30 may. 2011

Austin Powers: la espía que me achuchó

Cuando el mundo era mundo y todavía se emitía El Informal, una película llegó a las salas de cine, y yo, que era joven e influenciable, la fui a ver solo porque Florentino la doblaba. Y cuántas gracias doy desde entonces a la publicidad de películas metida con calzador en los programas de televisión, porque fue gracias a ella que descubrí la que es, hoy en día, una de mis trilogías preferidas.

La espía que me achuchó no es la primera parte de la trilogía de Austin Powers, sino la segunda, pero fue la primera que yo vi, y por eso le guardo un cariño más especial. Por eso y porque creo que es la mejor de las tres, dicho sea de paso. Supongo que a estas alturas de la vida sobran las presentaciones, y que todos conocéis de sobra al famosísimo agente inglés, el señor Powers. Son muchos sus detractores, pero también muchos sus defensores, entre los que me incluyo, y es que el humor tan chorra, burdo, gilipó y tontaco que rodea a este personaje es una maravilla. Puede no gustar, pero una cosa hay que reconocerle, y es que más de diez años después, los chistes siguen siendo efectivos.

Lo raro de todo esto es que parte de la gracia de la saga de Austin Powers está en la parodia de las películas de espías secretos, y yo nunca jamás he visto una (no, no he visto nunca una película de 007, siquiera). No obstante, si estas películas se mantienen es por la brillantez de sus personajes: Austin Powers, un tío feaco pero irresistible, amante de los sesenta y de los pechos turgentes y su archienemigo el doctor Maligno, que es tontaco pero muy guay, además de todo el plantel de secundarios inolvidables como Mini-yo, al que todos adoramos, Scott Maligno, del que yo estaba enamorada en mi juventud, Gordo Cabrón, uno de los personajes más asquerosos de la historia del cine, Número dos, Vanessa (que es un puto robot), Marifé lación...

Otro de los puntos fuertes de estas películas son los diálogos. Muchos de los chistes más graciosos están camuflados entre las palabras que salen de la boca de esos personajes, siendo características, por ejemplo, las secuencias en las que se suceden un montón de escenas que solo tienen sentido guarrete cuando las juntas: (Señor, parece que tenemos un po- ¡John! ¡Ver a ver esto! Parece una enorme- ¡Salchicha!)

En cuanto a esta película en particular, creo que si algo hay que destacar, además de la partida de ajedrez de Austin contra Marría Unpajote, es el famoso rap del doctor Maligno que los más freaks nos sabemos de memoria y estamos siempre dispuestos a cantar.

Después de todo esto no os voy a decir, sí, muy graciosa, pero un ojete. Para nada. Dentro de lo suyo, es de lo mejorcito, así que no tengo ningún reparo en decir que Austin Powers 2 es un enorme copón de película.

7 comentarios:

  1. Sí, yo hace mucho tiempo que la vi y la recuerdo bastante divertida. Genial lo de los diálogos guarretes. Me gustó más, sin embargo, el inicio de la tercera, con importantes colaboraciones como ya sabes.

    Eso sí, lo de los famosetes españoles doblando las pelis, más habitual en los dibujos animados, no me ha gustado nunca. Personalmente, ¿eh? Allá cada uno con sus gustos.

    ResponderEliminar
  2. Soy un gran fan de Austin Powers desde siempre. Eso sí, he notado que el humor basto (y genial) de estas pelis envejece mal. Vamos, que volví a ver esta peli hace poco y ya no me hacía tanta gracia como antes. Una pena.

    ResponderEliminar
  3. Y yo que no las he visto, solo trozos...tiene delito, más aún cuando mi novio es fan total, y me imita al dr Maligno.

    ResponderEliminar
  4. Esta peli (de hecho, las tres de Austin Powers) son completamente diferentes dobladas y en VO. En VO me parecieron obras maestras de la risión, dobladas son unos truñacos.

    Espero impaciente la anunciada cuarta parte.

    ResponderEliminar
  5. Pues mira, si de algo puedo "presumir" es de no haberlas visto nunca en VOS!!! Tendré que ponerme!!!

    ResponderEliminar
  6. Yo también descubrí la saga por esta segunda película y las paridas de Florentino Fernández (ese gordo cabrón al que ponía la voz con que imitaba a Jesús Gil). La primera no tenía un doblaje suyo y eso se notaba, la verdad es que estas pelis siempre me han hecho más gracia con el doblaje patrio (y eso que soy defensor a ultranza de la VO).

    Bea, pues yo te recomiendo las pelis de 007 que hizo Sean Connery (sobre todo "Goldfinger") y de las nuevas la de "Casino Royale" con Daniel Craig. Prueba a ver si te molan, al fin y al cabo las pelis de Bond te gustan si les coges el punto, sé de mucha gente que detesta esa saga.

    ResponderEliminar
  7. Yo la vi en los cines valderaduey!!! xDD

    ResponderEliminar