31 ago. 2011

Pesadilla Antes de Navidad

Perdón por el parón involuntario de estos días atrás. No he tenido excusa, ha sido pura pereza la que me ha impedido seguir con las actualizaciones de forma normal. Pero para compensarlo he decidido hablaros de una de las películas de mi vida: Pesadilla Antes de Navidad.

Mi historia con esta película se remonta hasta muy atrás en el tiempo. Siendo yo muy muy pequeña ya había desarrollado un interés por todo lo extraño y esotérico, tal vez influenciada por mi madre y sus gustos macabros. Recuerdo perfectamente ir paseando por la calle y ver el cartel de esta película y pedir ir a verla al cine solo porque el protagonista era un esqueleto, era lo único que me llamaba la atención. No sé si me gustó o no la película en su momento, de eso ya no me acuerdo, pero supongo que sí porque le pedí el video a los reyes y me lo trajeron, y desde que la cinta se instaló en mi casa, Pesadilla Antes de Navidad se convirtió en una de mis películas de cabecera, junto con Bitelchús, La Familia Addams, Terminator 2 y Parchís contra el hombre invisbile (sí, era muy fan de Parchís).

También recuerdo que cuando era pequeña no entendía lo que la película quería decir, no era capaz de captar su mensaje, pero aún así me entretenía muchísimo, sobre todo por su banda sonora. Y es que la banda sonora merece una mención especial. Danny Elfman ya ha demostrado muchas veces que es un gran compositor, pero creo que en esta ocasión le salió especialmente bien el trabajo.


Pesadilla Antes de Navidad es un cuento sobre los seres que habitan Halloween: seres macabros, oscuros, irónicos, maléficos, pálidos, tenebrosos, asquerosos y entrañables también. El rey de todos ellos es Jack Skellington, el rey del mal o el rey de las calabazas (símbolo por excelencia de la fiesta de Halloween), quien, cansado de celebrar todos los años la misma fiesta y de la rutina que conlleva ser él mismo, decide probar suerte con otra fiesta después de haber dado con ella de manera casual en una de sus divagaciones nocturnas. La fiesta que elige es la Navidad, pues queda encantado con la nieve, las luces, los dulces y la felicidad que destilan sus habitantes. Jack consigue convencer a todos sus vecinos de la ciudad de Halloween de que ese año serán ellos quienes prepararán la Navidad, y aunque le cuesta mucho hacerles entender qué tipo de fiesta es esa, consigue sobrevolar la ciudad a bordo de un trineo guiado por esqueléticos renos. ¿Pero podrá un hombre perteneciente al mundo de las sombras triunfar sobre un mundo del color?

Como toda obra que salga de la cabeza de Tim Burton, aunque esta película no fue dirigida por él, al contrario de lo que mucha gente piensa, se nos presenta la pregunta de si estas historias son para niños, si realmente es esta una película infantil o un cuento para adultos. Yo, después de haber visto hasta la saciedad esta película siendo niña y después de haber visto varias veces también esta película siendo adulta me veo capacitada responder: un niño es capaz de disfrutar de esta película al igual que Jack puede disfrutar de la Navidad: no la entiende, pero le maravilla tanto espectáculo. Un adulto, sin embargo, debe disfrutar una película como esta y saber rebuscar en todas sus capas para sacar todo lo que en ella se esconde.

Por eso esta es una de mis recomendaciones. Al ser una película tan conocida supongo que la mayoría la habrá visto, pero siempre hay alguien que no. Por supuesto mi calificación es de recopetín de película. Creo que, sin ser una obra maestra, aunque es una película con muchos méritos, consigue grabarse en nuestra memoria porque ataca directamente a nuestras emociones.

5 comentarios:

  1. Tuve la grandiosa suerte de poder ver esta película cuando era pequeño en su preestreno (a mi hermana le tocaron entradas en la Super Pop u otra revista de chicas adolescentes) y a la salida nos regalaron algo de merchandising de la peli.

    Es una maravilla, coincido que también en gran parte gracias a la fantástica banda sonora de Danny Elfman, que también canta haciendo de Jack Skellintong y otros personajes. Aunque mi canción favorita creo que es Sally's Song, de la que Fiona Apple hace una versión bastante buena en la edición especial de la banda sonora, que también cuenta con otros estupendos artistas y grupos como Marilyn Manson, She Wants Revenge y Panic! at the Disco.

    También he de presumir de ser uno de los propietarios de la edición limitada de Pesadilla que iba dentro de un gran busto de Jack, el cual suelta varias frases de la película cuando aprietas un botón y también incluía un sombrero de santa y una barba de quita y pon.

    ResponderEliminar
  2. Yo no siento esa devoción que muchos tienen hacía Burton. De su filmografía sólo salvo Batman, Ed Wood (mi favorita), Sleepy Hollow y esta, que aunque no la haya dirigido él aportó el elemento más importante de película: la estética y el diseño de los personajes.

    Además de la maravillosa estética, la banda sonora y las canciones son una gozada, al contrario de los coñazos de La novia cadáver y Sweeney Todd, cuyas canciones parecían todas iguales y resultaban aburridas y sin el carisma del que goza la banda sonora de Pesadilla antes de navidad.

    En resumen, uno de los poquiiiiisimos musicales que me gustan, y mira que es difícil dar con uno.

    ResponderEliminar
  3. La barba y el sombrero son para el busto. Y ya te que queda mucho mejor que un belén, :D

    ResponderEliminar
  4. La música de Sweeney Todd a mí me encanta. Como musical me gusta más que ésta!

    ResponderEliminar