22 ago. 2011

Chicas Malas

Me sonaba que Chicas Malas era una película megamítica de principios del nuevo milenio, y aunque a mí en mi momento me pasó totalmente desapercibida sé que fue una película que causó especial furor entre las jóvenes de mi generación. Muchos años han tenido que pasar para que yo me decidiera a echarle un vistazo, pero, por fin, su momento ha llegado.

La película arranca de una manera totalmente original, de un modo que jamás ninguna otra película de adolescentes lo había hecho: una buena chica llega nueva a un instituto. En este caso no es porque se traslade o algo así, sino porque ha estado estudiando en casa hasta los 16 años, cosa que, si sois un poco culturetas, sabréis que en EEUU es perfectamente legal. Eso sí, los que estudian en casa suelen ser los ultracatólicos que se empeñan en aprender que los dinosaurios no existieron y, por supuesto, nosotros no venimos del mono sino de Dios. Pero esta no es raruna (del todo), es que ha estado viviendo en África porque sus padres son biólogos.

La prota llega al insti asustadica perdida y tiene que ver cómo sus nuevos compañeros se ríen de ella en toda su cara pecosa (es que la interpreta Lindsay Lohan). El espectador enseguida empatiza con la protagonista porque cualquiera sería capaz de comprender lo duro que tiene ser para ella. Y encima, como la chica viene de África, pues que no se adapta a eso de las normas de un colegio. Que si tiene pis, mea, y si tiene hambre, come, y todo el mundo sabe que eso no puede ser así.

El giro inesperado de la película llega cuando la chica conoce a “Las Divinas”, que son “la realeza del campus”, o sea, las chicas más guays del insti: la rubia tonta pechugona, la niña pija de papá, y la superputa. Y ya cuando dices: “qué de acontecimientos, ¿qué más puede pasar?”, Cady, que es la prota, va, ¡y se enamora de un chico guapo! ¡Increíble! Pero espera, que hay más, que resulta que el chico es… ¡el exnovio de la superputa! Vamos, un más difícil todavía en el enredo de la comedia juvenil. ¿Conseguirá salir airosa Cady de todo esto?

Por supuesto, este producto de Hollywood es 100% previsible, así que imaginaos el final. Aunque por el camino hay alguna peripecia más curiosa, la verdad es que la línea argumental de la película es de lo más patético, eso si no nos paramos a hablar sobre lo absolutamente machista que resulta ya desde su título.

¿Divertida? Pues bueno, sí, se te pasa la hora y media. ¿Calidad? Ninguna. Así que claro, más de un ojete de dromedario sería ir regalando puntuaciones. ¿Moraleja? Por supuesto: sé una buena chica y ya verás qué bien.

7 comentarios:

  1. mira, eres lo peor Beatriz Cepeda!!

    ResponderEliminar
  2. ¿pero como te metes en estos embolaos? Hay películas que con sólo ver el poster ya se sabe que, como mínimo, serán malas.

    ResponderEliminar
  3. esta película es para verla de rodillas y con absoluta devoción!

    ResponderEliminar
  4. Sólo pude aguantar 20 minutos de este plagio sin gracia de "Escuela de jóvenes asesinos (Heathers)". Ésa sí que es una obra maestra. Si no la has visto échale un vistazo a esta cumbre del humor negro.

    ResponderEliminar
  5. Pues no la he visto, no. Ahora mismo me la bajo.

    ResponderEliminar
  6. Si puedes mira Heathers en VO porque el guionista creó un argot propio muy divertido, como ejemplifica la clásica "Fuck me gently with a chainsaw", que no traduciré por si hay gente sensible leyendo esto.

    ResponderEliminar
  7. Jooo he entrado con mucha ilusión para ver qué decías pero me voy apenado. A mí Chicas Malas me parece impresinante (puede ser relevante el hecho de que yo estaba en mis adolescencias puras y duras, aunque aún sigo, y me emocionaba con estas cosas) pero un ojete de dromedario?? vengaa, que sabes que se merecía por lo menos uno de monico ;)

    ResponderEliminar