6 sept. 2011

La Piel Que Habito

¡Años! Llevaba yo preparándome para el estreno de la última película de Almodóvar. Soy una gran admiradora del trabajo del famoso director manchego, y después del chasco que me llevé con su anterior película, Los Abrazos Rotos, necesitaba saber cuanto antes, con su próximo trabajo, si realmente Almodóvar había emprendido un camino artístico que a mí ya no me llegaba tanto o si esa película solo había sido una excepción.

Tantas eran las ganas que tenía de conocer más sobre la nueva historia que había cautivado a Almodóvar que hasta me compré (y me leí) la novela en la que se inspira, La Tarántula, de Tierry Jonquet, novela que os recomiendo nuevamente y que ya recomendé en su momento en mi blog personal.

No obstante, sabía, por entrevistas que había leído, que la adaptación que Almodóvar había hecho de esa novela era muy personal, y cuando él dice personal, es que realmente es algo que podríamos denominar nuevo, o distinto. Por eso quise también llevar a cabo mi acostumbrado ritual de no leer nada acerca de la película antes de ir a verla para poder llegar a la sala de cine lo más virgen posible y así dejarme sorprender por lo que iba a ver.

Los primeros minutos de la cinta ya dejaron claro que, tal y como imaginaba, no había ido a ver al cine La Tarántula, sino La Piel Que Habito, cosa que me gustó. Enseguida se podían reconocer las habituales características del Almodóvar que más me gusta, aunque también era capaz de identificar los personajes y la historia con lo que había leído.

Como ya se ha dicho mil veces, el director se arriesga muchísimo en su nueva propuesta. No solo argumentalmente, que quizás es lo más significativo, sino también en otra serie de aspectos, como, por ejemplo, en la elección del género. Aunque se califica a esta película como thriller, y realmente lo es, Almódovar es el rey del drama y aquí también es capaz de hacernos empatizar con el sufrimiento de los personajes protagonsitas. Realmente es esta una historia compleja e incluso difícil de entender, pero la buena mano, tanto al guión como a la cámara, de Almodóvar nos lleva por la historia permitiéndonos descubrirla poco a poco, sorprendiéndonos y horrorizándonos a partes iguales. Pero lo mejor, sin duda alguna, son los toques de comedia. Decir Almodóvar es decir "riámonos de las desgracias, tomémonos la vida con buen humor" y afortunadamente esta película tiene ciertos toques del humor más característico de Almodóvar que aunque pueden llegar a chocar, realmente le ponen la guinda a este pastel cinematográfico.

En cuanto al reparto, miedo me daba el hecho de que fuera Banderas quien volviera esta vez a las manos del director manchego. La verdad es que aunque en Átame me encantó, Antonio Banderas es un actor que nunca me había acabado de gustar del todo, y pensaba que, aunque físicamente pegaba perfectamente con el personaje que yo había conocido en la novela, quizás a nivel interpretativo no iba a estar a la altura. Pero me equivoqué. Sin duda alguna en esta película destaca el reparto masculino sobre el femenino, y aunque la fama la tienen las chicas Almodóvar, esta vez son los chicos los que levantan pasiones. Además de Banderas me gustaría mencionar al joven Jan Cornet, que me ha encantado, y, por supuesto, a Elena Anaya, una actriz más que consagrada que demuestra nuevamente en esta película lo que vale. Casi la que menos me ha gustado ha sido Marisa Paredes. La he visto demasiado artificial, demasiado sobreactuada, demasiado dramática.

A mí me ha encantado la película. Ahora mismo no estoy en condiciones de ponerla a la altura o compararla con sus anteriores obras, aunque al menos sí puedo decir que me ha gustado muchísimo más que Los Abrazos Rotos. Le he dado un copón de película pero no me atrevo a recomendárosla, pues creo que es una película que no todo el mundo va a ser capaz de soportar.

8 comentarios:

  1. He aquí a Jan Cornet en cafedelasartes, en un corto de hace dos años: http://vimeo.com/4319423

    ResponderEliminar
  2. Me parecio malisima, y me gusto mucho su anterior pelicula!!

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo ganas de verla. El cine de este hombre no me suele llamar la atención, pero la premisa de esta película me parece más interesante.

    Por cierto Bea, si te ha gustado la película y la novela, échale un vistazo a la película de 1960 ojos sin rostro, basada en la misma película.
    http://www.filmaffinity.com/es/film368901.html

    ResponderEliminar
  4. ¿basada en la misma película? ¿qué película?

    ResponderEliminar
  5. uy, error mio. basada en la misma novela, quiero decir.

    ResponderEliminar
  6. Dr. Gonzo: "Tarántula" es de 2003, de modo que me temo que "Los ojos sin rostro" no tiene nada que ver con ella, pues fue dirigida 40 y pico años antes... aparte de que el argumento tampoco tiene demasiado que ver más que en detalles superficiales. Lo de los detalles cómicos en "La piel que habito" es un tema peliagudo, porque yo algunas risas del público las veía justificadas por las intenciones de la peli, pero otras me parecían ya sacadas de la manga y la gente se reía hasta con una mujer violada que muerde a su atacante (manda huevos el humor de la gente...). Por cierto, estoy contigo en el tema Marisa Paredes: hubo algo en ella que no me cuajó... aunque la escena en la que desvela a Vera ese hecho del pasado, con la cara de espanto que pone, me parece que ayuda mucho a trasmitir el horror de ese recuerdo.

    ResponderEliminar
  7. Peliculón!! Me ha encantado!! Fui aterrorizado al cine y me quedé alucinado con una historia genial y bien contada y con unos actores que me han dejado boquiabierto. Siempre he sido fan de Jan Cornet y aquí no me ha gustado tanto pero es que... está al lado de un Antonio Banderas impresionante!! Coincido contigo: copón de película!

    ResponderEliminar