18 may. 2011

Skins (2º generación)

Me costaba muchísimo empezar con esta segunda generación después de lo maravillada que quedé con la primera, porque sabía que no iba a ser lo mismo, pero no podía resistirme a seguir viendo una serie que me había sorprendido tanto, así que al final me decidí a ponerme el primer capítulo de la tercera temporada y ya me volví a enganchar en un momentico.

Por supuesto que esta generación no se puede comparar a la primera, y que como Chris no hay nadie, pero los chicos de esta segunda generación de Skins, que comprende la tercera y la cuarta temporada de la serie, también tienen su puntito. Si alguno no sabe qué es Skins, que he empezado yo ahí muy directa dando por sentado que todos podríais saberlo, es una serie británica tipo Física o Química, es decir, de dramas adolescentes, pero vamos, nada que ver, más que nada porque esta es buena.

La primera generación fue tan buena y tan potente que los guionistas tenían que hacer el más difícil todavía, y se la jugaron con los personajes, creando a otro grupo de jóvenes de nuevo muy heterogéneo, y, además, planteándoles una serie de situaciones aún más complicadas. Cabría destacar, o, al menos, a mí me encantó, los dos minutos iniciales de la cuarta temporada, con el incidente de la discoteca. Y por supuesto, ese sangriento final.

En esta segunda generación he caído rendida a los encantos de Cook, más después de ver su cuerpo serrano, aunque repito, a Chris no lo olvido. Por otro lado, gran parte de la trama gira en torno a Effy, que además es el nexo de unión entre la primera y la segunda generación, y yo os tengo que decir una cosa: ¡no trago a esta chica! ¡se merece todo lo que le pasa!

Skins ha sido una serie que me ha encantado. Superfresca, muy dinámica, con unos personajes que logran enamorarte... por eso me sigue pareciendo un copón de serie. Hay una tercera generación, pero yo creo que me voy a dar un descanso y, por ahora, no voy a seguir con la serie.

3 comentarios:

  1. Pues a mí el personaje de Effy me encanta, refleja muy bien lo que es tener una enfermedad mental (en este caso depresión psicótica) en la adolescencia, y lo complicado que puede llegar a ser el amor si te proteges como ella, y no porque quiera, sino porque su enfermedad la lleva a hacer eso.
    En cuanto a lo de Chris, por supuesto que es irrepetible, nunca habrá un personaje tan auténtico como él en ninguna serie.
    Y la tercera generación baja mucho de nivel, y aunque sólo hayan hecho una temporada y les quede otra, no me acaba de convencer.

    ResponderEliminar
  2. Yo la tecera aún no la he visto...

    Yo creo que el principal fallo de la segunda es que no tiene personajes tan míticos. La primera para mí tenía a Chris, Cassie, Tony y Effy (yo la adoro). La segunda, tiene a Effy, que es de la primera...y a Cook y a JJ. Los demás, me parecen más flojos que los de la primera en conjunto. Pandora también me hace gracia, pero se le da poca importancia, ni siquiera tiene capítulo propio en la cuarta temporada...

    De todas maneras, la segunda generación me gustó mucho también. Y cook y Effy creo que son mi pareja favorita de Skins. Ni Freddy ni nada, ese era un soso...
    Y JJ es que es puro amor.

    "Obi-Wan is like God with better weapons"

    Solo por esa frase ya, merece la pena la segunda generación.

    ResponderEliminar
  3. Emily es el mejor personaje de todas las generaciones.

    ResponderEliminar