27 may. 2011

10 razones para odiarte (Serie TV)

Una de mis películas favoritas de mi adolescencia fue 10 razones para odiarte. Aún hoy en día me sigue pareciendo una película muy divertida y apetecible, y además ha conseguido convertirse en un poquito más especial desde la muerte de Heath Ledger, uno de los amores de mis años mozos. Hace no mucho me enteré de que se había hecho una serie de televisión sobre la película, y aunque muchas personas me dijeron que era bastante regulera, yo no podía pasar sin verla.

La serie parte de la misma premisa que la película: Bianca es la típica teenager americana que sueña con ser popular y quiere convertirse en animadora y calzarse al más guapo del insti, mientras que su hermana, Kat, es una revolucionaria que odia los principios de su hermana. Ambas comparten un padre que, por su profesión de ginecólogo, está obsesionado con las relaciones de sus hijas con otros hombres y no para de atosigarlas obligándolas a ver videos sobre partos o poniéndoles barrigas postizas.


Esta adaptación no tiene mucha miga que digamos. Desde el capítulo uno es demasiado previsible y tampoco es capaz de llevar la trama por caminos que no sean los esperados, lo cual le resta mucho encanto. Ni que decir tiene que los protagonistas macho están muy lejos de ser unos buenorros como los originales, y aunque al final consigues cogerle algo de cariño a Patrick Verona, no puedes quitarte de la cabeza el lado tierno de Ledger, que en esta adaptación brilla por su ausencia.

Lo peor de todo es que el momento "10 razones para odiarte" no existe en la serie. Es una chorradaza como un piano, pero el poemilla que Kat le escribe a Verona en la película es muy emocionante a la par que ridículo, pues en español nada rima con nada ni tiene ritmo alguno y es un poema de mierda, pero es necesario para que el título tenga algún sentido, y para que gente como yo se sienta identificadísima y piense "ay, yo también te odio, pero te quiero".

Vamos, que la serie me ha gustado muy regular, porque pierde el espíritu de la película centrándose tan solo en líos de instituto y, sobre todo, porque el final es precipitadísimo y absurdo. Un ojete de dromedario, señores, mirad qué mierda.

2 comentarios:

  1. Yo recuerdo que la peli cuando la vi siendo cría me encantó. Ahora...es extraño, no me mata, es más, a veces pienso que es demasiado tonta. Pero me sigue entreteniendo, y si la pillo por la tv, me quedo viéndola. Tiene un encanto que no sé definir.

    La serie no pienso verla, si la película ya no me entusiasma demasiado...

    ResponderEliminar
  2. deberias ver la serie es mucho mejor qe la pelicula tiene un poco mas de trama y contenido

    ResponderEliminar