27 dic. 2011

Crazy, Stupid, Love

Ya se pasaron las Navidades, y esas fechas de tanto comer. Seguro que muchos de vosotros habéis aprovechado para ver un montón de películas, pues en estas fiestas la verdad es que las televisiones siempre programan un montón de películas que apetece ver, pero ese no ha sido mi caso. En estos tres días de descanso yo no he sido capaz de sentar el culo delante del sofá para verme nada, solo un especial de Martes y 13 que hubo el día de Navidad por la noche, y no me lo acabé.

Pero bueno, un par de días antes había visto, por fin, Crazy, Stupid, Love. Tenía muchas ganas de verla porque está protagonizada por Steve Carell, mi actor favorito de comedia, y también porque había leído alguna crítica que decía que no era "la típica comedia americana". La verdad es que este nuevo calificativo se está convirtiendo en la nueva típica comedia americana, porque últimamente se lo ponen a un montón de películas que van un poco del mismo palo, y además, esas nuevas películas que ya no son la comedia de antes me siguen pareciendo, salvo excepciones, reguleras.

Como es el caso de esta película, la verdad. Yo me la puse con toda mi buena intención y, aunque como toda comedia de nivel mínimo, me ha entretenido... pues no he disfrutado. Pobre Steve Carll... se merece un papelón en una película que haga historia, no un montón de papeles de mierda en películas efímeras. Pero claro, como le untarán bien el morro, pues él tan contentico. Cómo son las estrellas.


Enn esta película Carell da vida a un cuarentón un poco dejadete ya al que su mujer le acaba de pedir el divorcio. Él se lleva una bajona de aúpa porque está muy enamorado de ella, y recurre a la solución tan inteligente de acudir todas las noches a emborracharse en un bar. Allí conocerá a un tío que parte la pana, interpretado por Ryan Gosling, señor que de un tiempo a esta parte todo el mundo ve guapo pero que a mí me da bastante repeluco, quien se propone enseñarle a ligar para superar el bache por el que está pasando.

Luego la historia se enreda un poquito más y aparecen de historias de amor secundarias, como la del hijo del protagonista, que, en mi opinión, es lo único que se salva de esta película, porque la trama principal es bastante mediocre y previsible. Y aunque te pudiera estar gustando luego no sé qué coño pasa al final que le pegan un rematao de lo más cutre y sensiblero que yo no sé para qué sirve eso. Pero vamos, que en líneas generales esta película no me parece nada del otro mundo. No me parece ni más gamberra, ni más sensible, ni más bonita, ni más nada. Es una comedia de sacar dineros y punto.

¿Al que le gusten ese tipo de películas? Pues le va a encantar, claro que sí. Pero yo... no sé qué me está pasando últimamente que antes me tragaba cualquier cosa que llevase el género comedia por algún lado y ahora ya me estoy volviendo más exquisita. Así que no me ha hecho mucha gracia y se queda con un ojete de monico.

7 comentarios:

  1. Yo desde que vi a Ryan Gosling en Drive, me enamoré (heterosexualmente, claro está) de este chico.
    Crazy Stupid Love no sé como estará, pero por el trailer yo diría que no es la típica comedia romántica. O quizá si. Ya la veré, aunque sea por Gosling.

    ResponderEliminar
  2. Hola :) He aquí una nueva lectora más a la que esta película le pareció una auténtica mier.. xD! Me gustan tus críticas, las seguiré de cerca :D!

    PD: Dr.Gonzo a mí Drive no me ha gustado nada :|

    ResponderEliminar
  3. Ryan Gosling es feísimo D: Qué horror de hombre.
    A mí esta peli me pareció entretenida. Para pasar un rato, está bien. La escena del jardín cuando se juntan todos me pareció graciosa. Y eso. La parte sensiblera/intento de reflexión profunda sobre el amor me pareció una chorrada, y lo de siempre. Pero en fin, eso, me entretuvo bastante.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, ¿soy el único al que Ryan Gosling le parece una versión rejuvenecida de Christoph Walz?

    ResponderEliminar
  5. Hombre, a mi no es que me pareciera la película del año, pero creo que tenía un poco más de fondo que la típica petardada estilo Julia Roberts. Le sobra el epílogo sentimentaloide, si la peli hubiera acabado después del encuentro de todos los personajes en el jardín hubiera quedado más redonda.

    Y Steve Carell tiene un papel interesante, no es el de Michael Scott, pero también tiene algo más de chicha que muchos de los que suele hacer en cine. Yo le pondría un 7 sobre 10

    ResponderEliminar