7 may. 2011

Tarde nostálgico-infantiloide

Con este título no sé si vais a querer seguir leyendo, pero a veces a una le da la vena nostálgica y le apetece recordar su infancia. Cuando yo era pequeña mis padres me compraron todos los discos infantiles habidos y por haber, y eso hizo que yo me convirtiera en una gran fan de grupos ya desaparecidos cuando yo los escuchaba, como Parchís o Enrique y Ana. Cuando ya fui un poco más mayor también me compraron sus películas, y así pasé mi infancia, viendo una y otra vez películas que, probablemente sean muy malas, pero que todavía me traen muy buenos recuerdos.

Una de esas películas que tantas veces me entretuvo cuando era chiquitica fue Las aventuras de Enrique y Ana. Enrique y Ana eran una formación de lo más bizarra, pero bueno, los ochenta fueron otros tiempos. Duo musical compuesto por Ana, una niña de unos ocho años, y Enrique del Pozo, un hombretón de los pies a la cabeza, sin que nadie pensara en la imagen pederasta que el grupo proyectaba, Enrique y Ana lo petaron tanto en su momento que se hicieron su película y todo. Y la película no era moco de pavo, que no fue una de esas de... venga, contamos dos chorradas, cantamos dos canciones y recaudamos, no. La película es todo un peliculón.

Enrique es el profesor de gimnasia en un colegio cuyo director es malo malísimo con sus alumnos. Un día Enrique es despedido, por ser amigo de sus alumnos, y Ana decide escaparse con él. Ambos van a refugiarse a casa de su abuelo, que es un científico que está enemistado con un señor verde. También aparecen por ahí los Coconuts, que son algo que no me explico, chico. Y todos juntos deciden presentarse a un concurso de grupos infantiles y de repente están actuando en un gran concierto después de haber sido raptados por el señor malo que es verde. Un gran casting repleto de actorazos de la época, como Luis Escobar, Amparo Soler Leal, José Lifante, Agustín González, Guillermo Montesinos... el primer contacto con el mundo del cine de Achero Mañas... una película superdivertida llena de efectos especiales que homenajea constantemente a un montón de películas de su época... ¡y una banda sonora llena de temazos! Vamos, lo que viene siendo un copón de película. Y para muestra, un botón:



Y después de ver este peliculón quisimos seguir recordando aquellos maravillosos años y lo hicimos viendo una película de Los Parchís, que también eran lo más. Bueno, los Parchís eran el grupo infantil por excelencia, sin duda alguna, eran mi grupo favorito de la infancia. Ellos también hicieron sus peliculillas, y como hay algunas que yo todavía no he visto, decidí, para esta segunda parte del ciclo de cine nostálgico, poner La Gran Aventura de los Parchís. Mala elección. La peli era de lo peor. Un argumento raro raro que no terminaba de arrancar nunca, gracietas sin gracia y pocos temazos. Seguramente la película se haría por hacer, para aprovechar el gran éxito que estaban teniendo estos niños vestidos cada uno de un color, tan monos ellos, y no se preocuparon ni en darle algo de chicha al argumento. Total, que un ojete de dromediario.

En conclusión, ¿qué puedo deciros? Pues que no dudéis en volver a echarle un vistazo a la película de Enrique y Ana para recordar lo felices que fuimos en nuestra infancia y que, si queréis ver una película de Parchís porque también tenéis ese puntito de nostálgicos, no veáis La Gran Aventura de Los Parchís, elegid mejor otro título.

7 comentarios:

  1. Recuerdo de, cuando era pequeño, haber visto la escena de Caca Culo Pedo Pipi, pero nada más XD Que frikada, colega XP

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, la canción del caca-culo marcó a toda una generación. Yo recuerdo cantarla con mis amigos en un bucle continuo, en retrospectiva es un milagro que no causásemos una desgracia como en la peli de Southpark. La película en sí es bastante bizarra, pero todo lo relativo a Enrique y Ana era bizarro y grumoso y más cosas. ¿Qué extraño mensaje oculto esconde la gallina co-co-gua? ¿la canción del disco chino era una premonición de la situación política actual? Quien sabe.

    Mi favorita de todas estas sigue siendo ¡Buenas noches, señor monstruo!

    ResponderEliminar
  3. ¡La mía también! Buenas noches señor monstruo era un PELICULÓN!

    ResponderEliminar
  4. u-u-uuu
    u-u-uuu
    ñaca-ñaca-ñaca guau-guau
    ñaca-ñaca-ñaca guau-guau-guauuu

    aúlla muy alucinante
    parece un cantante pasota
    es un ser tan extravagante
    como Tarzán, como Tarzán, como Tarzán bailando jota

    auuuuu

    ResponderEliminar
  5. Bueno, bueno, todo un guilty pleasure lo de las películas infantiles de los primeros 80. Yo voy a citar otra que se llama "Chispita y sus gorilas", en la que salen Piraña y Tito, de "Verano azul" interpretando a dos personajes llamados Puñe y Tazo.

    http://www.youtube.com/watch?v=ZafbsSDkSDg


    Imprescindible ver este otro vídeo, con esa canción de "Comer, comer" que muchos recordamos sin saber que salió de esta peli (atención al viejuno con la trompeta desincronizada, jajaja)

    http://www.youtube.com/watch?v=eipebvA008E&feature=related

    ResponderEliminar
  6. De acuerdo: "Buenas noches, señor monstruo", peliculón. "Chispita y sus gorilas", obra maestra del cine caspa infantil, con algunos temas memorables, como "La vuelta al mundo en góndola" o "Qué divertido".

    Chispita... la fantasía de muchos Humberts Humbert de la púber y reprimida españa de los 80.

    ResponderEliminar