27 dic. 2012

Showgirls

Cuando Showgirls llegó a los cines debió de ser todo un impacto, porque yo todavía me acuerdo de ver el cartel en el cine de al lado de mi casa y también de mi madre diciéndome que esa película no era para niños. ¿Que por qué me tenía que decir mi madre eso? Porque yo quería ir a verla, ni más ni menos que porque trabajaba la actriz de una de mis series favoritas en aquel momento: Salvados por la campana.

Afortunadamente mi madre ganó esa batalla y no fui al cine a verla, y digo afortunadamente porque años después me enteraría de que era una mierda de película. Hasta ahí todo normal. Lo anormal llega cuando de un tiempo a esta parte muchas personas, la mayoría de ellas grandes cinéfilos, me hablan de ella como la joya de los noventa.

Claro, a una le picó la curiosidad, y al final decidí traerme esta película a Estados Unidos en mi carpeta de "películas para bajonas", donde guardo una pequeña selección de películas que podría ver un día que me entrara la pena por no estar en mi casa. Su cometido lo cumplió: el día que decidí por fin ver esta película se me fueron todas las penas, porque comenzaba el espectáculo.

Eso es Showgirls. Ni más, ni menos: un espectáculo. Y un espectáculo de Las Vegas, además, que eso no es cualquier cosa. Un espectáculo de música, luz, brilli brilli, tetas y pezones y mucha mala hostia. Mala hostia de la protagonista, de prácticamente todo el reparto de la película y de los que, seguramente también, la hicieron posible.


En esta película asistimos a una de las aventuras de Nomi Malone, la protagonista a la que interpreta la chica que salía en Salvados por la Camapana, que parece que huye de su anterior vida para hacer su sueño realidad, que es bailar en un gran espectáculo de Las Vegas. La chica tiene que empezar por lo más bajo, por supuesto, pero según nos vamos acostumbrando a ver su coño en pantalla ella va escalando la montaña del éxito, no sin varios tropiezos.

Después de ver la película no me puedo posicionar ni con los que defienden ni con los que la critican a muerte. Solo puedo quedarme en un punto medio, porque, por un lado, pienso que la peli es mala de cojones, a todos los niveles, pero por otro, soy capaz de entrever ese diamante en bruto que algunos creen que es Showgirls en algunos momentos de la película.

Lo que sí esta claro es que esta película tiene muchísima peor fama de lo que se merece. Sin duda alguna hay montones de películas peores. Tampoco quiero recomendárosla porque creo que esta es una película bastante especial. Simplemente os digo que, si un día, de casualidad, Showgirls se cruza en vuestras vidas, dadle una oportunidad. Yo le doy un ojete de monico, y además os cuento que la protagonista me dejó con el ojete tan torcido que tuve que dedicarle una de mis cartas en Frikarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario