los Goya de este año, sin duda, realmente la academia debería ser más atrevida y empezar a premiar más al cine que a la industria. (Carmina o revienta al menos tuvo alguna que otra nominación).

    ResponderEliminar
  3. Dr. Gonzo, ese tipo de prejuicios cegadores dicen más de ti que de la película que pretendes ridiculizar.

    ResponderEliminar