3 oct. 2011

Secuestrados

Desde que vi el trailer de esta película, ya hace algunos meses, sabía que tenía que verla. Me hubiera encantado verla en el cine, donde la pantalla grande y la oscuridad del lugar ayudarían a sentir la claustrofobia y el terror que esta película transmiten, pero al final no pude verla en su momento (no duró demasiado tiempo en el cine, al menos en mi cine habitual) y la he tenido que ver en casa. Eso sí, con ventanas bajadas y todo tipo de parecido con el cine de verdad (a excepción, claro, de la pantalla).

La película de Miguel Ángel Vivas ya prometía desde antes de ser vista, al menos para mí. "Terror real", como yo suelo denominarlo, ese tipo de terror del "podría pasarme a mí (en este caso, podría pasarle a José Luis Moreno), podría ser cierto" es mi favorito, pues, al no creer en fantasmas ni en vampiros, aunque ese tipo de películas también me gustan, no me hacen sentir lo mismo, y, al fin y al cabo, lo que yo principalmente busco cuando veo una película de terror es pasar miedo, o, al menos, sentirme incómoda.

Con el título de la película ya poco queda a la imaginación. Secuestrados cuenta la terrible experiencia que tiene que vivir una familia que acaba de mudarse a una casa muy pero que muy bien equipada y que recibe la visita de unos enmascarados que les robarán y secuestrarán durante toda la noche para intentar sacar cuantas más cosas de ellos.

La originalidad no es el punto fuerte de la película, por supuesto, ya que historias de personas que entran en casas de otras personas ya hemos visto y seguiremos viendo durante mucho tiempo. La baza de esta película, a mi parecer, está en la narrativa, la manera de contar esta historia, la forma, y no el fondo. La cámara ayuda mucho a meterse en la película, es como un personaje más, es como si nosotros fuéramos detrás de los personajes viendo en primera persona todo lo que ocurre. La cámara y esos larguísimos y cuidados planos secuencia nos hacen ser parte del juego, ser algo más que un espectador, además de vivir la historia más intensamente, pues, al no haber tantos cortes, puedes sufrir en tus propias carnes la evolución de cada escena.


Lo que no me ha gustado de esta película es el prólogo. O lo que yo denomino "prólogo". La película empieza "in medias res" (o eso creí yo) cuando vemos a un hombre ensangrentado, maniatado y con una bolsa en la cabeza, intentando pedir ayuda. Cuando logra encontrarla la película "empieza de nuevo", con una familia diferente y con una situación diferente. Supongo que esta primera escena sirve para ponernos en situación, pero realmente a mí me parece que sobra por completo. Me ha recordado un poco a Funny Games, pero claro, cualquier obra comparada con la impresionante Funny Games sale perdiendo, y esta, por muy bien hecha que esté, también.

Pero quitando ese pequeño detalle, todo lo demás me parece perfecto. Las actuaciones de los protagonistas, la familia que es secuestrada, impresionantes. Aunque la que más grite y la que más sufra sea Manuela Vellés, quien ya ha demostrado que se le dan genial los papeles de loca, sus padres, interpretados por Fernando Cayo y Ana Wagener están totalmente a la altura.

Una película cuidadísima que hace pasar un rato realmente difícil al espectador, que sorprende y que conmueve, vamos, un copón de película como dios manda. Totalmente recomendada a todos los amantes del género y no recomendada para las personas especialmente sensibles, pues la película no se corta en mostrar las cosas tal y como son, es decir, no exagera las escenas de violencia pero tampoco se corta en mostrar lo que está pasando.

5 comentarios:

  1. Mira que yo estoy ya insensibilizado ante todo, pero oye, con esta película lo pasé fatal, especialmente con el final, que incluso a mi me parecio demasiado crudo.

    Por lo demás es una película impresionante a todos los niveles, interpretativos y técnicos, pero destaco esto último. El directo hace un manejo de la cámara sencillamente magistral, rodando toda la película en sólo 12 maravillosos planos secuencia. A destacar una escena a pantalla partida que acaba fundiéndose en una sola. No sé cómo pudo hacer eso, pero me quito el somprero.

    A mi parecer, Secuestrados debió tener bastante más repercusión de la que tuvo. El tiempo la pondrá en su sitio.

    ResponderEliminar
  2. a mi esta película me gustó mucho muchissimo

    ResponderEliminar
  3. Pues mira que yo me las doy de sensible y la vi bien. No me pareció demasiado cruda en su imagen, aunque sí en la historia. Quizá por eso también me recordó a 'Funny games'.
    Para mí, sin duda, lo mejor de la película son los planos secuencia en pantalla partida. Son brutales y crean una tensión inmensa.
    Y coincido contigo: es muy buena.

    ResponderEliminar
  4. Lo pasé fatal en el cine...es decir, me gustó un montón!

    ResponderEliminar
  5. A mí también me llamó bastante cuando se estrenó, pero no la vi...Recuerdo que me recordó y vi gente que había dicho que le recordaba a Funny Games.

    Hace un par de días la recordé, a ver si la veo pronto.

    ResponderEliminar