13 dic. 2010

Los Teleñecos y El Mago de Oz

He de reconocer que soy bastante fan de los teleñecos, y que las películas que han hecho con ellos como protagonistas, parodiando historias famosas, me parecen divertidas. Una de mis películas favoritas de cuando era pequeña era Los Teleñecos en la Isla del Tesoro… no sé ni cuántas veces habré visto esa película. Por eso, cuando me enteré de que también tenían una parodia de El Mago de Oz, película que vi por primera vez hace poquito, además, y que me encantó, decidí verla.

En esta versión tan particular de El Mago de Oz, Dorothy es una joven de Kansas que trabaja en el restaurante de sus tíos y que quiere ser una gran estrella de la canción. Un día, un tornado se la lleva hasta el país de Oz y allí decide emprender el camino hacia Ciudad Esmeralda para pedirle al gran mago que la convierta en una cantante famosa. Por el camino se hará amiguita del Espantapájaros, del Hombre de Hojalata y del León y juntos llegarán hasta el mago para pedirle sus deseos. Vamos, que en argumento, se parece bastante a la historia original.

El problema de esta película está en los detalles. Que si Totó es un langostino, que si las canciones no tienen nada que ver con las originales y son una auténtica mierda, que si la “cantante” que protagoniza la película es peor actriz de Lidia Boch… el único detalle que engrandece esta película es la maravillosa aparición de Quentin Tarantino, que además aparece sin venir a cuento y sin que su intervención tenga sentido en la historia, lo que hace más grande todavía esa escena.

En general, esta película me ha parecido de lo más malo que he visto. Es entretenida, van ocurriendo cosas y eso hace que, al menos, no te aburras, pero lo que ocurre es tan horrible y tan absurdo que le dan a uno ganas de sacarse los ojos para no ver más. Para mí esta película es un auténtico ojete de dromedario, y para demostraros que estoy en lo cierto, y que esta peli es cacafuti, os voy a dejar un par de ejemplos de las perlas que salen de las boca de la (horrible) niña Dorothy:

- ¡Totó! ¡tengo que volver a por Totó!

- ¡Pero si solo es una gamba!

- ¡No! ¡Es un langostino!


- Bueno, yo no tengo poderes mágicos, pero soy cantante. Mejor dicho, quiero ser cantante.


- Si el poder de estos zapatos es que te sientas segura y sexy, ¡misión cumplida!

10 comentarios:

  1. Creo que te quiero. En twitter me encontrarás detrás del gorrito de borla blanca.

    ResponderEliminar
  2. A veces pienso que a ciertos guionistas se les debería ejecutar por perpetrar esos dialogos de besugos...

    ResponderEliminar
  3. super a favor de la palabra "cacafuti"

    ResponderEliminar
  4. Saramago, por favor, no me dejes así! xD

    ResponderEliminar
  5. ¿los diálogos son de la versión original? Anyway, creo que el programa que hacen, The Muppet Show, es mucho mejor que cualquiera de las pelis.

    Pero para los curiosos, en uno de los especiales sobre Star Wars que hicieron los de Robot Chicken va incluido un comentario con Frank Oz que habla sobre como manejaban a los Muppets y como consiguieron cosas como verlos montar en bicicleta.

    ResponderEliminar
  6. Nunca me han molado los teleñecos y si encima le añadimos una Dorothy negrata... xD

    En fin, si es peor actriz que Lidia Bosch tiene todas las papeletas de quedarse donde está...

    ResponderEliminar
  7. Anda, no sabía que aparecía Quentin...buscaré en youtube para ver si esta el momento, porque verla entera...

    ResponderEliminar
  8. Buff... más que ojete de dromedario, esto tiene pinta de ojete de ballena. Conmigo que no cuenten mucho como espectador, la verdad. xDDDD

    ResponderEliminar
  9. Yo es la única película que he visto de Los Teleñecos, y porque la pille en la tele de casualidad. Y eso implica verla doblada.

    Aunque tampoco me parece tan extremadamente mala como dices, si que bastante floja.

    ResponderEliminar