14 ago. 2011

127 horas

Jamás habría visto 127 horas si no fuera porque soy megafan de Iker Jiménez. No, no estoy loca (¿o sí, quién sabe?) Tiene una explicación: resulta que Iker Jiménez tiene un programa de radio, Milenio 3. En Milenio 3 a veces colabora Javier Pérez Campos, uno de los más jóvenes del equipo y al cual yo sigo en twitter. El otro día repusieron un programa en el que Javier hablaba de la terrible experiencia que tuvo que vivir Aron Ralston, la persona en la que está inspirada esta película. Así que twitteando con Javi llegamos al acuerdo de que yo vería la película si luego él se pasaba por aquí a darme también su opinión sobre la misma.

Una de las cosas que más me asustan a mí, más que los fantasmas, que los cementerios por la noche, que la duquesa de Alba desnuda y que las posesiones infernales, es la naturaleza. Como todo ser humano le tengo miedo a lo desconocido, y pienso que aún, hoy en día, las fuerzas de la naturaleza son unas grandes desconocidas, además de unas grandes destructoras. No me gusta nadar en el mar ni perderme en una montaña, así que estaba claro que yo lo pasaría mucho peor con esta película que con El Exorcista. No obstante, me armé de valor y pulsé el play, y la verdad es que me alegro de haberlo hecho porque he disfrutado muchísimo (dentro de lo que cabe) viéndola.

Como he dicho más arriba, la película cuenta la fatídica experiencia que tuvo que vivir Aron Ralston cuando quedó atrapado en los cañones de Utah, donde tuvo que pasar 127 horas con muy poco agua y muy poca comida y un brazo aplastado por una roca.

Siendo una película de Danny Boyle ya tenía bastante claro que la composición de los planos, el colorido… iban a estar muy logrados, pero de nuevo este director me ha vuelto a sorprender con su magnífica forma de dirigir. La fotografía está cuidadísima y es realmente alucinante. Mención especial también a la banda sonora, que creo que está usada de la mejor forma posible.

Parece mentira, pero el año pasado dos cineastas nos demostraron que con un solo personaje se puede hacer una gran película de suspense. Hablo de Rodrigo Cortés y su Buried, con la que es imposible no relacionar esta película. Con Buried creí que me daba un infarto y con 127 horas también lo he pasado realmente mal. De hecho, te tenido que ver la película de dos veces porque me estaba agobiando demasiado. ¡Menos mal que no la vi en el cine!

Por otro lado, no podía pasar sin hablar de James Franco, actor en el que nunca me había fijado hasta este momento. No solo está riquísimo y tiene una sonrisaza, sino que además el tío borda su papel. No es que sea James Franco interpretando un papel, es que realmente es Aron Ralston. El espectador es capaz de sentir su sufrimiento en cada plano, Franco logra transmitir con cada gesto.

127 horas es significativa ya desde sus títulos de crédito. Si tengo que buscarle un fallo quizás sea su epílogo final, que se sale un poco del tono que ha marcado la película a lo largo de su metraje, pero que funciona como homenaje al protagonista. Copón de película que sé que no volveré a ver pero con el que realmente he disfrutado y me he emocionado.

6 comentarios:

  1. ¡Me alegra que te gustara mi recomendación!
    Totalmente de acuerdo con tu crítica, sobre todo con lo de la banda sonora, los colores y la interpretación de James Franco. Lástima que no se llevara ningún Oscar...
    ¡Nos leemos!

    ¡Un beso y gracias por la mención!
    Javi.

    ResponderEliminar
  2. Yo llevo tiempo con ganas de verla, aunque no logro recordar cual fue el motivo para no verla en el cine. Por falta de ganas no fue, eso seguro.

    Dato curioso: James Franco dirigirá la adaptación de una de mi novelas favoritas; Meridiano de Sangre, de Cormac McCarthy.

    ResponderEliminar
  3. El secreto de esta película es el sonido. Sin ese sonido que te irrita los dientes en cierto momento del final, no habría sido lo mismo.

    ResponderEliminar
  4. Qué majo Javi, que ha cumplido y ha pasado a comentar...

    A mí Danny Boyle me decepcionó (y mucho) con "Slumdog Millionaire", pero la verdad es que esta sí me apetece verla, porque la historia me parece de lo más interesante.

    P.D: Ay omá el James Franco...

    ResponderEliminar
  5. A mí me sorprendió bastante esta peli, ya actualicé mi blog con ella en su día. No me pareció un super peliculón, pero me gustó. Y tampoco me había fijado nunca en James Franco hasta esta película. Está genial.


    Tiempo después vi Enterrado, y la verdad es que me gustó también, pero me quedo con 127 horas.

    ResponderEliminar