15 may. 2011

Amigas para siempre

¿A vosotros no os hace ilusión volver a ver esas películas que de pequeños vísteis mil veces? A mí mucha. De vez en cuando me veo una de esas películas que tanto me gustaban de pequeña para verlas con otros ojos pero sobre todo para recordar lo bien que me lo pasaba cuando las veía. Una de esas películas que tantas veces ví siendo bastante pequeña era Amigas para siempre, una película que cuenta las aventuras de un verano de cuatro amigas.

Amigas para siempre no era una de mis películas favoritas, la verdad. De hecho, ni la recordaba, hasta que un día una amiga me habló de ella y recordé que la habría visto cuatro o cinco veces de pequeña. Si la veía era porque uno de mis amores de la infancia fue Devon Sawa. ¿Qué fue de ese chico, que eran tan mono? En esta película Devon tiene un papel muy pequeñito, sale bastante poco, pero a mí me bastaba. También me gustaba mucho de pequeña Christina Ricci, porque la amaba por ser Miércoles, y Ricci es una de las protagonistas de esta película.

Me alegra que de pequeña esta no fuera una de esas películas que me volvían loca, porque la verdad es que la película es bastante mala. De hecho, parece una copia bastante regulera de Stand by me, en una versión para chicas. Pero al menos Stand by me tenía el puntito del cadáver. Esta, lo que tiene, es un parto, que es más de chicas, también. La película cuenta que un grupo de cuatro amigas pasó un verano tan especial (en el que tampoco ocurrió nada de especial) que decidieron hacerse la promesa de que en el futuro si una de las cuatro necesitaba al resto, las otras tenían que acudir en su ayuda. Y una de ellas se queda preñada (ya de mayor, después de estar casada, como Dios manda) y avisa a las otras tres, con lo cual, se reunen, y recuerdan sus aventuras de cuando eran pequeñas.

Eso sí, tiene una cosa genial: la banda sonora. Una recopilación estupenda de temazos de los años setenta que al menos hacen que se pase la película de una manera más agradable, porque todo lo demás es bastante patético. Cancionzacas a la altura de I'll be there de Jackson 5, I'm Gonna Make you Love me de Diana Ross o These boots are made for walking de Nancy Sinatra son lo único que sorprende en esta película.

Ahora ya sí que no me entrarán ganas nostálgicas de volver a ver Amigas para siempre, así que al menos este visionado ha servido para algo. Un ojete de dromedario que no deberíais enseñar a vuestras hijas.

2 comentarios:

  1. eres realemente tonta (= o tonto me da lo mismo lo que me enoja mas que tu critica O LO QUE SEA es muuuy tonta (= y que gente como tu no sabe valorar cosas como eso

    ResponderEliminar
  2. ojete de dromedario tu puta madre :)

    ResponderEliminar