21 ene. 2012

Última llamada

Fíjate lo que es la vida que de repente una tarde de invierno estás aburrida y te pones la película, que, en principio, tiene menos puntos para gustarte y termina gustándote. La verdad es que podemos decir que Última Llamada es una película "famosa", tan original en su momento que prácticamente todo el mundo, aunque no la haya visto, sabe de qué va: una peli de un tío que tiene que estar pegado al teléfono de una cabina porque si no, lo matan.

Aunque en su momento esta película no me llamó mucho la atención, fue a partir del estreno de Buried, película que me gustó mucho, que me entró la curiosidad por verla. Pero tampoco ardía en deseos de tenerla, simplemente era pura y dura curiosidad de " a ver cómo se lo han montado". Y de repente una tarde te aburres, la ves ahí, sola, mirándote, diciéndote "venga, échame un ojo", y al final terminas viéndola. Y tengo que ser sincera: esta película me ha hecho pasar un buen rato.

Y eso que Colin Farrell está mucho más feo de lo que ahora es él. Colin es un tipo que ha mejorado con los años, porque en esta película tenía una cara tontico que no podía con ella, pero la película consigue hacer que te dé lo mismo cual sea el aspecto físico de su protagonista para empezar a preocuparte por si saldrá vivo de esa situación.


Bueno, he de decir que la película como metáfora del mundo de los negocios y de la sociedad neoyorkina y de la mezquindad del ser humano me parece bastante... regulera, pero como thriller creo que tiene su punto. Lo que sí está claro es que no es esta una película de grandes alardes a ningún nivel, que no destaca por nada, ni bueno, ni tampoco malo, que es puro entretenimiento y que no está a la altura de Buried, pero oye, le das al play, y ya no te despegas, o eso fue lo que me ocurrió a mí.

Si le tengo que poner un pero, se lo pongo al malo de la peli. A mí me ha parecido bastante evidente quién era desde el principio y además le dan un final que... le quita mucho intríngulis a la peli, y encima es un malo muy muy poco carismático al que yo no he temido en ningún momento.

Lo más bonito, siempre desde el sentido más irónico de la palabra, es la forma en la que el espectador se siente identificado con el protagonista y empieza a sufrir con él. Y digo lo más bonito porque se supone que el protagonista ha sido elegido para ese tormento por ser un cabroncete, un mentiroso, un vividor, vamos, que... si nos ponemos firmes podemos decir incluso que se lo merecía. Pero claro, ¿cómo se lo va a merecer? Sí...en esta sociedad de hoy en día... ¿quién no es un poco mentiroso, un poco malo? Pero bueno, tampoco es que la película haga una crítica social muy profunda que te deje marcado, como ya he dicho, supongo que fue un producto pensado exclusivamente para el recaude cuyo único propósito era hacer pasar un buen rato al espectador, y creo que  su propósito se consigue.

Os tengo que confesar algo: yo soy mucho de ver las películas de dos veces, porque solo puedo ponérmelas por las noches y como las suelo ver ya desde la cama, tiendo a caer en los brazos de Morfeo siempre hacia la mitad, pero esta película me mantuvo pendiente durante todo su metraje, así que eso ya me parece lo suficientemente significativo. He decidido darle un copón de película, aunque de los justitos, las cosas como son, y os la recomiendo si no la habéis visto y un día tenéis un ratito muerto y no os apetece usar mucho la cabeza.

6 comentarios:

  1. No sé si lo comenté en el post que hice de esta peli, pero originalmente Larry Cohen (el guionista y director de maravillas como Estoy Vivo -también en mi blog, of cors-) ideó esta película mientras trabajaba con Alfred Hitchcock(!) Siempre me he preguntado cómo habría sido este film en manos del maestro del suspense.

    Por cierto, discrepo en lo del malo: creo que Kiefer Sutherland hace un estupendo trabajo en crear al psicópata que mantiene como rehén a Colin Farrell, y creo que camina la línea justa entre locura e hijoputez (me refiero claro a la VO, si la has visto doblada, pues nada, tú te lo pierdes! ;D).

    ResponderEliminar
  2. Mira la VO, por favor, imprescindible especialmente en películas como ésta dónde la voz es esencial.

    ResponderEliminar
  3. Esta película sólo la he visto una vez, y conservo un recuerdo realmente bueno. Eso sí, me hubiese gustado verla en manos en Hitchcook, con unos buenos créditos iniciales de Saul Bass.
    Es cierto que la película hace un crítica al mundo de los negocios, los ejecutivos trajeados y superficiales, pero creo que esta no es su mayor virtud.
    Lo mejor es que funciona como un simple entretenimiento de calidad.

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajaja me ha encantado tu crítica xD! Yo la vi dos veces, una alquilada del videoclub (sí, todavía existían entonces), y otra por televisión, con anuncios incluidos xD En ambos casos doblada al castellano, y bueno, me entretuvo, poco más.

    Un abrazote! xD

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que la idea sí que tiene un punto hitchcockiano. Yo nunca la he visto, pero no lo descarto, que Colin Farrel siempre me alegra la vida con esas cejazas sensuales que tiene.

    ResponderEliminar