1 ago. 2011

La Máscara

Cuando era pequeña mi actor favorito era Jim Carrey. Hoy en día sigo reconociendo que fue y es un actor increíble, aunque mis gustos han cambiado un poquito. Por aquel entonces, película que protagonizaba Jim Carrey, película que me veía, y así, algunas de mis películas favoritas de la infancia fueron Ace Ventura 2, Mentiroso Compulsivo o La Máscara. Hace unos días me dio el puntito nostálgico y, con un poco de miedo, decidí volver a verla, después de unos ocho o diez años. Digo con un poco de miedo porque ya me ha pasado más veces que al haber vuelto a ver películas que de pequeña me parecían lo más me he dado cuenta de que realmente eran un truñaco y sin quererlo había destrozado un bonito recuerdo infantil, pero, afortunadamente, este no es el caso de La Máscara. La Máscara fue una de mis películas favoritas y he de reconocer que el paso de los años le ha sentado bien, porque me sigue pareciendo un peliculón.

La historia es bastante sencilla: Ipkiss, el protagonista, es un hombre un poco introvertido, que nunca ha sido capaz de mostrarse tal y como es ni de echarle cojones a la vida. Un día descubre una antigua máscara antigua que representa al dios Loki. Cuando una persona (o animal) se pone esa máscara es capaz de hacer todo aquello que siempre había deseado.

La película está hecha a medida para Jim Carrey. Solo un tipo tan alocado y exagerado como él podría hacer una interpretación tan brillante y divertida. El guión no es su punto fuerte, puesto que es bastante sencillo e incluso predecible, pero el personaje es tan potente que consigue hacernos pasar un buen rato.

La banda sonora además le pone un puntito de clase y un toque sexy y distinguido a esta comedia y los bailecitos que se montan los protagonistas son lo más. Y la que también es lo más es Cameron Diaz, que hace de mujer totalmente irresistible en un papel que también le viene al dedo.

Un sinfín de escenas divertidas, de guiños a los clásicos dibujos animados, de gags llenos de picardía, algún que otro número musical, alguna que otra pelea y una historia de amor. ¿Qué más se le puede pedir? Una película realmente entretenida. Copón de película para una de las comedias más míticas de los noventa.



Queridos lectores, con esto y un bizcocho me despido hasta más ver. Me voy de vacaciones a Galicia. Me voy a dar el gustazo de unas vacaciones de relajación máxima y eso quiere decir que no me voy a preocupar ni por el blog siquiera, así que hasta dentro de unos días. ¡Ved mucho cine en mi ausencia!

6 comentarios:

  1. Una de las adaptaciones de cómic previas a la fiebre actual. De esta película sólo guardo buen recuerdo de Cameron Díaz.

    ResponderEliminar
  2. Esta es de las pocas de Jim Carrey que no he visto, yo también le seguí mucho de pequeño, con las de "Dos tontos muy tontos", "Ace Ventura" y demás. Aún recuerdo lo que odié "Un loco a domicilio", que consideré una traición de Carrey (no estaba yo hecho entonces para comedias de humor negro, jeje). Un gran actor que ha demostrado que puede hacer casi de todo

    ResponderEliminar
  3. Y felices vacaciones, by the way

    ResponderEliminar
  4. Tengo un buen recuerdo de ella. La tendré que ver de nuevo también.

    ResponderEliminar
  5. A mí Jim Carrey me conquistó cuando cambió de registro, como en "Olvídate de mí"

    ResponderEliminar
  6. ¡Felices vacaciones, reina!

    A mí "La máscara" me entretuvo en su día, pero ni siquiera entonces me hizo tanta gracia como me prometieron (es culpa mía, porque tenía las expectativas demasiado infladas). Por cierto, a Jim Carrey lo odiaba, pero desde "El show de Truman" me ganó el corazoncito, hasta el punto que he llegado a comprarme pelis suyas y todo. La que supo sacarle mucho provecho a la peli y consiguió no encasillarse fue Cameron. Qué grande...

    ResponderEliminar