1 ene. 2014

Tres bodas de más

Arranca la décima temporada de OjeteFilms al mismo tiempo que arranca el 2014 (bueno, quizás unas horitas más tarde), un año que ha venido para mí con muchas ganas de cine y también con muchas ganas de OjeteFilms. Y qué mejor manera de estrenar nuevo año y nueva temporada de blog que con una película española, porque el cine español, queridos amigos, ¡es bueno! Y no me cansaré de decirlo mientras viva.

Y para muestra, un botón. Resulta que el estreno de Tres bodas de más me pilló recién mudada al extranjero y con el estrés que generan estas situaciones pues ni me enteré de lo que iba esta película ni le quise hacer mucho caso, la verdad. Pero gracias a  Billy Wilder tengo buenos amigos cinéfilos como una servidora que hablaron muy bien de ella en distintas redes sociales y al final consiguieron que me picara la curiosidad.

Total, que el día de Navidad me cogí a mi madre y le dije "Begoña, tenemos que ver esta película, que debe de ser de mucha risa". Y mira que es difícil sorprenderte cuando ya llevas las expectativas altas porque mucha gente a quien tú tienes en cuenta la ha puesto por las nubes, pero así de inesperada es Tres bodas de más, y sí, queridos lectores, consigue sorprenderte.


Voy a decir primero una única cosa en contra de esta película porque luego todas las que van a venir son buenas, y es que una empieza a cansarse ya del personaje femenino protagonista que es patético y que se encuentra perdida en la vida porque no tiene un hombre en quién apoyarse, pero concedámosle esa licencia a esta película porque la verdad es que el señor guionista, el señor director, y sobre todo, la señora Inma Cuesta han sabido pintar muy bien a Ruth, la protagonista de nuestra historia.

Que Ruth, la pobrecita, pues es una chica a la que acaba de dejar su novio, así, de repente, porque la pobre pues sangre en las venas, poquita, y anda así dando tumbos, que si en el trabajo, que si en la vida, que si en las relaciones, que si en todo, vamos, que está pasando una mala racha, que de eso sabemos todos, y casualmente le coincide con esa mala racha que sus tres exnovios se casan y la invitan a la boda, y la chica, que es un cacho pan, pues dice "pues voy", y va. 


La baza de una buena comedia es pillar al espectador por sorpresa y esta comedia no se cansa de sorprender al espectador, desde el principio hasta el final de la película, poniendo a la pobre Ruth en una serie de situaciones cada una más absurda y surrealista que la anterior. Aunque se recurre al chiste escatológico y a la risa fácil a través de la mierda (cosa que yo llevo muy mal) la verdad es que lo hace con una clase y una finura que hasta me ha gustado que haya una escena en un retrete. 

Pero por encima de todo, yo tengo que destacar el papel de los actores que es que están tremendos, todos y cada uno, que parecen cómicos natos, hasta Laura Sánchez, que daba toda la pena cuando quería ser graciosa en el club del chiste. Cada uno de los miembros del reparto de esta película dan lo mejor de sí y tienen su momento brillante en esta película, aunque sean el secundario más secundario.

Vamos, que es que no puedo decir nada malo de esta comedia. Solamente que le deseo una larga vida por delante porque es una obra que merece la pena. Y que aunque en Spanish Movie ya lo vi yo, y con Promoción Fantasma parece que lo vieron los demás, con Tres bodas de más el director Javier Ruiz Caldera ya está consagrado como uno de los referentes de la nueva comedia española. Un buen copón de película para esta divertidísima cinta. 

¡Es que es tan buena la película que hasta Martín Rivas parece que sabe actuar!

1 comentario:

  1. Las anteriores películas de este director me encantaron a pesar de las críticas de los críticos y mis amistades. Aún no he visto ésta última, pero tengo unas ganas impresionantes de ver. El cine español este año ha sacado grandes obras y ésta parece ser una de ellas.
    kiss

    ResponderEliminar