19 dic. 2010

Los Teleñecos en la Isla del Tesoro

Esta película era una de mis películas favoritas cuando era pequeña. Además, ostenta el record de la película que más veces he ido a ver al cine, habiéndola visto en pantalla grande seis veces. ¿Por qué? Pues mira, porque me pilló un verano en Gijón en el que le dio por llover mucho y yo, cada día que llovía, les debía decir a mis padres que me llevasen al cine, que antes teníamos unos cines al lado de casa, y ellos, los pobrecicos, me llevaban.

Evidentemente en cuanto salió en VHS me la compraron y en casa seguía viéndola incansablemente. Quizás no exagere si digo que habré visto esta película treinta veces, pero todas esas veces entre los diez y los quince años, más o menos. Desde entonces no había vuelto a verla, y el pasado fin de semana me entró la nostalgia y decidí bajármela para recordarla un poquito.

Creí que, si la volvía a ver ahora, con ojos ya adultos y experimentados, la película me parecería la mierda, pero estaba equivocada. No me ha alucinado tanto como lo debió hacer de pequeña, pero aún así me ha parecido muy divertida.

Supongo que sobra decir de qué va la película. Es una adaptación, o parodia, de la famosa novela de Stevenson en la que un jovencito (y muy mono) recibe el mapa de un tesoro pirata y decide salir a buscarlo. Lo mejor de la peli son los teleñecos, que a mí siempre me han hecho mucha gracia, aunque la interpretación de mi ahora queridísimo Tim Curry en el papel de Long John Silver no se queda atrás.

Lo que más me gustaba de pequeña de esta película y lo que, de nuevo, me ha vuelto a gustar, además de los puntazos tan graciosos que tienen a veces algunos personajes, son los números musicales. Además, ¡todavía me acordaba de las letras de las canciones! Así que como una tontica que me los canté, que era para verme, sola en casa, envuelta en una manta y cantando como si no hubiera mañana porque me hacía mucha ilusión saberme canciones que no escuchaba desde hace ocho años.

Vamos, que la experiencia ha sido muy gratificante, y que esta película ya se quedará en mi recuerdo como una de las buenas películas de mi infancia, así que se merece el copón de película.

4 comentarios:

  1. Me has sacado una sonrisa tremenda con esta entrada. Hace muchísimo que no pensaba en ella... y es que a pesar de hay cosas que de infantes disfrutamos el paso del tiempo nos hacen olvidarlas... dejarlas en un rincón...
    Vere si me la bajo de la red :-)

    (Por cierto, mucho mejor que los Teleñecos en el espacio!)

    ResponderEliminar
  2. me encanta esa imagen de ti envuelta en una manta y cantando como si no hubiera mañana ... :) A mí me pasa lo mismo con ShowGirls, de vez en cuando me la pongo y bailo las coreografías de Nomi como si no hubiera un mañana ... sólo que en vez de tacones de aguja, yo llevo mis babuchas de andar por casa ... :P

    Hay pelis que resisten mucho mejor el tiempo de lo que nos pensamos. A mí me pasó hace poco con "En busca del valle encantado", que la vi creyendo que me iba a horrorizar y me descubrí llorando como cuando la vi con 8 años ... :)

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja... qué bueno es Jota.

    Yo no he visto nunca una peli de los Teleñecos, la verdad, igual estas navidades veo la de Cuento de Navidad, para empezar.

    Por cierto, ayer vimos por la Calle Preciados a Lola Dueñas. Me acordé de ti... jeje.

    ResponderEliminar
  4. Bea, he hecho un monstruoso post de una peli que no te gustó, especialmente dedicado.

    ResponderEliminar