31 ene. 2014

Movie 43

Se me metió a mí entre ceja y ceja que esta película me iba a gustar, y aunque la acompañan un montón de críticas negativas, yo seguía sintiendo curiosidad, así que quise satisfacerla en una de estas noches que tanto cuesta dormir y bueno, evidentemente no es la comedia definitiva, pero Movie 43 me ha resultado bastante divertida.

Movie 43 es una película de sketches protagonizados por grandes estrellas de cine tales como Naomi Watts, Hugh Jackman, Kristen Bell, Halle Berry, Chloë Grace Moretz, Kate Winslet, Gerard Butler, Emma Stone... el hilo conductor de la película son tres adolescentes intentando buscar un vídeo prohibido en Internet, y, sin duda alguna, esta es la peor parte de la película. Tal vez si hubieran soltado los sketches sin ningún tipo de conexión hubiera resultado menos bochornosa, pues todo lo referente a los tres jovencitos frente a la pantalla del ordenador es bastante regulero.


Sin embargo los sketches tienen un toque de amor absurdo muy bien conseguido y eso hace que la película fluya de manera muy divertida e interesante. El "sello americano" le viene impuesto por la graaaan cantidad de chistes relacionados con caca culo pedo y pis. Ah, y tetas. Y bueno, también cojones. Hugh Jackman protagoniza un hilarante sketch junto a Kate Winslet en el que toda la gracia se centra en que Hugh tiene sus testículos... demasiado expuestos. ¿Soez? Puede, pero también gracioso.

Evidentemente, hay algunos sketches (mucho) más graciosos que otros, pero en general la película logra tener equilibrio. Sin duda alguna, mi favorito fue el de los niños que viven dentro de nuestras máquinas. Aunque no puedo calificar esta película como una gran comedia, sí he de decir que el ojete de monico que se va a llevar no significa, en este caso, "no es, en absoluto, una película buena" sino más bien un "no está nada mal pero me la voy a tomar como mira estos tíos qué bien se lo pasan". 

29 ene. 2014

El heredero del diablo

Es lo que tiene cogerse una tarjeta de cine ilimitado, que a veces vas al cine solo por ir y te toca tragarte alguna mierda. En esta ocasión la mierda que me tragué fue El herededo del diablo, que probablemente no os suene porque en España no se estrena hasta dentro de unos meses, pero os pido desde ya que no le presentéis ninguna atención, porque es una película de mierda.

¡Qué hartita me tiene el género de terror de mierda! Como resulta que el terror es un género que mueve dinero, y también resulta que el público del terror de mierda no es nada exigente, pues ellos pagan sus dineros y salen encantados porque les han metido cuatro sustos mal dados, y los que sí disfrutamos con una buena película de terror nos tenemos que joder y tragarnos cacotas como esta que es que no valen ni para regalársela a Antena 3.


El recurso del que ha querido tirar esta mierda de película vuelve a ser el uso de la cámara en mano, que está muy bien para hacerle creer la espectador que los hechos se están viviendo en el momento y para darle más realismo. Pero claro, en esta película hay demasiadas cámaras como para que se pueda decir que lo han sabido hacer muy bien. Tampoco han sabido hacer nada bien un guión lento, aburrido y carente de interés, con cero por ciento de sorpresas y muuuuchas cosas raras. Pero no cosas raras de las que te esperarías en una película de terror, no, cosas raras de las de "qué mala es esta película, qué mierda de escenas y qué mal justificadas".

Total, que noventa minutos de mi vida que se me pasaron en una sala de cine viendo una película de la que no puedo sacar nada en bueno, ni siquiera una escena memorable o un susto tremendo. Nada. Esta película no vale para nada. Ojete de ballena, por supuesto. Y lo peor de todo es que la película termina como si esto fuera a convertirse en una saga y le fueran a seguir muchas mierdas más.


Película 7 del reto 2014

27 ene. 2014

El lobo de Wall Street

La película más esperada del año (del año 2013), al menos para mí, ha sido El lobo de Wall Street. Cuando vi el trailer hace muchos meses supe en dos segundos que quería ver esta película, caí en su red, y me quedé enganchada, y cuanto más veía el trailer más quería verla y más segura estaba de que iba a ser un peliculón.

No se podía esperar otra cosa, claro, de una película que va sobre un hombre que se hizo famoso porque sabía vender. Durante los últimos meses hemos sido bombardeados por esta película hasta haber desarrollado la necesidad de verla, y, al contrario que pasa con las hamburguesas del McDonalds, esta película sí te da lo que te anuncia, incluso me atrevería a decir que te da mucho más de lo que en un primer momento esperas.

Martin Scorsese es una de las personas que mejor ha entendido la ciudad de Nueva York, y eso se ha mostrado muchas veces a lo largo de toda su filmografía. Su cámara se ha paseado por muchos de los rincones más míticos de la city y nos ha contado maravillosamente algunas de las millones de historias que debe esconder esta famosa ciudad en su caparazón de luces y sueños. 


En El lobo de Wall Street, Scorsese hace un fiel retrato del mundo de la droga en un contexto completamente diferente al que podría vernirse a nuestra cabeza cuando pensamos en cocaína: Wall Street. Este pequeño rinconcito de la inmensa Mahanttan sigue siendo hoy en día un mundo completamente aparte de la realidad, y no se rige por las mismas reglas que el nuestro: aquí todo vale, y solo importa hacer dinero.

Jordan Belfort, que ya era una persona de carne y hueso antes de convertirse en un personaje ya inolvidable dentro del cine de Scorsese, llega a Wall Street impulsado por un sueño y grandes ambiciones, y aunque en un primer momento cree que ese submundo no se ajusta demasiado a su forma de ser y ver la vida, encuentra una mágica fórmula para ganar dinero que termina llevándole a fundar su propia empresa y a desarrollar su propio método para ganar sus propios millones de dólares.

Esta película funciona como una droga. Te engancha desde el primer momento, te ofrece un ritmo frenético, sensaciones increíbles y te permite soñar, hasta que todo el humo se desvanece y ante ti solo queda una realidad devastadora.

Y qué decir de la increíble interpretación de Leonardo DiCaprio. Scorsese ha hecho de este guaperas su actor fetiche y aquí lo hace brillar como yo diría que nunca ha brillado DiCaprio. Su interpretación es alucinante, intensísima y sobrecogedora, así que espero que su esfuerzo se vea recompensado. Otro que se luce en esta película es Jonah Hill. El gordito de Supersalidos ya se ha consolidado como un actor a tener en cuenta.

No me esperaba una película como esta cuando vi el trailer, pero he de decir que lo que he visto ha conseguido gustarme mucho más aún de lo que me esperaba. Un testimonio desgarrador y un buen ejemplo de cómo es la sociedad a la que se nos ha encaminado. Recopetín de película para la película del año: El lobo de Wall Strret.


Película 6 del reto 2014



*ANEXO (Solo para aquellos que ya hayan visto la película)

Ayer volví al cine para ver esta película por segunda vez, y me gustaría comentar que el segundo visionado se disfruta tanto o más que el primero. Ahora tengo más claro que el guión de esta película es brutal y algunas de las escenas de El lobo de Wall Street son verdaderas obras maestras. Creo que mi favorita es la del yate, cuando el agente del FBI va a visitar a Jordan por primera vez. Unos diálogos magníficos.

Sin embargo, he notado un par de cosas que, viniendo de alguien como Scorsese, me resultan bastante llamativas, y me gustaría compartirlas con quien haya visto ya la película para ver si han tenido la misma sensación que yo: ¿el montaje no es un poco... extraño? A veces se pueden notar minielipsis de corte a corte, y otras veces se pueden notar fallos de racord bastante cantosos, a destacar el de la limusina cuando la primera mujer de Jordan lo pilla con Naomi o los mágicos pantalones que le aparecen a Leo nada más terminar de hacer el amor con su mujer cuando ella le dice que esta será la última vez.

Pero estos solo son dos ejemplos de varios momentos en los que dije "espera, espera, ¿y esto?". Finalmente se me ocurrió pensar que podía ser parte de la misma estrategia que el director deja explicada desde el principio: somos espectadores de la mente y los recuerdos de Jordan, y la mente manipula los recuerdos a su antojo, y eso queda claro cuando en una de las primeras escenas de la película el porche de Jordan cambia milagrosamente de rojo a blanco. ¿Puede explicarse con esto el resto de la complicada narrativa de la película?

24 ene. 2014

Atraco a las tres

Con tanta emigración, tengo el cine español un poco apartado, pero da mucho gustico pegarse una tarde de cine patrio y disfrutar de alguno de los peliculones que lo componen. Atraco a las tres llevaba en mi lista de películas pendientes varios años y por fin me decidí a verla, creyendo que sería una película para pasar un rato divertido y encontrándome con una obra maestra del humor rodada en España.

Parece mentira que tanto destape y tanto Esteso y Pajares se hayan "cargado" (con lo defensora que es una del destape) a la comedia española en general, condenando a un montón de obras maestras a la "españolada". Y es que como Atraco a las tres no es más (ni menos) que una comedia pura y dura, quizás no tan recordada hoy en día como sí lo han sido otras de su momento, aún estando esta también a la altura.

Con un reparto de lujo, todo lo mejor del momento reunido en un solo escenario, en esta delirante comedia se dan cita José Luis López Vázquez, Cassen, Gracita Morales, Manuel Alexandre, Alfredo Landa, Agustín González... una generación de grandes actores que difícilmente se repetirá.


Que me gusta a mí un buen costumbrismo español, y este es un cuadro muy fidedigno de la sociedad de los primeros años sesenta, que empezaba a dejar atrás una dura posguerra y quería mirar al futuro con esperanza... y con dinero. 

En Atraco a las tres, Galindo, interpretado por José Luiz López Vázquez, decide que ha llegado el momento de llevar a cabo el plan que tantos años él se había guardado: robar, junto con sus compañeros, el banco en el que trabaja. Aunque al principio sus compañeros de trabajo lo toman por loco, la sola idea de una televisión en casa o unas vacaciones en la playa hace que finalmente todos juntos decidan llevar ese plan a cabo.

Pero no solo de excelentes actores y actuaciones vive Atraco a las tres. Detrás de ella se esconde un guión perfectamente atinado, que dibuja a unos personajes realistas y divertidos y que los conduce de situación descabellada en situación descabellada, impidiéndote no poderte contener, de vez en cuando, una buena carcajada.

Por todo eso y mucho más, Atraco a las tres es un copón de película de manual. Una joyita de nuestro cine que, cuarenta años después, sigue más fresca que una lechuga recién cortada. 

22 ene. 2014

12 años de esclavitud

Os voy a ser completamente sincera: fui a ver al cine esta película en VO y no me enteré de la mitad de los diálogos. Entre el acento del sur y el acento negro, he de reconocer que me costó bastante seguir algunas escenas y que quizás eso tenga que ver con que la sensación que yo me llevase al salir del cine después de ver "la película del año" fuera de: pues mala no es, ahora, a mí impresionante tampoco me ha parecido. Supongo que mi opinión no valdrá demasiado hasta que no vuelva a verla con subtítulos y me entere bien. 

Esta película nos cuenta la historia real de Solomon Northup, un negro libre que vivía felizmente en el estado de Nueva York con su mujer y sus hijos y se ganaba su sueldo muy dignamente como músico, pero un día es raptado y vendido como esclavo y llevado al sur de los Estados Unidos a trabajar para varios amos o patrones o como se diga la persona que compra esclavos.

Otra cosa que quizás haya influido en que saliera por la puerta del cine como si nada, sin asomo siquiera de esa sensación de "qué peliculón he visto", es que a mí ciertas cosas que a otros espectadores suelen afectar muchísimo e influir en su experiencia con esta película, como las escenas de tortura a los esclavos, me son bastante indiferentes y no me llegan a conmover por sí solas. A mí no se me compra con latigazos. Los negros sufrieron, sí. Pero no nos regodeemos en ello.


No obstante, 12 años de esclavitud tampoco es que se regodee en el sufrimiento físico de este hombre, lo cual es un punto a su favor y es lo que ha hecho que, al final, yo no odie esta película. Es un viaje emocional tremendo del protagonista, y lo que más me ha gustado es poder verlo a través de su mirada.

Chiwetel Ejiofor es un actor que siempre me ha caído en gracia, aunque realmente pienso que su actuación en esta película tampoco es de recordar históricamente. Creo que lo que hace grande al personaje de Solomon es, primero, el hecho de que existiera de verdad, eso ya le da una gran carga que no podemos no tener en cuenta, y segundo, lo bien escrito que está para esta película. Pero la interpretación de este señor de nombre tan raro que yo no sé ni cómo se pronuncia no es que le haya dado a Solomon el toque que necesitaba, ha sido más bien al revés. 

En mi modesta opinión, creo que el gran público tiene un gran (también) problema con ciertos temas que gustan mucho en el cine porque fueron sucesos históricos vergonzosos. Bien por morbo, bien por pena, bien por lo que fuera, a la gente le gusta una tortura a un judío, una paliza a un esclavo o un muerto de hambre en la India. No quiero decir que le guste de "jajajajaja mira, mira, cómo se muere de hambre", sino que le gusta de que no son capaces de separar la historia de la obra artística, y se crea una especie de regla por todos aceptada de "si me emociona contándome cuántos judíos murieron en un solo día, entonces es un peliculón". 

Pues no. Yo esa regla no. Para mí la regla es "si es una buena película, entonces es una buena película, sea de gente recogiendo algodón o de gente enamorándose en un café francés". Y no puedo decir que esta película sea una mala película: interpretaciones correctas, algunas conmovedoras (para mí, las mejores son la de Lupita Nyong’o y la de Fassbender), una dirección muy discreta aunque a veces sorprendente, una banda sonora muy bien puesta, fotografía, dirección artística, todo bien, pero en el fondo, nada del otro mundo. Para mí 12 años de esclavitud, más que la gran película, ha sido la gran campaña de marketing del 2013, por eso se queda en un ojete de monico


Película 5 del reto 2014

19 ene. 2014

Caminando entre dinosaurios

En Londres estoy cuidando al típico niño que está loco por los dinosaurios y se sabe los nombres de todos y cada uno de aquellos bicharracos que poblaron esta, nuestra Tierra. El pobrecico llevaba pidiendo ver esta película varias semanas y sus padres pasaban total, y yo, que soy muy buena gente, me ofrecí a llevarlo al cine, aún a sabiendas de que la peli me iba a gustar lo mismo que un puñetazo en el cuello.

Yo ya salí de casa sabiendo que íbamos a ver una película regulera, pero no me podía imaginar hasta qué punto Caminando entre dinosaurios era mala, pero mala, mala. Una cosa es que a mí los dinosaurios no me interesen una mierda, pero qué te digo yo, a mí En busca del Valle Encantado no me parece una mala película. 


La peli arranca con un adolescente pesado al que su tío se está llevando, junto con su hermana pequeña, a Alaska a una excavación arqueológica. El chico pasa total de los dinosaurios (NORMAL) y de estar en medio del monte pero se le aparece un pájaro dispuesto a contarle la historia del fósil que le acaba de regalar su tío, un diente de noséquébichosaurio. 

Y el pájaro, que se debe de comunicar con nosotros por telepatía porque no creáis que está animado para mover la boca mientras habla, pues nos lleva al pasado para conocer la historia de un dinosaurio que se llama Patch y que es un poco mierdas, así como el débil de la manada dinosauria.

Los efectos especiales son muy guays, y la verdad es que vista a los ojos de un niño quizá pueda tener su gracia, sobre todo si eres un niño fan total de los dinosaurios, pero ya con ojos de persona con pelos en los huevos esta película es una santa mierda. Ojete de dromedario total, por no decir ojete de Tarbosaurus.


Película 4 del reto 2014

16 ene. 2014

South Park: La pasión de los judíos

Una cosa que me encanta a mí decir en esta vida es "La Pasión de Mel Gibson es una película muuuuuuuuy fuerte pero vosotros estáis cegados por la luz de Dios y no os dais cuenta de que de bonito o reivindicativo no tiene nada, lo que tiene es más sangre que un matadero y unas escenas que dan un asco terrible y que demuestran que hay que estar muy loco de la cabeza para rodar eso sin vomitarse encima".

Y es que yo, que era bastante amante del gore en mis años mozos, he aguantado con mucha más entereza películas como Tu madre se ha comido a mi perro o Bad Taste pero me vi obligada a parar esta película cuando la vi por segunda vez. (La primera la vi en el cine y no había pause).


Sin embargo, La Pasión se pasó de moda muy rápidamente y hoy en día una película que no da mucho que hablar. Así que el debate de "sí es buena o no es buena" ya está más que enterrado (y no resucitado), pero yo no pierdo una oportunidad para poder decirle al mundo que "a mí me da igual si es buena y mala, lo que es, es una asquerosidad. Estoy segura de que la Virgen María no lloraba en esa película por ver sufrir a su hijo Jesús. Lloraba por los pobrecitos que tuvieran que limpiar el estudio luego".

Por eso me ha encantado saber que, el día que se estreno esta peli en Estados Unidos, South Park sacaba capítulo nuevo en formato DVD con una parodia (muy interesante) sobre la película de Mel, en la que Kyle, el judío, queda traumatizado después de ver esta película y se siente culpable por lo que los judíos le hicieron a Jesús.

Me ha parecido una parodia muy inteligente y muy acertada, por eso le he querido dedicar un artículo en mi blog, aunque sea a agua muy pasada ya. Si habéis visto la película y recordáis lo que os hizo sentir, no dejéis de ver este copón de capítulo especial de la serie South Park.

14 ene. 2014

American Hustle

¿De dónde ha salido David O. Russell, de dónde, que me lo digan? Mi primer acercamiento al cine de este señor fue hace exactamente un año, cuando fui a ver al cine El lado bueno de las cosas, película que me dejó maravillada, impresionada, emocionada, y un montón de participios adjetivados más, y ahora he vuelto para ver American Hustle, su nueva película ¡y mancantao también!

American Hustle era una película que ya prometía muchísimo desde su cartel: vaya cuatro actorazos, amigos míos. Para empezar, Christian Bale, uno de mis actores favoritísimos, que es un señor fenomenal, que no sabe trabajar mal, que me tiene loca y que es guapísimo hasta de gordo y calvo. Después, la pareja protagonista de El lado bueno... que repite con este director: Bradley Cooper, actor al que no me tomaba demasiado en serio después de la trilogía de Resacón en Las Vegas pero que ahora respeto, y Jennifer Lawrence, actriz que no me termina de hacer gracia pero que divierte bastante porque sabe hacerse la loca muy bien y ya está. Ese es todo su mérito. Y por último, completa este extraño cuarteto otra actriz que suelo tener mucho en cuenta,  Amy Adams, que está suuuupeeeersexy en esta peli, además de estupenda, claro.

American Hustle no es sino otra gran estafa americana. El sueño americano está muy ligado a hacer mucho dinero de la noche a la mañana y por eso tienden a magnificar a todos aquellos que lo consiguieron, además de que nunca dejan de entretenerse con películas e historias sobre gente que lo hizo. Esta vez el gran estafador es Irving Rosenfeld, un personaje que te cagas, que además parece estar basado en hechos reales, así que telita con el amigo, que un día conoce a Sydney Prosser, "la chica", y juntos comienzan un negocio con falsificaciones de arte y estafas a pobres hombres desesperados. 

¡Guapo!

Un día se les cruza en su camino un pobre hombre desesperado que les hace la trece catorce y mira tú por donde acaban detenidos y con el negocio echado a perder. Pero ya sabéis lo que pasa con el FBI, que cuando encuentran a un criminal muy listo, por muy criminal que sea, si es listo, se lo meten en su equipo sin ningún prejuicio, y así, los dos estafadores acaban trabajando para quien les detuvo intentando desenmascarar una urdida trama de corrupción y mafia en Nueva Jersey. 

Como ya os he comentado, las interpretaciones de los actores protagonistas son excelentes, y es que O. Russell es un director de actores de quitarse el sombrero, porque sabe sacar, sin duda, lo mejor de cada uno, pero a mí me da que lo mejor de esta película es su guión (que ya ha recibido alguna que otra nominación), ya que la trama está perfectamente afinada, con un buen ritmo y una sucesión de escenas que nunca dejan de sorprenderte, además de unos diálogos excelentes, cargados de ironía y humor. Mención especial también a la banda sonora. Todo temazos. 

A más de uno se la juegan en esta película, pero no a nosotros, los espectadores, que tenemos el placer de disfrutar de más de dos horas de peliculón tremendo. Para mí, merece la pena solo por ver a Chrsitian Bale volviendo a petarlo, pero para el resto de personas que no están locas por Bale, seguro que merece la pena por ser uno de los copones de película del 2013. 


Película 3 del reto 2014

12 ene. 2014

La boda de mi mejor amiga

Hace muchos, muchos años, concretamente dos, esta película llegaba a los cines y las buenas críticas no dejaban de lloverle. ¡Una nueva comedia renovada! ¡Lo nunca visto! ¡Jamás te esperarías algo así! ¡Las chicas tienen algo especial, las chicas son guerreras! Yo en aquel momento me quedé con el toque, pero mira, tal como pasó su momento pasaron mis ganas de verla, pero hace poco se cruzó en mi camino y me dije: "venga, que tengo ganas de reírme pero bien reída".

Reírme no me reí, ahora sentir vergüenza ajena... ¡¡toda la que quise!! No recuerdo cuándo fue la última vez que una película no solo no me gustaba, sino que me hacía retorcerme en mi sofá de la vergüenza tan grande que estaba pasando al verla. Menos mal que no la vi en el cine.

Lo que me gustaría averiguar primero es ¿qué coño tiene La boda de mi mejor amiga de nuevo? ¿que las protagonistas son chicas? ¿y que la gracia radica en que son las chicas las que se comportan como... ¡espera! HOMBRES? ¿Toda la gracia de esta comedia se basa en que vemos a bellas mujeres hacer lo que esperaríamos de un hombre? ¿Porque no nos cabe en la cabeza que una mujer pueda... tirarse un pedo? ¿Y por eso nos reímos? ¿Por que es mujer? ¿Y se está tirando un pedo? ¡¡¡¡Por favor!!!!


El punto fuerte de esta innovadora película consiste en que la protagonista es una mujer perdedora. Lo nunca visto antes. Una mujer que tiene sexo sin amor, que ha fracasado en su carrera profesional, que se siente frustrada y que, además, tiene la malísima suerte de que ha sido elegida dama de honor en la boda de su mejor amiga. Si ya el planteamiento es un coñazo que te quieres morir, el desarrollo no se queda atrás.

Un guión plano con unos personajes dibujados con dos únicas pinceladas sobre una historia de superación personal con mucha mierda y muy poca originalidad donde los problemas los resuelve el destino: como la vida misma. Estoy segura de que Chaplin estaría lamentándose de no poder levantarse de su tumba para poder ver esta película.

No he sido capaz de verle ni una cosa buena, y eso que estamos hablando de una película con nominaciones a los Oscars, lo cual demuestra que otros sí que le vieron un montón de virtudes. Supongo que yo tengo otro punto de vista, por eso le doy a esta bochornosa comedia un ojete de dromedario

9 ene. 2014

Plan en Las Vegas

Hay películas que con solo ver el trailer ya sabes que van a ser más bien reguleras pero es que tienen un reparto que las deseas con todas tus ganas simplemente por ver a algunos buenos actores pasar un rato juntos, y esta es la mejor descripción que se me ocurre para Plan en Las Vegas, una película en la que Morgan Freeman, Michael Douglas, Robert De Niro y Kevin Kline se van a Las Vegas y ya está, no necesitamos más. 


No obstante, algo más nos dan, pero ni es tan bueno ni se disfruta tanto como ver a cuatro actores geniales juntos y haciendo lo que mejor saben hacer: protagonizar una película. Y poco más voy a decir porque poca, poquita chicha tiene la peli: cuatro viejos amigos, sobre todo viejos, se reúnen en Las Vegas porque, al fin, el amigo soltero (Michael Douglas) se casa. Un poco de juerga, un poco de drama, un poco de "cualquier tiempo pasado fue mejor" un poco de "qué mayores somos, pero seguimos en pie" y una extraña historia de amor. 

¿Entretenida? Pues sí. Y divertida también, pero solo gracias al cuarteto protagonista. Por eso se queda con un ojete de monico. Es una película con un propósito muy claro, así que si simplemente crees que no estás en el target de este proyecto, ni te molestes en verlo, no te vas a encontrar nada nuevo ni que la haga merecer especialmente la pena, pero si te encantan estos tíos y te apetecen, pues póntela, porque larga no se te va a hacer. 

Película 2 del reto 2014.

8 ene. 2014

Y los nominados son...

Ayer, unos bastante patositos y algo sosos Quim Gutiérrez y Clara Lago nos desvelaban al resto de los mortales la lista de nominados a los próximos premios Goya. Como siempre, muy poquitas sorpresas. Para mí, la única fue que la película de Almodóvar, que si bien no es su mejor película, sí es bastante interesante y tiene un buen apartado técnico además de unas buenas interpretaciones, tuviera tan pocas nominaciones.

Pero Los Amantes Pasajeros no fue la única gran olvidada o menos valorada por los académicos, ya que se volvieron a dejar pasar títulos que, aunque no estuvieran firmados por un nombre conocido, sí merecían más reconocimiento. 


Aún así, para mí sí fue una sorpresa que La Gran Familia Española acaparase tantas nominaciones, no porque no las mereciera, puesto que si habéis leído el artículo que le dediqué sabréis que a mí sí me gustó, sino por ese "ahora sí te tenemos en cuenta, Sánchez Arévalo" tan repentino. Y es que Daniel ha dirigido otras películas anteriormente tan buenas o mejores que la de este año, pero los Goyas no se habían portado tan bien con él. De todas formas, los premios aún no están entregados, y todas esas nominaciones no le aseguran los Goya que pueda o no llevarse. 

Además de La Gran Familia Española, otras películas que han recaudado un buen número de nominaciones son Las Brujas de Zugarramurdi, con 10 nominaciones, Caníbal, con 8 nominaciones, Vivir es fácil con los ojos cerrados y 15 años y un día con siete cada una y La Herida con 6.


Mi categoría favorita este año es la de Mejor Actor Protagonista, en la que se han juntado cuatro figuras de la interpretación, tales como Tito Valverde, Antonio de la Torre, Eduard Fernández y Javier Cámara. Mi corazón está con Antonio de la Torre y Javier Cámara a partes iguales, ya veremos quién se lleva el Goya a su cuarto de baño finalmente.

Y ahora lo que nos toca a nosotros es ponernos al día con la lista de películas y ver todas aquellas que no habríamos visto de no ser porque les han caído alguna que otra nominación, y esperar al 9 de febrero para acudir al repetitivo y probablemente no demasiado divertido pasar de estrellas por la alfombra verde y posterior gala. 

6 ene. 2014

The Rutles: All you need is cash

Me gustan Los Beatles. Me gustan los Monty Python. ¿Por qué no había visto yo todavía Los Rutles? Pues vaya usted a saber. Aunque sabía de su existencia, he hecho esperar a esta película no tan conocida hasta el último día del 2013 para ser, por fin, vista por estos ojos que Dios me dio.

Si después de haber leído el título de la película y el anterior párrafo no te has sentido llamado a ver esta película, yo te recomendaría que dejaras de leer sobre ella aquí mismo, pero, si, al contrario, has empezado a dar saltos de alegría y a gritar "Gracias a Dios, esta película existe", entonces siéntate, lee y luego hazte con una copia de esta genial parodia de la trayectoria de los Beatles, ideada por Eric Idle, y salida del famoso programa de humor Saturday Night Live. 

Después de que un pequeño sketch sobre Los Rutles sufriera un inimaginado éxito, Eric Idle decidió que podría convertir esa idea en un documental escrito, dirigido e iterpretado por él mismo, en el que rendir homenaje a la famosísima banda inglesa además de crear una parodia deliciosa que no debería perderse ningún fan. 

De la mano de un reportero dicharachero y bastante peculiar al que da vida el propio Idle, asistimos a un reportaje sobre la trayectoria cronológica de la famosa banda de Liverpool, The Rutles, que revolucionaron el mundo de la música a principios de los años 60 y se hicieron famosos por sus cortes de pelo y sus pantalones estrechos.


Son muy numerosas las caras famosas que hacen su aparición en este falso documental, muchas de ellas consagradas estrellas del humor salidas también de Saturday Night Live como John Belushi y Dan Aykroyd, aunque también se dejará ver por aquí hasta el mismísimo George Harrison, quien compartía una gran amistad con los miembros del grupo cómico Monty Python y, como suele ser habitual en él, procura estar bien disfrazado para que te vuelvas loca buscándolo en las diferentes escenas de la película.

También otras grandes figuras del mundo de la música, como Mick Jagger, dejan su testimonio en este divertido documental, hablando de hasta qué punto Los Rutles influyeron en su trayectoria artística. No obstante, aunque siempre es agradable reconocer alguna cara conocida en este tipo de películas, lo mejor que tiene All you need is cash son sus momentos de "copio absolutamente el estilo de Los Beatles en tal canción, en tal videoclip o en tal momento de su vida, lo hago genial y eso te saca una sonrisa porque te estás dando cuenta del paralelismo". Mi momento favorito, por supuesto, fue la explicación de la teoría conspiranoica que quiere demostrar que uno de los Rutles murió pero fue sustituido rápidamente por otro y se pueden encontrar evidencias de esto tanto en fragmentos de canciones como en simbolismos de sus portadas de discos. 

Si conoces un poco a Los Beatles o te ríes un poco con los Monty Python, no puedes dejar pasar esta locura maravillosa. Copón de película para los chicos de Liverpool y para los chicos de La vida de Brian. Ah, y la buena noticia es que, más de veinte años después, se grabó una secuela: The Rutles 2: Can't buy me lunch. 

4 ene. 2014

Paranormal Activity: los señalados

Cuando yo le cojo manía a una película de terror, le cojo manía para siempre y es muy difícil que se la quite, porque el terror es uno de los géneros con los que más disfruto en el cine y cuando me toman por imbécil al ir a ver una película de miedo me sienta fatal y me enfado para siempre. Por ejemplo, cuando fui a ver la tercera parte de Saw me sentí menospreciada como espectador por los continuadores de esa saga, y fue exactamente lo mismo que me pasó con Paranormal Activity.

Sin embargo, había oído alguna que otra buena crítica por ahí suelta sobre esta película, y críticos que decían que no era otra vez lo mismo sino algo parecido, y quise darle una oportunidad a esta nueva película de la factoría de lo paranormal grabado en casa y mira, que sí, que ha colado.

Para seguir viviendo del cuento, del cuento de "había fantasmas en mi casa y mira cómo lo he grabado con mi cámara", esta vez han puesto como protagonistas a una familia de panchis, que ya sabéis que los panchis tienen mucho de paranormal, porque están rezando todo el rato y hacen brujerías. El protagonista es un jovencito que se acaba de graduar, quien, junto con sus amigos, empieza a notar que pasan cosas raras en su vecindario.


En esta última entrega de la saga no se han conformado con unas voces y unos movimientos de objetos no, aquí se han montado un mix paranormal que, la verdad, tan mal no les ha salido. Solo le falta a esta película los hombres lobo, porque de lo demás, lo que quieras: posesiones, ruidos, poderes, conexiones con el más allá, conexiones con otras dimensiones, santería, brujas, bichos, y, afortunadamente, no muchos sustos gratuitos. 

Que sustos hay, no os vayáis a pensar, que tanto no ha cambiado la saga, pero una cosa es el susto por el susto por salvar la película por el susto que te has llevado y otra cosa es el susto bien hecho y bien montado. 

Vamos, que les ha salido una película bastante ligerita, bastante entretenida, que no te da un respiro y que, al terminar, te deja con el cuerpo muy tenso. Así que le doy un ojete de monico, pero muy pequeñito, porque aunque no he sido capaz de ponerla entre los copones, porque tampoco es que sea lo nunca visto, me atrevo a decir que es la mejor de la saga.

Película 1 del reto 2014

3 ene. 2014

El crepúsculo de los dioses

Elegí como primera película del 2014 una película que llevaba años sabiendo que debía ver. Solo me quedaban por ver dos películas de la extensa (y exquisita) filmografía de Billy Wylder y esta era una de ellas, cosa que no era capaz de perdonarme, pero, para ser sincera, hacía un tiempo había empezado a verla y me resultó tan aburrida que a los quince minutos la quité, y aquello la dejó marcada, a la pobre película, para siempre. 

Parece mentira que una de las películas más aclamadas, recordadas y valoradas del mundo (occidental) tengan como protagonista a un guionista, que suele ser el eterno olvidado en una película. Quizás sea así porque el guionista no sale vencedor en esta historia, tal y como podemos ver al principio de la película. Si algo sorprende del comiendo de El crepúsculo de los dioses es su primera escena, en la que podemos ver a un hombre flotando muerto en una piscina, mientras una voz en off nos lo presenta, diciendo ser ese hombre muerto y declarándose dispuesto a contarnos cómo ha llegado hasta allí.


Con lo cual, ya sabemos que El Crepúsculo de los dioses es la historia de un guionista mediocre que acaba muerto en una piscina, lo que no nos esperábamos era a Norma Desmond, una antigua estrella de cine mudo que no resistió el gran cambio al cine sonoro pero que sigue empeñada en ser la estrella que fue. Sin ella pretenderlo, Norma se convierte en la estrella indiscutible de esta película, ya que es un personaje tremendamente escrito (y con una pluma muy afilada, además) que refleja, no solo las consecuencias que tuvo la introducción del sonido en el cine sino también el Hollywood de los últimos años cuarenta, tan sobrecargado, totalmente fuera de la realidad, viejo, poderoso, pero sobre todo, decadente.

Quizás porque me lo esperaba todo de una película como esta, y porque me espero todo siempre de Billy Wilder, me he llevado una pequeña decepción. No quiero decir que esta gran obra maestra del cine sea mala, quiero decir que yo no he sabido, o no he podido, apreciarla como al parecer se merece. Tal vez sea porque es la película más anómala de Billy Wilder como director, tal vez sea porque para mí, Wilder, como escritor, sea un genio de la comedia y esta obra, aún cómica, no deja de ser un buen drama. La cosa es que yo no he caído rendida a los pies de Norma y no puedo decir que sea la mejor película de todos los tiempos.

Por ahora, El crepúsculo de los dioses se queda con un copón de película. Pero tengo la esperanza de que seguiré aprendiendo sobre el cine clásico, sobre los entresijos del Hollywood de esta época, sobre el cine mudo... tanto como para que, dentro de cinco años, por ejemplo, pueda volver a sentarme a ver esta película y pueda decir, como decís vosotros "jodido Wilder, qué obra maestra". 

1 ene. 2014

Tres bodas de más

Arranca la décima temporada de OjeteFilms al mismo tiempo que arranca el 2014 (bueno, quizás unas horitas más tarde), un año que ha venido para mí con muchas ganas de cine y también con muchas ganas de OjeteFilms. Y qué mejor manera de estrenar nuevo año y nueva temporada de blog que con una película española, porque el cine español, queridos amigos, ¡es bueno! Y no me cansaré de decirlo mientras viva.

Y para muestra, un botón. Resulta que el estreno de Tres bodas de más me pilló recién mudada al extranjero y con el estrés que generan estas situaciones pues ni me enteré de lo que iba esta película ni le quise hacer mucho caso, la verdad. Pero gracias a  Billy Wilder tengo buenos amigos cinéfilos como una servidora que hablaron muy bien de ella en distintas redes sociales y al final consiguieron que me picara la curiosidad.

Total, que el día de Navidad me cogí a mi madre y le dije "Begoña, tenemos que ver esta película, que debe de ser de mucha risa". Y mira que es difícil sorprenderte cuando ya llevas las expectativas altas porque mucha gente a quien tú tienes en cuenta la ha puesto por las nubes, pero así de inesperada es Tres bodas de más, y sí, queridos lectores, consigue sorprenderte.


Voy a decir primero una única cosa en contra de esta película porque luego todas las que van a venir son buenas, y es que una empieza a cansarse ya del personaje femenino protagonista que es patético y que se encuentra perdida en la vida porque no tiene un hombre en quién apoyarse, pero concedámosle esa licencia a esta película porque la verdad es que el señor guionista, el señor director, y sobre todo, la señora Inma Cuesta han sabido pintar muy bien a Ruth, la protagonista de nuestra historia.

Que Ruth, la pobrecita, pues es una chica a la que acaba de dejar su novio, así, de repente, porque la pobre pues sangre en las venas, poquita, y anda así dando tumbos, que si en el trabajo, que si en la vida, que si en las relaciones, que si en todo, vamos, que está pasando una mala racha, que de eso sabemos todos, y casualmente le coincide con esa mala racha que sus tres exnovios se casan y la invitan a la boda, y la chica, que es un cacho pan, pues dice "pues voy", y va. 


La baza de una buena comedia es pillar al espectador por sorpresa y esta comedia no se cansa de sorprender al espectador, desde el principio hasta el final de la película, poniendo a la pobre Ruth en una serie de situaciones cada una más absurda y surrealista que la anterior. Aunque se recurre al chiste escatológico y a la risa fácil a través de la mierda (cosa que yo llevo muy mal) la verdad es que lo hace con una clase y una finura que hasta me ha gustado que haya una escena en un retrete. 

Pero por encima de todo, yo tengo que destacar el papel de los actores que es que están tremendos, todos y cada uno, que parecen cómicos natos, hasta Laura Sánchez, que daba toda la pena cuando quería ser graciosa en el club del chiste. Cada uno de los miembros del reparto de esta película dan lo mejor de sí y tienen su momento brillante en esta película, aunque sean el secundario más secundario.

Vamos, que es que no puedo decir nada malo de esta comedia. Solamente que le deseo una larga vida por delante porque es una obra que merece la pena. Y que aunque en Spanish Movie ya lo vi yo, y con Promoción Fantasma parece que lo vieron los demás, con Tres bodas de más el director Javier Ruiz Caldera ya está consagrado como uno de los referentes de la nueva comedia española. Un buen copón de película para esta divertidísima cinta. 

¡Es que es tan buena la película que hasta Martín Rivas parece que sabe actuar!