20 nov. 2010

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Parte I

No me apetecía mucho ver esta película porque me sentía muy defraudada por la saga Potter. Después de haber visto el truñaco que fue la sexta parte, la séptima ya me daba más o menos igual, pero es que además me jodía ir a verla porque me sentía muy estafada como fan y como espectadora, pues eso de dividir la última película en dos, no me parece sino ansia de dineros.

Y ahora que ya he echado toda la mierda prejuiciosa que tenía en contra de esta película, vamos a cambiar de tercio por completo, porque no me podía haber llevado una sorpresa tan grande ni tan grata como la que me he llevado con esta última entrega de Harry Potter. ¡Cómo me ha gustado! Pero es que no soy capaz de decir ni una sola cosa mala.

Señoras y señores, ha vuelto el David Yates de La Orden del Fénix. Ha vuelto el director que supo darle el toque de madurez que tanto el personaje como la saga de Harry Potter necesitaban. Ha vuelto la oscuridad, el tenebrismo, el miedo, la tensión, el suspense. Y, para qué callarme: ha vuelto Ron Weasly más guapo que nunca. A mí es que este chico me tiene conquistada. Es el mejor.

El guionista ha sabido plasmar a los personajes de la novela, pues ni Harry ni Ron ni Hermione son ya unos niños, aunque lo siguen siendo, y afortunadamente nadie se ha olvidado de eso. La película más dura, más dramática, sigue conservando el punto cómico tan importante en la saga y en la complicidad entre los tres protagonistas.


El que también ha crecido es Daniel Radcliffe, que aprovecha un par de escenas para demostrarnos que él ya es un hombre de pelo en pecho. No obstante, para mí Potter ya perdió su carisma hace tiempo, y ahora la que me tiene ganada es Ron.

Por otra parte, la película tiene una realización magnífica. La cámara nos ayuda a comprender los estados de ánimo del protagonsita y nos adentra en el misterioso mundo de la magia acompañada también de una estupenda banda sonora. Creo que Yates no podría haber hecho mejor su trabajo.

Muy divertida, muy entretenida, aunque claro, evidentemente, es mucho mejor el libro. Es mejor hablar de las películas de Harry Potter sin tener en cuenta las novelas en la medida de lo posible, más que nada por no volver a caer en el "se han comido esto y se han olvidado de aquello y esto se lo han inventado". Esto es cine, y es diferente. Por eso creo que como película, ésta, funciona. Hay que perdonarle algún ¿de dónde sale esto? o ¿por qué ha pasado aquello? pero por todo lo demás, creo que este principio del fin nos deja con la miel en los labios de lo que, espero, será un gran final.

¡Con qué gustico le voy a dar un copón de película! Porque de verdad, yo pensé que a Harry Potter ya no lo salvaba nadie, así que me he llevado una gran alegría. Y ahora, pues a esperar de que, por fin, la era Potter termine de la mejor forma posible.

4 comentarios:

  1. Buff, pues a mí las películas no me suelen gustar, me suelen aprecer aceptables y ya...menos la última, que me pareció horrible, claro.

    Esta la espero sin ilusión, pero la veré. A ver si me llevo una sorpresa también...

    ResponderEliminar
  2. Amén hermana, amén ... :)

    A mí me ha pasado exactamente lo mismo, iba con el listón tan bajo después del excremento que fue la sexta parte, que me ha sorprendido encontrarme ante la mejor película de la saga, la más madura, la mejor dirigida, la más emotiva, y la que menos me ha defraudado como lector de los libros.

    Yo también opinaba que era una tontería dividirla en dos partes, pero ahora creo que es un acierto porque ¡¡por fin!! la adaptación cinematográfica de una de las novelas de Potter no parece un simple resumen del libro, es una película con entidad propia ...

    Y yo lo confieso, a mí me puso un pelín cachondo tanto desnudo de MR Potter y sus cuatro pelos en pecho, :)

    ResponderEliminar
  3. Yo es que soy muy de Ron, ahora mismo. ¡¡¡Quiero ver desnudo a Ron!!! Tiene pinta de tener tipazo!

    ResponderEliminar
  4. Vaya, es la primera de tus críticas que leo y... no puedo estar más en desacuerdo xDD
    Me parece insultante de principio (comparto los mismos "prejuicios" que tenías antes de verla) hasta la mitad de la película.
    Para mi comienza a tener valor en el cuento (que me parece una pequeña obra de arte incluída en un truñete de filme). Claro, que la culpa de esto es de la Rowling, que no escribió nada interesante en la primera mitad del libro (es que no pasa na de na hasta el último tercio de la novela...).
    Por otro lado, durante la primera mitad pasan un montón de cosas aparentemente inconexas, saltos temporales y espaciales que en el libro quedan bien explicados pero en la película no. Personajes que no terminan de presentarse y parches obligatorios por la previa eliminación de otros roles que ni siquiera fueron traspuestos al cine en su momento... En fin, que es, para mi, todo lo contrario a una buena pelo.
    Aún así, me gusta tu crítica. Y tu blog. Tienes un nuevo seguidor ;).

    ResponderEliminar