17 abr. 2013

Spring Breakers

No me imaginaba yo que saliera de mi cuerpo decir "pues me voy al cine a ver Spring Breakers", pero lo bonito de la vida es que a veces te sorprende y pone ante ti cosas que no esperabas, y lo bonito del cine es que, a veces, películas que creías que podían ser una mierda bien gorda van y te encantan. 

Aunque han vendido esta película como peli de chicha, de ver mucha teta y poca calidad artística, nada que ver, señora. Hay mucha teta, sí, pero tanta como calidad artística. Eso sí, cero penes, solo tetas y culos femeninos, que es una cosa que a mí no me gusta un pelo, que en pleno siglo XXI podamos ver una escena de sexo casi explícita en una película no porno pero vamos, el pene no se intuya ni por encima de la ropa. Pero bueno, concedámosle esa licencia.

Las spring breakers son cuatro jovencitas que están aburridas de sus vidas monótonas de mierda (yo las entiendo mucho, ahora que también vivo en la pequeña town estadounidense y me aburro más que Pipi Estrada viendo Redes) y se dicen a ellas mismas "¡hagamos locuras!". Y ya sabéis cómo son las jóvenes de hoy en día, que enseguida te atracan un restaurante para sacar dinero para irse de vacaciones. Total que aparecen las cuatro muchachas en la playa y sexo, drogas y no rock and roll porque eso ahora no se lleva, pero sí música de mierda rollo reggeton electrónico y esas cosas que le gustan a la juventud hortera.


Y luego, pues como todo, que las vacaciones se le escapan a las chicas un poco de las manos y mientras que el primer día dicen "esto es lo mejor que nos ha pasado nunca y somos las mejores amigas del mundo" pues el segundo acaban llorando por lo que han hecho. Pero lo bueno de estas jóvenes es que se secan las lágrimas enseguida, y venga, the show must go on.

Eso sí, aunque el arranque de la película pueda resultar de lo más "peli de adolescentes americanos desfasados" la historia no se queda ahí, y sorprende y sorprende y sobre todo engancha al espectador que no puede, aunque quiera, apartar la mirada de todas las barrabasadas que está viendo. ¡Cómo está la juventud, señora!

Spring Breakers es una buena historia, pero además es una buena película por lo bien contada que está esa historia. Hacía mucho que una película no me sorprendía tanto a nivel narrativo (ni Drive ni hostias) ni su violencia explícita me dejaba tan loca, así que no puedo más que estar encantadísima con lo que vi. Total, que copón de película, por supuesto. Y recomendación de Ojete Films, aunque, citando el gran tópico cinematográfico, esta película no deja indiferente a nadie, para bien o para mal, así que puede que te encante, o puede que la odies, pero yo le daría una oportunidad.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario