4 oct. 2012

Los Pilares de la Tierra

2012 ha sido, para mí, el año de Los Pilares de la Tierra. En el mismo año me he leído el libro y luego he visto la serie de televisión. No voy a hablaros de lo que me pareció la novela porque ya escribí mi opinión aquí, solamente hablaré de la serie, aunque, para empezar, diré que me ha gustado más la serie que la novela.

El gran acierto de esta adaptación para televisión ha sido eliminar tooooda la paja que Ken Follet tan amablemente nos regaló en su inmensa obra. Eliminar lo que no tenía mucho sentido, reducir a escasos minutos lo que no era tan importante, y centrarse en lo que se tenían que centrar.

Pero otro gran acierto, sin duda alguna, ha sido la elección de los actores, cosa tan importante a la hora de hacer una adaptación. Cuando uno está leyendo un libro tiende a imaginarse a los personajes a su manera, y aunque yo he de decir que me imaginaba a Phillip, el prior, de un modo muy distinto (en la serie es hasta guapo!!!) el resto eran bastante parecidos en mi cabeza. Por encima de todos los personajes, como debe de ser, destaca Jack, que es guapísimo. Si ya caías rendida a sus encantos en la novela, imagínate cuando ves a ese precioso Eddie Redmayne sonriendo.


Igual que me pasó con la novela, la verdad es que la historia de Los Pilares de La Tierra no me llegó a interesar del todo. Yo pensaba que la novela se centraría mucho más en la construcción de la propia catedral y no en la historia de Inglaterra y ciertos personajes, además de que es un poco culebrón de amor, aunque eso no tiene por qué ser malo. La cosa es que a mí la novela ya me decepcionó en su momento y la serie tampoco es que me haya encantando.

Por supuesto, tengo que reconocer que es una gran producción, bien adaptada y bien rodada, pero me ha pasado lo mismo que con la novela: no me ha llegado a interesar realmente. Y eso que la serie tiene todo lo necesario para entretener: acción, intriga, misterio, amor... la historia avanza mucho más rápido que en la novela y eso es bueno, pero aún así, para mí, todavía no es suficiente.

No sé qué opinión tendrán los que sí disfrutaron de la novela respecto a esta serie, porque está claro que la adaptación no es perfecta, pero, como dije al principio, yo sí creo que la serie sea mejor, por eso os recomiendo que si tenéis curiosidad vayáis directamente a la serie de televisión y os olvidéis del libraco de Follet. Sin embargo, aunque es mejor que la novela, no ha sido lo suficientemente buena para mí, así que se queda con un ojete de monico.

2 comentarios:

  1. A mí la serie no me encantó, pero si me gustó, se me hizo entretenida. La novela tenía pensado leerla algún día, aunque no sé cuándo, y después de leer tu opinión, creo que seguiré aplazando su lectura, jeje.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. A mí la novela me gustó en plan novela para leer en el metro. Que fue como me la leí, me entretuvo todos los días la hora y pico que me pasaba en el metro. Me costó que me enganchara, y al final me enganchó por Jack y el culebrón de amor, no por otra cosa. Y tampoco me esperaba mucho del libro... Así que, un libro que no creo que vuelva a leer nunca, pero para pasar el rato no estuvo mal.
    La serie empecé a verla, y no me gustaron algunos cambios que metieron en Jack...y no sé, sé que vi 2 ó 3 capítulos y me acabé olvidando de ella. No me disgustaba, pero no consiguió llamar mi atención. Algún día quizá la vea entera.

    ResponderEliminar