23 nov. 2011

La violetera

No sé por qué me molesto en escribir sobre esta película porque me imagino que ni os interesa ni me comentaréis y, probablemente, ni me leeréis siquiera, pero así es una, que si dice "que ella comenta todas las películas que vea", lo cumple, y la verdad es esta, y es que la semana pasada, por fin, me vi una película de Sarita Montiel.

Como muchos sabréis, a poco que me hayáis leído un par de veces, yo soy una gran defensora y una gran aficionada del cine español. ¿Eso que quiere decir? Pues que para poder amarlo en un sentido global habrá que estar a las duras y a las maduras, y no hay ninguna otra madura en la historia del cine patrio como Sara Montiel, y yo no podía vivir sin haber visto una película de esta famosísima actriz, así que tomé la decisión de empezar por La Violetera, una de sus películas más famosas.

Para empezar, diré que La Violetera me ha parecido una basura mayúscula. Y dicho esto poco más queda por comentar. La verdad es que me esperaba algo, cuanto menos, decente, y me he encontrado con una película que tiene un guión de lo más pésimo que he visto yo por España, aunque, he de reconocer, y esto no lo puede negar nadie, que Sarita está monísima. Y es que bueno, en cuanto a decorados y vestuario y demás, la película sí que está cuidada, pero nada más. Todo lo que no vaya en favor de hacer de Sara Montiel el nuevo canon de belleza de los años cincuenta está descuidado en esta película.


Lo que empieza siendo una copia barata y un tanto cutre de Pigmalión, la novela que también inspiraría el famoso musical My Fair Lady, se resuelve en los primeros quince minutos y entonces, el espectador vendría a asistir a lo que podríamos llamar el "¿qué pasó después?" de que la pobre muchacha de la calle aprendiera modales.

Está claro que la película es una mierda de elefante porque no necesitaba ser más. Tenía a Sara y con eso debía bastar. Se nota que la película está hecha a su medida y para su lucimiento, pero de verdad, digo yo que se podían haber esforzado en algunos detalles, que ya que te pones a hacer algo, hazlo medianamente bien, al menos. O eso me parece a mí, que a lo mejor me equivoco.

Voy a haceros un spoiler pero ni os lo aviso ni nada porque total, no creo, ni os recomiendo, que vayáis a ver esta película. Resulta que la película va de que una violetera de la calle triunfa en la vida y se vuelve rica y hace giras por el mundo. Sus cuitas de amor la terminan llevando a París y desde allí comenzará una gira por Europa que la hará famosísima a la vez que se va enamorando de su representante o algo así. Este tal representante le dice que hay que irse a América, y ellos cogen un barco para cruzar el charco. Vemos una maravillosa escena en la que Sarita le dice a su acompañante que está algo nerviosa por actuar en Brodway, pero todos nos llevamos las manos a la cabeza cuando la cámara se desplaza hacia la derecha y vemos que uno de los botes que había en cubierta pone... chan chaan... ¡Titanic! Vamos, que imaginaros cómo termina Sarita.

Y como esas, un ciento. Que es una vergüenza de película y que no hay por donde cogerla. Que es totalmente increíble (en el peor sentido de la palabra) y que menos mal que la Antonia canta un par de veces la canción de La Violetera, porque es lo único que se salva de la película. Un ojete de dromedario grandón para ella.

6 comentarios:

  1. Pues oye, ese detalle que comentas del Titanic me parece cojonudo a la vez que bizarro y rebuscado jaja
    Pero la verdad es que este y el cine del destape es el tipo de cinematografía española que detesto.

    ResponderEliminar
  2. ♪♫♪Cómpreme usted este ramito
    cómpreme usted este ramito
    pa' lucirlo en el ojal♪♫♪

    Casposez en estado puro de aquella que en los años ciencuenta cagaban por estos lares como churros.

    ResponderEliminar
  3. A mí no me gusta particularmente Sara Montiel ni este estilo musical.

    Lo que sí me gusta mucho es el Cine (así, con mayúsculas, caramba) y no entiendo eso de separar las películas por nacionalidades. ¿Qué más da que una película se haya hecho en España, Estados Unidos o Tombuctú, mientras la película sea buena? Que a alguien no le guste una película por el simple hecho de ser española o piense que el cine español es malo (así, en general) me parece una estupidez, igual que no creo que se haya de defender el cine español poniendo a parir la cinematografía de otros países.

    Y ya no recuerdo a que venía todo este rollo, pero que seguro que tengo razón. Me lo ha confirmado la ardilla gigante azul que se sienta a mi lado.

    ResponderEliminar
  4. Casposerío bastardo. Sí te he leído, pero la peli no creo que la vea ni jarto de vino XD

    ResponderEliminar
  5. Raül, lo que mucha gente dice es que en España se hacen malas películas, no que una película sea mala por ser española. Evidentemente, ambas afirmaciones me parecen erróneas y propias de garrulos, pero en fin. Yo creo que en este país ya se han hecho suficientes buenas películas como para ir dejando de lado prejuicios absurdos fruto de la ignorancia.

    Lo que si es cierto es que en esos años, en España, se hacían más películas malas que buenas (tipo Paco Martinez Soria y compañía), al igual que durante el destape, con esas ridículas comedias de Pajares y Esteso y similares, culpables en parte de la mala fama de nuestro cine.
    Claro que también en esos años se hicieron muy buenas películas, pero como siempre ocurre en este país, de esas no nos acordamos.

    ResponderEliminar
  6. Gonzo, yo sí me he encontrado gente (en la vida "real") que considera que una película es mala por el simple hecho de ser española, aunque espero que sea una minoría.

    ResponderEliminar