21 ago. 2011

La Sirenita

Llevaba un tiempo con ganas de volver a ver esta película, uno de los nuevos clásicos Disney más recordados, ya que hacía muchísimos años que no la veía. La Sirenita es una película especial para mí ya que fue la primera película que fui a ver al cine. No obstante, quizás por ser más inocente, más romanticona, pronto la sustituí por otros títulos Disney que me atraían mucho más como Hércules o Aladdín. Quizás haga quince años desde la última vez que vi La Sirenita, pero la recordaba perfectamente: las canciones, los diálogos, los personajes...

La Sirenita supuso para Disney el renacimiento de la compañía y la apertura de la nueva época dorada de la marca. La película tuvo un enorme éxito y a este título le siguieron otros tan importantes como La Bella y La Bestia o El Rey León.

Como todos sabéis, Disney no se inventó nada al hacer esta película, puesto que la historia de La Sirenita es una adaptación de un cuento de Andersen. No obstante Disney hizo un gran trabajo de adaptación dulcificando una historia puramente romántica para convertirla en la historia de una joven rebelde que es capaz de llegar hasta el final por aquello que desea.


La pelirroja sirenita de la versión Disney se llama Ariel y es la hija del rey de las profundidades marinas. Ella está totalmente obsesionada por el mundo de los humanos y dedica su vida y su tiempo a aprender sobre ellos y a hacer pequeñas escapadas a la superficie para observarlos de cerca. Su padre le tiene totalmente prohibido acercarse a los humanos porque sabe que ellos serían capaces de "pescarla" y de ponerla en peligro, pero Ariel no puede resistirse. Podía decirse que el rey Tritón es algo racista y no quiere a las criaturas de dos piernas para su hija predilecta. Pero Ariel ya tiene dieciséis años y ya le pica la escama, y como bajo del mar lo único que le rodea son hermanas, cangrejos y peces infantiloides, ella quiere irse fuera en busca del hombretón que le dé lo que ella ahora necesita. El hombretón al que le echa el ojo Ariel es Eric, un príncipe amante del mar y la navegación que todavía no se preocupa por las chicas, él es más de tocar su flauta en soledad.

Vamos, que es la típica historia de amor imposible por pertenecer cada miembro de la pareja a dos mundos irreconciliables a la que se le suma, para más Inri, la desaprobación paterna. Aunque en este caso, por supuesto, hay final feliz.

Lo mejor de la película es el elenco de personajes. Mucho mejores que los protagonistas, Ariel y Eric, que son bastante modositos y aburridos, son los secundarios: Sebastián, el cangrejo amigo íntimo de Tritón que es obligado a cuidar de Ariel para impedir que vuelva al mundo de los humanos; Scuttle, la alocada gaviota que ayuda a Ariel a aprender sobre el mundo de los humanos y, por supuesto, Úrsula, el mejor personaje de la película, la bruja del mar. Que aunque es un malo regulero como personaje, demasiado maniqueo, sin motivaciones, es tan carismático que consigue hacerse con la película. Su número musical es, en mi opinión, el mejor de la banda sonora.

Eso sí, un gran consejo por mi parte. Nunca he visto esta película en versión original ni me llama la atención el hacerlo, pero tampoco os deseo su visionado en español. La película se estrenó en latino, o en español neutro, un doblaje válido para todos los países de habla hispana, pero años más tarde se dobló al castellano y la película se fue a la mierda, y no solo la película, también su fantástica banda sonora. Así que si todavía no la habéis visto y queréis echarle un vistazo, os recomiendo el audio latino.

Una película entrañable que jamás podré olvidar por todos los recuerdos que me trae. No obstante reconozco que a nivel argumental Disney ha ofrecido, tanto antes como después, productos mejores, pero La Sirenita tiene una magia que la hace ser muy especial. Copón de película para Ariel y sus amigos marinos.

3 comentarios:

  1. Paso de verla en "español". La tengo bajada en su versión latina de siempre :) Me encanta: peli mítica donde las haya.

    ResponderEliminar
  2. A mí me pilló tan pequeñín que no me acuerdo de prácticamente nada... Pero por lo que leo debería revisitarla.

    ResponderEliminar