15 dic. 2011

Charlie y la fábrica de chocolate

No hay cuento de Roald Dahl que no sea bonito y precioso y emocionante y encantador. Por lo tanto, esta película ya parte con una base superbuena. Pero es que si encima es Tim Burton quien adapta un cuento del famoso escritor británico, pues apaga y vámonos, porque Tim tendrá sus cosas malas, pero también tiene sus cosas buenas y una de esas cosas buenas es saber crear impresionantes mundos fantásticos.

Eso sí, la adaptación que ha hecho Tim Burton no es que sea fiel al libro original al cien por cien, pero creo que ese es el acierto de esta película. El señor guionista ha sabido captar la esencia de la historia de Dahl, que hace una crítica a todos esos niños que ya no quieren ser niños o mejor dicho, que no se comportan como niños, pero la condimenta con una dosis de cinismo, ironía y dulce maldad que convierte al espectador, sin que este casi pueda darse cuenta, en un morboso voyeur que disfrutará, durante más de hora y media de película, viendo desgracias ajenas.

Evidentemente la gracia de esta película, y de la novela, no está en la ternura que nos transmite Charlie y su familia, sino en el carisma de Willy Wonka, el dueño de la fábrica de chocolate, a quien da vida, y creo que de forma magistral el actor preferido de Burton, Johnny Depp, a quien los papeles de locos y excéntricos se le dan de maravilla. Willy Wonka es sin duda uno de los villanos más peculiares de la literatura infantil, y en esta adaptación, su particular locura está a la altura de la novela.


Pero además de un buen argumento esta película goza de una puesta en escena alucinante. Todo en esta película es precioso y a veces apetecible. Desde la destartalada casa de Charlie hasta las magníficas salas interiores de la fábrica de chocolate, la estética de esta película es simplemente brillante. La fábrica de chocolate es un mundo lleno de color, modernidad (modernidad como muy setentera, por otra parte) y fantasía, que contrasta brutalmente con la monótona y grisácea vida en el exterior.

Mención especial merecen los Oompa Loompas, interpretados todos por el mismo tío, que menudo trabajito le llevaría, que son la guinda de este pastel tan macabro, que salen a celebrar cada castigo de cada niño con unas canciones y unas coreografías de lo más divertidas.

Tim Burton convierte este cuento infantil en una película con la que espectadores de cualquier edad podrán disfrutar. Los niños quedarán fascinados con el mundo de fantasía y las canciones y los mayores volveremos a nuestra infancia mientras disfrutamos de una buena dosis de humor. Una película realmente entretenida que aunque no creo que sea de lo mejor de Burton, creo que sí que se merece el copón de película.

28 comentarios:

  1. Bueno, Bea, si leíste mi artículo sobre Tarantino-Burton ya sabrás que opino de esta etapa de Burton post-Planeta de los simios debacle, donde básicamente hace pelis con el piloto automático puesto sin imaginación ni gracia. No sé si lo que antes creía original ahora sé que lo ha copiado de otros artistas o si realmente ha perdido la chispa que tenía en sus primeras películas, pero el Burton del siglo XXI no me convence nada.

    Pero es sólo mi opinión.

    ResponderEliminar
  2. ¿Pero cómo puede no convencerte Big Fish, por ejemplo?

    ResponderEliminar
  3. Hombre, Big Fish es la mejor de su última etapa, aunque tampoco es que me guste mucho, pero bueno, admito que es una película notable.

    Esta que comentas me parece nefasta, igual que Alicia en el país de las maravillas.
    Empezando por los oompa loompas esos, que cada vez que hacían acto de presencia me daban pura vergüenza ajena.

    En defensa de Burton diré que la versión de Charlie y la Fábrica de chocolate de 1971 también me resulta tremendamente patética y ñoña.

    ResponderEliminar
  4. Tengo que revisarla... No me gustó mucho en su día, pero habiendo leído el cuento la cosa cambia, así que eso, he de revisarla.

    ResponderEliminar
  5. Big Fish, La novia cadáver y Sweeney Todd son buenísimas y posteriores a El planeta de los simios. Hay que entender que para financiarse después proyectos más personales tiene que currar al servicio de.

    Siempre me ha dado curiosidad saber cómo sería Charlie y la fábrica de chocolate si a Willy Wonka lo hubiera interpretado Marilyn Manson como se tenía planeado en un principio antes de que la productora se negara.

    ResponderEliminar
  6. Bea, Big Fish no me convenció ya que me dejó mucho regusto de Been There, Done That. Para lo que es el argumento del film, prefiero despliegues fantasiosos como el Las Aventuras del Barón Munchausen, de argumento parecido y mejor ejecutado.

    Y del comentario de Josu Sein: Sweeney Todd no es que se pueda calificar de proyecto personal, ya que esta gran producción se basa en un clásico musical de Stephen Sondheim. Es más, aquellos familiares con el musical puede que no estén muy de acuerdo con el calificativo de "buenísima". La novia cadáver resulta muy predecible y carece del encanto de otras producciones parecidas y Burton se repite y copia a si mismo de nuevo.

    ResponderEliminar
  7. Big Fish es la hostia. Dentro de mi mente no entra otra opinión, lo que no quiere decir que la desprecie, pero desde luego es uno de los peliculones de mi vida.

    Sobre lo demás, no he dicho que Sweenney Todd sea un peliculón, sino que todo director consagrado pasa por hacer pelis de encargo para financiarse pelis más personales. Pero de todas maneras, Sweeney Todd me parece un peliculón, al igual que La novia cadáver, lo que diría tó dios si antes no hubiera creado a medias Pesadilla antes de Navidad. Estamos en lo de siempre. Si es diferente porque no es personal y si es identificable porque es una "autoparodia". Benditos sean los directores cuyo cine es identificable.

    ResponderEliminar
  8. Es cierto que muchos actores y directores hacen películas de encargo para financiarse proyectos personales (Ben Stiller, Clint Eastwood, John Cassavetes, Sam Raimi, etc.). Yo esto no lo critico, pero tampoco me parece una excusa para hacer mala película. El problema de Tim Burton es que depende en exceso de los guionistas para desarrollar sus ideas, así que sus películas son tan buenas como lo son sus guionistas. Sleepy Hollow es la última película de Burton que considero realmente entretenida e interesante, a pesar de los giros de guion algo tópicos, y entre los guionistas estaba Andrew Kevin Walker, el guionista de Seven. La suerte que ha tenido Burton es que ha encontrado proyectos que se adecuaban a sus habilidades. La única película realmente personal que ha dirigido Burton (es decir, fue un proyecto ideado por él y no era algo que le ofrecieron como Ed Wood o Bitelchús) fue Eduardo Manostijeras: de la que él creó el personaje pero tuvo que buscarse una guionista (Caroline Thompson) para que desarrollase una historia con protagonizada por el personaje. Desde esta perspectiva se podría considerar Mars Attacks: Burton le pasó los cromos que más le gustaban de la colección al guionista Jonathan Gems y éste se dedicó a escribir una historia en la que aparecieran esos motivos visuales.

    Finalmente, me gusta mucho Pesadilla antes de Navidad pero principalmente por la música y canciones de Danny Elfman y la dirección de Henry Selick, que añadió varios detalles al mundo de Halloween. La historia en sí no es más que una mezcla entre los cuentos clásicos El Grinch y Rudoplh, el reno de la nariz roja. La novia cadáver no me convenció del todo por ella misma, ya que tengo la costumbre de juzgar las películas por sí mismas en primer lugar.

    ResponderEliminar
  9. Y yo. Por eso lo digo, porque no es pore ser Tim sino porque Big Fish, La novia cadáver y Sweenney Todd me gustan muchísimo más que Sleepy Hollow y porque llevo años escuchando que "Sleepy Hollow fue su última peli y que se salva sólo por Big Fish", cuando yo sigo convencido de que no se habla de las pelis sino de Tim y que si la cronología de las pelis hubiera sido diferente se seguiría diciendo que a partir de El planeta de los simios Tim dejó de ser él.

    Quieras que no, Tim Burton es capaz de llegar a cualquier persona, lo que no es negativo, pero no es como un David Lynch que tuvo que tragar por no ser el autor de Dune pero que "hacerla" le reportó beneficios a la hora de montarse su carrera posterior. Tim Burton siempre correrá el riesgo de que si hace algo por encargo le estén pidiendo más encargos y esté sufriendo muchas críticas.

    La dirección de Henry Selick sólo existió porque Tim estaba con Batman vuelve, pero no fue más que mera y llana dirección (acción/corten) bajo las previas pautas bien establecidas por Tim.

    ResponderEliminar
  10. Yo estoy con Josu Sein. Pienso que Burton sí ha evolucionado pero no ha perdido su esencia. A mí solo me decepcionó (de estas últimas) Alicia en el País de las Maravillas, porque ha sido la película en la que más me ha costado verle y porque el humor "de Burton" es totalmente diferente, pero Sweeney Todd o La Novia Cadáver, y por supuesto, Big Fish, están entre mis favoritas.

    ResponderEliminar
  11. Yo lo que le veo de positivo a Alicia es que siendo totalmente una peli de encargo con un guión que Disney le envió (tiene que pasar por el aro porque sus siguientes pelis van a depender de la financiación de Disney), consiguió crear una estética y un mundo totalmente Burtonianos (saldría escaldado de El planeta de los simios y no estará dispuesto a pasar por lo mismo). La verdad es que para un guión a mi gusto tan pobre, para mí tiene mérito lo que Tim consiguió con Alicia. No hay que olvidar que todos estos directores tan personales, aunque no sean los creadores de los guiones, meten la mano en ellos.

    ResponderEliminar
  12. Vaya debate se ha montado, yo ya hice mi entrada en el blog sobre burton y por qué todo el mundo lo odiaba ahora, y defendiéndolo xD En general estoy muy de acuerdo contigo Bea, y con Josu Sein.

    A mí Charlie y la fábrica de chocolate me encanta. De pequeña me leí el libro, pero solo recuerdo que me gustó mucho. Y la peli..visualmente, para variar, una pasada, entras en otro mundo. A mí me hace soñar un poco. Me hace sentirme una niña pequeña, odiar a los niños de papá que no saben tener ilusión, alegrarme de sus desgracias, y pensar en lo bonito que sería que, siendo niño y no teniendo apenas nada, tuvieras la suerte de visitar un lugar así, y encima quedarte con él. Vamos, me encantaría que me pasara ahora, siendo niño, que te pase algo así, tiene que ser la rehostia.
    Y el humor de Willy Wonka me encanta. Nunca olvidaré cuando el niño gordo le dice: me encanta el chocolate. Y él contesta: salta a la vista.Muy fan.

    ResponderEliminar
  13. Hombre, Josu Sein, sí llevas años escuchándolo a lo mejor es por algo, xD. Pero, en serio, a mi me da igual que sea Tim Burton o Perico de los Palotes, hay que valorar siempre la obra independientemente del artista. Es posible que si ahora, con lo que sé ahora de cine, viese Sleepy Hollow, pues a lo mejor me decepcionaría, pero en 1999, con lo que sabía yo en 1999, pues me hizo gracia y me gustó más que posteriores películas suyas.

    Estoy de acuerdo que poder llegar a muchas personas no es algo negativo, todo lo contrario. Aunque me sorprende lo que comentas de David Lynch, ya que tenía entendido que fueron El hombre elefante y la posterior Tercipelo Azul las que lo pusieron en el mapa. Dune fue un proyecto gafado desde el principio y no es que fuera un gran éxito precisamente, aunque me hubiera gustado ver la versión que Jodorowsky estuvo preparando durante un tiempo.

    Insistes lo de que se critica algo por ser de encargo y yo por lo menos no lo hago. David Fincher es uno de mis directores favoritos y Zodiac una de mis pelis favoritas y fue, como dices tu, "un encargo". Ridley Scott también trabaja "por encargo" y así hizo Blade Runner y Alien. Es lo habitual con directores que no son guionistas: o buscan proyectos o se los dan. No creo que eso sea algo criticable, es normal. Creo que si alguien critica una película "por ser de encargo" o es un esnob o no sabe como funciona el mundo del cine. Si ves mi blog, verás que a mi estas cosas me dan exactamente igual.

    Por último, Selick hizo algo más que decir acción/corten en Pesadilla antes de Navidad (por lo menos juzgando los comentarios y entrevistas que aparecen en la edición especial). Sólo hay que ver la superior Coraline para darse cuenta que Selick tiene bastante talento y no es sólo un mandado de Burton.

    ResponderEliminar
  14. Terciopelo azul existe porque Dino De Laurentiis fichó a Lynch tanto para Dune como para un segundo proyecto en el que Lynch puso como condición haría lo que le saliera de la uretra.

    Si crees que Coraline, que creo que le hace muy flaco favor a la novela de Neil Gaiman, es superior a Pesadilla no hace falta que sigamos hablando. No nos entenderemos. XD

    ResponderEliminar
  15. A mí Coraline me pareció un "hola, quiero ser Tim Burton pero esto es todo lo que he sabido hacer, jeje".

    ResponderEliminar
  16. ¿Habéis leído a Edward Gorey o Charles Addams? ¿Habéis visto films de la Hammer de los 60 o ci fi de los 50 o películas del período del expresionismo alemán? ¿Habéis seguido los trabajos del diseñador Rick Heinrichs en el cine (casualmente, en ocasiones a las órdenes de Burton)? Porque si lo habéis hecho y todavía pensáis que Tim Burton es original, ya no sé que decir. La estética que denomináis "burtoniana" ni la inventó él ni es el único que la practica, es como decir que Clint Eastwood ha copiado a Sergio Leone porque Clint ha hecho películas del oeste después de que Leone dirigiera unas cuantas. O como decir que Leone inventó el western. Porque, si pensáis así, yo también podría decir que Burton ha copiado el look de sus películas de la serie de cómics The Sandman, especialmente cuando lo dibujaba Sam Kieth, cuando no es así (de hecho, Burton ha comentado en alguna entrevista que él no lee cómics).

    Creo que el problema que tengo con Burton es que se preocupa principalmente por la estética, por el continente y no tanto por el contenido. Y cuando la estética no es original ni innovadora, queda muy poco para aprovechar que ya no se haya hecho antes y mejor. Sin ánimo de molestar, pero si lo que hace Burton os parece original, tal vez deberíais ver más películas. Coraline, por lo menos, tiene algo más interesante que el simple ejercicio estético.

    Por otro lado, Robot Chicken me parece una de las mejores series humorísticas que se han hecho nunca, así que ¿qué puedo saber yo de nada?

    ResponderEliminar
  17. Sobre las primeras preguntas, sí a todo. No existe nadie que no sea heredero de algo anterior, y eso no lo hace menos original. Y ya que has mencionado Sandman, a mí me sigue sorprendiendo que defiendas Coraline cuando además de no aportar nada jode la novela de Gaiman, que es el guionista de Sandman. Dave McKean no es el ilustrador de Sandman pero sí de muchas otras novelas gráficas de Neil Gaiman. Tienen una peli juntos para los que no la hayan visto, "MirrorMask" (La máscara de cristal), que es la hostia. ¿Qué tiene que ver con Burton? Pues nada de nada. Se están mezclando cosas que no tienen nada que ver. Pero vamos, que tampoco hace falta tanta polémica. XD

    ResponderEliminar
  18. Eso es como decir que el estilo de Garcilaso de la Vega no es reconocible porque solamente copiaba a los clásicos. Que esté claramente inspirado por la historia de un arte no quiere decir que no tenga su sello.

    ResponderEliminar
  19. Pero es que hay una diferencia entre estar inspirado por algo y copiarlo. Todos los artistas tienen influencias de otros artistas, todos cogen elementos de cosas que se han hecho antes. Lo que diferencia a los originales de los que no lo son es lo que hacen con esas influencias. Dario Argento estuvo influenciado por Mario Bava, pero cuando ves una peli de Argento ves la personalidad de Argento, no puedes señalar con el dedo y decir eso lo ha sacado de aquí o de allí. John Carpenter igual, se nota que bebe de directores clásicos pero tiene un estilo propio de situar la cámara y llenar el plano que lo hace inmediatamente reconocible cuando ves una película. Brian De Palma, un tipo que ha hecho carrera plagiando descaradamente, lo hace también de una forma que resulta, irónicamente, propia y exclusiva de él, donde se nota su personalidad. Sam Raimi es otro que se ve que ha comido mucho cine, pero tiene también un estilo personal y reconocible de mostrar sus gustos. Pero cuando veo algo de Tim Burton no veo personalidad, veo un batiburrillo de cosas de aquí y allá y el trabajo de los varios artistas y diseñadores que trabajan en la película. Como director (más allá de la estética) resulta bastante plano y poco imaginativo. La manera en que organiza los planos y las secuencias es bastante rutinaria. Así como tampoco destaca con las escenas de acción (sólo hay que ver las pelis de Batman). Su último filme, por ejemplo, visualmente es muy destacable, todos los escenarios y los diseños de los personajes son fantásticos. Pero el argumento es plano, tópico, predecible. Tengo todas las películas de Burton (sí, incluso la Gran Aventura de Pee Wee Herman), porque me gustan, pero desde luego no me parecen originales, ni interesantes o que tengan algo más allá de un simple hallazgo estético. Y para mí, personalmente, una película ha de tener algo más que una simple estética. Ha de tener algo que me estimule el cerebro, el corazón o ambos. Y no lo encuentro en Burton. Una estética que me emocione la encuentro en la poesía visual de Valerie and Her Week of Wonders, o el terror surrealista de Hausu de Nobuhiko Ohbayasi, el homenaje al giallo Amer, o incluso el anarquismo salvaje de Forbidden Zone, por mencionar una serie de films que destacan por su poderío visual. No me pasa con Burton, lo siento.

    ResponderEliminar
  20. Para mí las películas de Burton sí que tienen algo más que lo estético, tienen alma, cosa que no encuentro en otras muchas películas que son consideradas lo mejor de la historia del cine, y eso para mí es lo que las hace tan especiales. Prácticamente la mayoría de películas de Tim Burton han llegado a conmoverme, han llegado a comunicarse conmigo, que eso, al fin y al cabo, es el fin último del arte, y a mí, con eso, me basta.

    ResponderEliminar
  21. El guión de Alicia, que creo que te refieres a ella, se lo enviaron los de Disney. Con semejante mierda de guión, creo que hizo un trabajo más que decente. En el resto de la mayoría de sus pelis, sí hay una impronta personal, independientemente de que te guste o no el tipo de planos y demás. Eso tampoco lo es todo. A Bea y a mí, aunque diferimos con otros directores, Burton sí nos estimula tanto el cerebro como el corazón.

    P.D.: Hay pelis de Dario Argento que me flipan, por ejemplo "Suspiria", pero su filmografía en conjunto me parece un horror a pesar de lo mítico que es y "La terza madre", por ejemplo, me parece un bodrio que no vale ni para limpiarse el culo. Eso sí que es un pedazo de topicazo, no Burton.

    ResponderEliminar
  22. Cada vez se hace más evidente que la genialidad de un director no depende de cualidades artísticas objetivas, sino de perspectivas completamente subjetivas. Igual que la belleza está en el ojo del que mira, igual lo está la capacidad de emocionar, creo. No sé que factor en mi experiencia vital/cultural provoca que una peli de Burton no me emocione y lo haga (por poner un ejemplo cualquiera) Hedwig and the angry inch. O que factor en la vuestra provoca que sí lo haga. Tampoco creo que lo averigüe nunca, pero sí me pregunto en qué momento exactamente se produjo el cambio que nos hace diferir aquí pero coincidir allá.

    ResponderEliminar
  23. La heterogeneidad y la heterodoxia son buenas, Raül. :-)

    ResponderEliminar
  24. Lo siento mucho, pero como fan de la película antigua esta me pareció, como todas las re-adaptaciones que ha hecho Tim Burton, vomitiva. Y conste que me encanta Tim Burton, pero no ha hecho remake que no se 150% ofensivo a la obra original.

    ResponderEliminar
  25. Y no sólo ofensivo a la obra original, también peor que en ella en todos los sentidos. Lo único mejor en esta peli son los efectos especiales y ni eso, cuando hacen 3d son 3d de risa, de las que había hace 15 años.
    ¡Diox, qué rabiaca me da esta peli!

    ResponderEliminar
  26. Pues a mí la antigua me gustó mucho menos, el personaje de Willy Wonka me pareció muy soso...

    ResponderEliminar
  27. Esta junto a Beetlejuice es de mis películas favoritas de Burton, tuve la oportunidad ver además frankenweenie en hbo online y está hermosa, sin duda este director no defrauda.

    ResponderEliminar
  28. Charlie y la fábrica de chocolate es una excelente película, muy divertida, emocionante y llena de cosas buenas, Willy Wonka es mi personaje favorito y Johnny Depp le da mucha vitalidad; la historia es conmovedora tiene efectos espectaculares que logran que en ningún momento te separes; muy recomendable para toda la famlia.

    ResponderEliminar