23 nov. 2010

Con faldas y a lo loco

Ya es la tercera vez que veo esta película, y es que me tiene entregadísima. Estoy segura de que ésta será una de esas películas “de cabecera” que jamás me cansaré de ver, pasen los años que pasen. Además, si ya han pasado por ella más de cincuenta años y sigue siendo igual de fresca y divertida que la primera vez, no creo que, por mucho que cambien los tiempos, se pueda enterrar en el olvido a Con Faldas y a lo Loco.

Esta película está considerada por los académicos del cine americano como la mejor comedia de la historia del cine. Yo no sé si será la mejor, no las he visto todas, pero sí puedo decir que es de mis favoritas. No importa que Wilder cierre su gran obra con la famosa frase “Nadie es perfecto”, yo creo que él sí lo fue cuando rodó esta película.

Aunque es una película muy conocida, voy a pararme a hablar un poco sobre su argumento porque siempre hay alguien al que “le suena” esta película pero no se ha decidido a verla. Con faldas y a lo loco cuenta la historia de dos músicos que, viéndose envueltos en unos líos con la mafia, deciden abandonar la ciudad formando parte de una orquesta de mujeres. Señoritas por el día, caballeros por la noche, cada uno va haciendo de su mentira un enredo mayor que termina explotando en un festín de gangsters, viejos verdes, millonarios y jovencitas enamoradas.

Uno de los mejores guiones de la historia del cine, que consigue hacer encajar a la perfección un montón de tramas distintas, y aderezado con algunos de los mejores diálogos que yo jamás haya escuchado en una película. (Uno de esos diálogos lo podéis leer aquí, mi otro blog). Escenas inolvidables, como la de Jack Lemmon bailando un tango con su prometido, o contando cómo será su luna de miel al ritmo de unas maracas.

Y Marilyn, por supuesto, que está absolutamente fantástica. Aunque los dos protagonistas, Tony Curtis, guapísimo, y Jack Lemmon, simplemente genial, no se quedan atrás.

Tiene todo lo que una mala comedia podría desear (parodias, disfraces, números musicales, enredos, tetas) pero tan bien colocado y tan bien aprovechado que ya nunca podremos ver en el cine algo parecido. Wilder vuelve a demostrar que es el mejor y lo hace dejándonos una delicia de película que se merece un enorme recopetín de película.

6 comentarios:

  1. El diálogo final, junto al de Blade Runner, sean quizás los que se van a quedar en el inconsciente colectivo hasta el fin de los tiempos

    ResponderEliminar
  2. gran comedia, efectivamente (¿sólo la has visto tres veces?).

    La Monroe estaba soberbia también, aunque tuvieran que apuntarle las frases por el decorado. La colaboración entre Lemon y Wilder fue muy fructífera. En un momento del rodaje Lemon le dijo: Me pareceres un gran director, me gustaría trabajar contigo más veces, ¿qué te parece si cambio esta frase? A lo que Wilder respondió: Tu me pareces un gran actor, seguro que trabajamos juntos en más ocasiones, pero no cambies ni una línea porque llevo como dos años trabajando en el guión y es perfecto.

    ResponderEliminar
  3. Una de mis películas preferidas y de mis comedias preferidas. Obra Maestra

    Soy /fotogramas ;)

    ResponderEliminar
  4. Yo hace poco que la vi por segunda vez, y es que me gustó todavía más...no sé qué más se puede decir de esta películaque no se haya dicho ya, pero Jack Lemmon de mujer es superior a mí, me puede!

    ResponderEliminar