16 nov. 2011

¡Biba la Banda!


Que lo que podemos denominar "cine patrio" me tira, es un hecho. Reconozco que no es un cine de calidad suprema pero a mí me encanta descubrir "lo español" mediante ciertas películas, y esta que hoy nos ocupa cumple ese requisito. Quizás muchos de vosotros no tengáis ni idea de qué película es esta, yo os daré una pista que os hará situarla en un momento: es una de esas películas que suelen (o solían, que ya no sé si el programa existe) poner en Cine de Barrio.

Y, sí, claro, el cine de barrio tiene sus características y sus peculiaridades. Suelen ser comedias, o películas de amor, de argumento bastante sencillo; si son de risa, recurren a la risa fácil y si son de amor siempre tienen final feliz, pero vamos, que las estructuras cinematográficas se repiten hasta en películas que consideramos obras maestras es un hecho, así que ese aspecto no puede ser nunca un punto en contra de una película.

¡Biba la Banda! es una película española sobre la guerra civil española. Vamos, lo nunca visto. No obstante, y a Dios gracias, es una comedia bastante divertida, y se sirve del contexto de la guerra solo para hacer más exagerado su argumento. Resulta que los protagonistas son un grupo de soldados que nunca han luchado, sino que están destinados a un cuartelillo en el que lo único que tienen que hacer es tocar sus instrumentos. Su mayor preocupación es preparar un concierto inminente para los altos cargos del bando franquista, pero surgirán una serie de dificultades que harán la tarea musical prácticamente impracticable.


Uno de los mejores músicos recibe una carta de su amada en la que le dice que el ricachón de su pueblo les va a quitar las tierras si no las siegan en un plazo de tiempo prácticamente imposible, y el soldado decide acudir en ayuda de su chica llevándose consigo a media banda para terminar antes. Pero claro, escaparse de un cuartel no es algo que un soldado raso pueda hacer, y eso le conllevará a varios problemas tanto al músico como al teniente y al sargento que le ayudarán a cumplir con su labor.

Cabría hacer una mención al reparto, que, tratándose de una película española, no podía sino estar encabezado por Alfredo Landa, que será muy cansino, pero era un gran actor y en esta película lo demuestra. Completan el reparto Antonio Ferrandis, Chanquete para los amigos, Pepe Sancho en el papel de enamorado, Manuel Alexandre, por supuesto, que no se perdía ni una película española, y Florinda Chico en el papel de amante sexy.

Una película muy entretenida, pero que no "suele gustar" nada más que a nuestros padres, puesto que, al fin y al cabo, fue hecha para ellos, para su tipo de humor y para su forma de entender la vida. A los cinéfilos de nuestra generación quizás nos choque y nos parezca demasiado banal, pero yo creo que con todas estas películas que tan influyentes fueron en su momento (esta figura en las listas de las películas con más audiencia en televisión, con más de diez millones de espectadores) siempre se aprende algo. Eso sí, tengo que ser justa y saber poner a esta película donde se merece, y reconozco que su calidad no es excepcional aunque sí es una película correcta. Por eso se queda en un ojete de monico, pero un ojete de monico especial, al fin y al cabo.

1 comentario:

  1. lo interesante de la película es la contextualización, el hecho de ser músico en la guerra civil libró a muchos hombres de estar en el frente...la mejor escena, cuando los fascistas se encuentran con los republicanos, y hacen juntos la siega...es una gran crítica a esa otra guerra, la de la gente que la sufría sin más

    ResponderEliminar