5 nov. 2011

James y el Melocotón Gigante

Mi fanatismo por el mundo de Tim Burton me llevó, por fin, a ver esta película, que aunque no es de Tim Burton, el famoso director es productor de la misma (con lo cual, algo de mano habrá tenido) y además la película está dirigida por Henry Selick, la misma persona que dirigió Pesadilla Antes de Navidad (además de otros muchos títulos muy relevantes en el mundo de la animación, pero a mí el que más me llama la atención es ese).

La verdad es que la animación es uno de mis géneros favoritos, y la técnica del stop motion una de las que más aprecio por lo cuidadas que suelen estar este tipo de películas. James y el Melocotón Gigante no está hecha íntegramente con esta técnica, solamente se ha recurrido a ella en... más o menos la mitad de la película, pero esa parte resulta verdaderamente bonita.

Uno de los puntos fuertes de esta película es que está basada en un cuento del famosísimo Roald Dahl, uno de los cuentacuentos que a mí, personalmente, más me gusta. De su cabeza han salido historias tan famosas como Charlie y la fábrica de Chocolate o Matilda, ambas llevadas al cine (la primera de ellas por Tim Burton). Los cuentos (o novelas infantiles) de Roald Dahl me han gustado desde que era pequeña, porque me parecían realmente divertidos, siempre llenos de magia, que te hacían llevar tu imaginación hacia mundos extraños habitados por personajes muy pintorescos, y este estilo ha sido muy bien llevado a la gran pantalla en esta película. Además, el uso de la animación para contarnos "el viaje maravilloso" de James, en contraposición con la imagen real correspondiente a su vida, me ha parecido todo un acierto.


No obstante la película me ha resultado demasiado infantil. Esta novela, concretamente, no la he leído, así que no sé si es que la novela también es "demasiado para niños" o es que la película se hizo así conscientemente, pero me ha parecido demasiado "tontuna" para unos ojos adultos, demasiado simple. Otra de las cosas que no me ha gustado han sido los números musicales. Las canciones no tenían nada de especial, realmente, y nuevamente me resultaban bastante tontas.

Quizás los más pequeños de la casa sean capaces de disfrutarla a tope, pero a mí ha habido momentos que incluso me ha llegado a aburrir. Es interesante, creo, pero no tiene nada que la haga especial, y al fin y al cabo eso es lo que busca un adulto al recurrir a películas infantiles: que le haga sentirse como un niño. Esta película, en mí, ha conseguido todo lo contrario: hacerme sentir como un adulto que ya no es capaz de disfrutar con cuentos.

A modo de curiosidad, y además, para los que somos muy fans de Pesadilla Antes de Navidad estos detalles siempre son bienvenidos, diré que Jack Skelington tiene un cameo en, la que es, para mí, la mejor escena de la película.

Pero en líneas generales creo que James y El Melocotón gigante no es una gran película. No me ha parecido ninguna maravilla ni ha conseguido tocar mi corazoncito. No obstante, me entretuvo y no me horrorizó ni nada por el estilo, así que tampoco quiero decir que sea una mala película. Digamos que está ahí, en ese limbo de películas que un día vimos y de las que no guardamos tan mal recuerdo aunque probablemente no volvamos a ver. Por eso le he dado un ojete de monico.

4 comentarios:

  1. A mí me pasó lo mismo cuando vi esta película, y eso que me han asegurado en diversas ocasiones que mentalmente soy como un niño de diez años, normalmente en un tono de voz bastante alto para que me quede claro. En cualquier caso, de Selick me gustaron mucho más Monkeybone y Coraline.

    Te recomiendo, si no la has visto ya, la primera y mejor adaptación de Charlie y la fábrica de chocolate: Un mundo de fantasía (Willy Wonka & the Chocolate Factory, Mel Stuart, 1971), con Gene Wilder haciendo de Willy Wonka sin parecer un pervertido.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajajaja me ha gustado mucho el apunte "sin parecer un pervertido" jajaja. Sí que vi esa primera adaptación, justo antes de que se estrenase la de Burton, y aunque me gustó mucho su... toque, la verdad es que me hizo más gracia la de Burton.

    ResponderEliminar
  3. De Selick te recomiendo muy mucho la de "Coraline", la de "Monkeybone" es un poco más chorra aunque cuando la vi en su día me moló y de ahí saqué el nombre para hacerme la cuenta de mail (años ha, jajaja). También se encargó de las secuencias submarinas de la peli "Life Aquatic" de Wes Anderson, la verdad es que tiene un estilo que me gusta. En "Pesadilla" se notaba bastante más la influencia de Burton

    ResponderEliminar
  4. Roald Dahl es uno de los grandes, y además su prosa clara y sencilla es excelente para aprender inglés. La película que comentas no la he visto, pero supongo que adolece del mismo mal que la sociedad en general: un proceso de infantilización y una tendencia a darnos las cosas bien masticaditas, no vaya a ser que nos pongamos a pensar y nos de un patatús. Yo también soy fan del stop-motion, tiene un punto vintage tremendamente atractivo.

    ResponderEliminar