21 mar. 2012

Luces Rojas

Como me gusta que las películas me sorprendan lo más posible intento no saber de ellas de ninguna manera, pero claro, al final entre unos y otros, te acabas enterando, al menos, de qué van. Eso me pasó con Luces Rojas. Quería verla porque los anteriores trabajos de este director me habían gustado mucho, pero no tenía ni la menor idea de su argumento, hasta que un día, en Cuarto Milenio (programa del que soy megafan) hablaron de ella, y vamos, me pareció que trataba todo un temazo.

Luces Rojas es el último largometraje del director español Rodrigo Cortés, autor también de la nombradísima Buried, esa película que solo tenía un único personaje y un único escenario. En esta ocasión cuenta con algún actor más, y qué actores, señora, porque entre el casting de esta película podemos encontrar a Cillian Murphy, que es un actor muy guapete que a mí me ha gustado de siempre, pero también al grandísimo Robert De Niro.

¿Y de qué va? Pues veréis que interesante: va de una pareja de científicos, Murphy y ni más ni menos que Sigourney Weaver, que se dedican a investigar los fraudes en el mundo de la parapsicología. Hasta ahora han desvelado todos los misterios a los que se han enfrentado, pero hay un hombre que parece imposible de pillar, y ese hombre es al que da vida el gran Robert De Niro, que aunque aquí hace una interpretación más que correcta, tampoco destaca por encima del reparto.


La película es muy interesante y tiene un ritmo muy dinámico, lo cual impide que te aburras, además de que mezcla algún que otro susto con una historia de intrigas y secretos que consigue atraparte, pero la verdad es que no es una película perfecta, tiene partes inexplicables, cosa que quizás podría explicarse al tratarse esta de una película sobre fenómenos que se escapan a nuestro entendimiento, pero que al fin y al cabo desconcierta un poco. Juega con engañar al espectador y con hacerle ver lo que no es, y aunque lo consigue, en mi opinión, el desenlace no está a la altura del resto de la película.

Una película rara, creo que esa es la mejor palabra para describirla, inesperada, pero aún así entretenida. Aunque creo que no es el peliculón definitivo sí que creo que es una película que merece la pena ver, más si, como yo, eres amante de estos mundos de videntes, telépatas y fantasmas.

Lo mejor de esta película es que te sorprende. Por mucho que lo intentes es difícil saber qué va a ocurrir en la siguiente escena. Lo malo es que no termina de colar del todo. Con este tema se podría haber sacado una gran historia, y la película se ha quedado en una historia solamente entretenida, que no mala. Por eso le doy mi copón de película.

4 comentarios:

  1. ¿Qué decir? Es una película muy curiosa, quizá algo lenta, pero eso no es sinónimo de aburrida. De hecho, se me pasó en un abrir y cerrar de ojos.
    Toda la ambientación me pareció acertadísima, bastante deprimente y oscura, y las interpretaciones de 10.

    PD: lo peor fue la panda de canis que entró a verla y que se dedicó a hacer el payaso. Lo único que sabe hacer esta gente.

    ResponderEliminar
  2. Antes de ver esta, me gustaría ver Buried, que se me escapó en el anterior festival de Donosti. Desde luego, a priori me interesa, y todo lo que está logrando Rodrigo Cortés me parece un puntazo.

    ResponderEliminar
  3. A Buried le estamos dando mucho bombo (y no digo que sea mala), pero nadie habla de la opera prima de Cortés, Concursante. Para mí es sin duda la mejor película de su filmografía.

    ResponderEliminar
  4. Para mí también, todavía no ha sido superada.

    ResponderEliminar