9 dic. 2010

Virgen a los 40

Megafan de Steve Carell soy. Me parece uno de los mejores actores cómicos del momento. Estoy totalmente enamorada de su personaje en The Office, y eso me ha llevado a interesarme por el resto de sus trabajos cinematográficos. Además, hace tan solo un par de días me recomendaron esta película, con lo cual, Virgen a los 40 tenía todas las papeletas para que yo le echase un ojo (y un ojete).

Parece que Apatow es lo que lo peta ahora, pero a mí, la verdad, no me termina de conquistar. Me gusta el puntito friki de sus películas y me gusta que busque ir con sus comedias "un poco más allá", pero al final, yo creo, se queda todo el gozo en un pozo. En el caso de esta película, creo que parte de un planteamiento divertido, pues no es muy típico enconrtar a un tío que a sus cuarenta años sea virgen, aunque seguro que haberlos hailos, pero el desarrollo que sigue la trama es bastante previsible y el final... pues... bueno, titulándose como se titula la película, todos sabemos cómo va a terminar.

El personaje de Steve Carell creo que está bastante logrado, y consigue ganarse el afecto del espectador por su toque de inocencia, y por qué no decirlo, ternura. Además, la cara de tonto de Carell ayuda mucho a construir ese tipo de persona. Pero el séquito de personajes secundarios, que suele ser lo mejor en una comedia, a mí no me ha gustado un pelo. Están todos cortados por el mismo patrón y se diferencian bastante poco. Solo son tíos: con sus fiestas, con su porno, con sus chicas... Y aunque la película intenta profundizar un poco en alguno de ellos, realmente resultan bastante poco interesantes. Si tengo que destacar algún personaje más, casi me voy a los secundarísimos, y me quedo con Jane Lynch, que ya era así de machote antes de ser la entrenadora de las animadoras de Glee, y con Mindy Kalling, que hace siempre muy bien el personaje de exnovia, aunque yo siempre que la veo no puedo por menos de pensar en Kelly, su maravilloso personaje de The Office.

La verdad es que me esperaba otra cosa de esta película, pero me he encontrado otra comedia regulera de la que solo pueden ser salvados un par de momentos. Entretenida sí, pero también puede ser entretenido buscar caras en el gotelé de tu habitación. Así que le doy un ojete de dromedario y me quedo tan ricamente.

5 comentarios:

  1. Es muy difícil desligar a un actor de un personaje anterior. Eso me pasa a mi muy a menudo aunque intente luchar contra ello. Lo que me pasa con Steve Carell, sin duda es eso, no puedo verlo en otro papel actualmente que no sea el de The Office.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo. Creo que pasa también que The Office es muy, muy buena y los trabajos de Carell en el cine no han estado a la altura hasta ahora. Aunque te admito que me reí bastante con Superagente 86.

    Por cierto, que todo el mundo vea The Office en versión original, por favor, que el doblaje es más malo que el de una película porno.

    ResponderEliminar
  3. Raül, ¿por qué te metes con el doblaje de las pelis porno? ¬¬*

    ResponderEliminar
  4. Arald, tienes razón, no tendría que meterme con el doblaje de las pelis porno: todos los doblajes son igual de malos.

    ResponderEliminar
  5. Yo vi las dos primeras temporadas de the office dobladas y me reí lo mismo!

    ResponderEliminar