28 sept. 2011

La deuda

Con motivo de la fiesta del cine, una cosa que es poner las películas a 2€ cosa que me parece fenomenal, llevé a mi madre a ver La Deuda porque me había dicho que la quería ver. Extrañada yo, porque mi madre no es de ese tipo de películas, la llevé y luego a la que le gustó fue a mí, porque ella declaró "me ha parecido muy simplona".

Pues a mí no, mamá, que siempre tenemos que estar llevándonos la contraria. A mí me ha parecido una historia... pues sí, puede que previsible en sentido horizontal, pero verdaderamente profunda e impactante en la manera de jugar con sus personajes. Esto, supongo, se explica por venir la película de una novela, en la que, sin haber yo leído nada, seguramente los personajes estén tratados y descritos más desde el punto de vista psicológico que del físico.

Yo enseguida entré en el juego de la película y quedé enamorada de los tres protagonistas. La película narra el rapto de uno de los médicos nazis que experimentó con personas acabando con la vida de más de mil judíos por parte de tres jóvenes espías del Mossad. Estos tres espías, una mujer joven y delicada aunque muy hábil y válida en su terreno, un hombre cerrado y callado obsesionado con hacer justicia y otro tercero mucho más experimentado, "de vuelta de todo", más calculador, deberán dar caza al cirujano de Birkenau para que sea juzgado en Israel por los crímenes que cometió en la segunda Guerra Mundial. El actor que da vida a este cirujano tampoco se queda a la zaga del reparto haciendo una magnífica interpretación de un escalofriante nazi "retirado" que consigue poner la piel de gallina.


Fuera de eso, si los personajes principales de esta película no consiguen engancharte, comprendo que la historia no lo haga, pues, como bien decía mi madre, además de simplona es bastante previsible. Aunque a su favor he de decir que este no es un thriller convencional. De hecho, hay pocos disparos y poca acción, como sería de esperar en una película de este tipo, centrándose más la intriga en los sentimientos de los personajes principales, que tienen todos una deuda con la verdad.

Aunque las estrellas del reparto sean los actores que dan vida a los personajes viejunos, yo realmente me quedo con los que dan vida a los jóvenes, y voy incluso a decir que cuando me vi a Sam Worthington, protagonista de Avatar, en la peli metido, me dije "oh dios mío, qué mierdaca" y luego resultó que el chico hace, como el resto de actores, un papelazo.

Una película interesante, correcta en todo aunque creo que le falta una chispa de dramatismo que llega a conseguir en algunas escenas (me impactó mucho aquella en la que el joven espía toca el piano para el cirujano) pero que en otras olvida por completo haciendo incluso pesado el ritmo de la película. Yo le doy un copón de película porque realmente me ha parecido una buena película, aunque no creo que sea una peli para recordar.

2 comentarios:

  1. Correcta, como dices. Interesante y prometedora en sus inicios, aunque después, en mi impresión, no acabe de alzar el vuelo. Se ve con agrado, pero no emociona.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pues no se ni cual es, asi que a catarla.

    ResponderEliminar