7 dic. 2012

Una historia de violencia

Si algo he ido aprendiendo con los años es que David Cronenberg no es uno de mis directores favoritos pero oye, una película suya, de vez en cuando, no viene mal. Sus gustos y los míos no encajan como un guante, pero tengo que reconocer que su cine es (al menos el que yo he visto, que aún no he completado su filmografía), cuanto menos, interesante. Interesante porque tiene su propio estilo, porque este director es uno de esos autores que sabe perfectamente lo que quiere plasmar en imágenes, y porque además sus pelis siempre suelen tener siempre un puntito muy loco.

Lo mejor que tiene Una historia de violencia es que es una historia muy pequeña, sobre gente sin importancia en un lugar remoto del mundo que ni sabemos donde está, pero que va creciendo, y creciendo, y creciendo hasta convertirse en lo que su título predica: una gran historia y además con bastante violencia. No os creáis que se han cortado un pelo en mostrar las cosas de una manera lo más naturalista posible.


Por lo tanto que quede claro que reconozco el mérito de la película, pero no considero que sea un peliculón. Aunque su ritmo se va acelerando según avanza la película y no te deja escapar de ella (y además es cortita), mi impresión es que la historia es demasiado fría y no deja lugar a que el espectador se involucre y le llegue de verdad. El espectador no puede más que abrir los ojos e ir flipando con todo lo que se va sucediendo sin tener tiempo a reaccionar. La historia empieza, se desarrolla, y termina, y aunque tiene una gran trama (aunque eso, digo yo, será mérito del cómic en el que se basa) yo me he quedado tal y como estaba antes de verla. Y me parece raro que una película como esta me pueda dejar a mí indiferente, pero así ha sido.

Si algo me llevó a querer ver esta película es que me la vendían como una reflexión sobre la violencia a un nivel muy cotidiano. Pero yo no he visto reflexión por ningún lado. La historia se cuenta y se acabó, si quieres ya reflexionas tú en tu casa, y tampoco es que sea tan impactante como para dejarte una semana pensando sobre lo que has visto. Las comparaciones son odiosas, lo sé, pero cuando yo oigo las palabras "película, reflexión y volionecia" y en una sola frase enseguida mi mente vuela hacia Funny Games, y claro, luego me llevo disgustazo.

A mi modo de ver, Una historia de violencia se deja ver sin ningún problema, hace que se te pase el rato volando, y a otra cosa mariposa. Me ha parecido mucho más superficial de cómo la vendían pero tampoco puedo decir que me haya disgustado, así que la vamos a dejar en esa delgada línea que separa las buenas películas de las malas y darle un ojete de monico.

4 comentarios:

  1. Pues a mí Cronenberg me encanta, toda su filmografía (que tengo comentada en el blog) es una maravilla. Para mi gusto, le da mil patadas a Funny Games. También me gustó mucho el cómic en que se basa la película, donde se explora más el pasado del personaje que interpreta Mortensen.

    ResponderEliminar
  2. A mí con Cronenberg me pasa un poco como a ti. No me parece malo, pero a mí no me acaba, aunque creo que sus películas tienen un punto interesante. Aún tengo que ver más suyas, de todas maneras.
    Esta creo que es la que más me ha gustado de las suyas que he visto, pero también creo que es un poco fría. Creo que quizá la siguiente vez que la vea me gustará más, noté que le faltaba un algo para que acabara gustándome mucho. Pero me gustó, y me pareció muy interesante, y con buena historia.

    ResponderEliminar
  3. Los gustos de Cronenberg y toda su filmografía (salvo la nefasta y mala hasta más no poder "Fast Company") sí que encajan como un guante con los míos... Tenemos la misma manera de entender el mundo. No me imagino mi vida sin Cronenberg, Lynch y Tim Burton.

    ResponderEliminar
  4. Pues a mí me gustó bastante. Lo de la reflexión... no sé, yo diría que siempre la hace uno en su casa, no mientras está viendo la película. xD Quiero decir, que no creo que haya una película que reflexione per se sobre algo, más bien da un punto de vista (que puede ser o no el del guionista) y luego ya cada uno saca sus conclusiones. A mí sí me parece que esta invita a pensar sobre la violencia, no diré reflexionar porque me parece una palabra demasiado grande, y es verdad que la historia no es para tanto, pero bueno, se deja ver. Y por qué no decirlo, me gusta la manera realista en que vemos las muertes en esta peli.

    Eso sí, me quedo con Eastern Promises puestos a elegir.

    atlantis2050.blogspot.com

    ResponderEliminar