5 oct. 2011

Funny Games U.S.

Funny Games se ha ido convirtiendo, poco a poco, en una de mis películas favoritas. Me refiero a la original, a la de 1997. Aunque la primera vez que la vi no me gustó mucho, la verdad es que es una película que me va cautivando más en cada visionado, y, por supuesto, me va impresionando más. Es una película que ya no me puedo sacar de la cabeza, que siempre estará ahí, conmigo.

Por eso quise ver el remake que el propio Haneke, director de la original, había hecho diez años después con actores y producción estadounidense. Todavía no he acabado de entender del todo la naturaleza de este remake. Sí, entiendo que los estadounidenses son extremadamente aficionados al remake porque les gusta ver a sus caras favoritas en las películas y además les gusta el efectismo y el toque hollywoodiense con el que se suele dotar a estos remakes. No obstante, Haneke se pasó todas estas reglas por un sitio y dijo: "¿queréis remake? ¡tomad remake! ¡¡Ahora!! Aunque acepte vuestros actores guapos y maravillosos pienso hacer exactamente lo mismo." Y eso hizo. Cogió a Naomi Watts, a Tim Roth y les hizo pasar por exactamente el mismo suplicio que pasaron los actores originales en la primera Funny Games.

Y, hay que ver lo que es la vida, yo, que soy megafan de la original, no he disfrutado de igual modo esta nueva versión para el público estadounidense. No es lo mismo, aunque sea igual. O al menos a mí no me ha parecido lo mismo. No sabría explicar muy bien por qué, aunque creo que podría intentarlo excusándome en que a mí, personalmente, el hecho de que las caras de los actores de la película del 97 me resultasen totalmente desconocidos me ayudaba a meterme más en la historia, mientras que si veo a Tim Roth, mi mente automáticamente se toma la película en otro sentido.


Bueno, perdonad que os haya soltado todo este rollo sin haberos presentado aún la película, que a lo mejor alguno de vosotros no conocéis. Funny Games es una locuraza. Una familia va a pasar unos días a su casa del lago cuando de repente recibe la extraña visita de un inquietante joven que le pide a la madre cuatro huevos para una de sus vecinas. Así arranca una de las historias más alucinantes que yo haya visto en el cine. Un estudio sobre la violencia y sobre el gusto por la violencia del ser humano que, sin ser una película excesivamente violenta o sangrienta, consigue ponerte los pelos de punta.Una auténtica provocación que no para de recordarte que eres un sádico por seguir mirando.

Por supuesto, os recomiendo la original. Quizás si no hubiera visto tantas veces la original el remake también me hubiera parecido estupendo, pero Funny Games U.S. me ha parecido absolutamente innecesaria. Si se ampliase más, si se perfeccionase algo, si se hiciera más hincapié en alguna escena o en algún tema en concreto, pues vale, pero al ser lo mismo, pues me quedo con la primera versión.

Como me ha dejado tan... igual, le he puesto un ojete de monico a esta versión estadounidense. Hombre, da mucho gustico ver a Michael Pitt (que es un actor que me encanta pa casar y pa ver en la gran pantalla) y sobre todo a Tim Roth, que es un actor que siempre está genial, pero de verdad, yo me quedo con la otra. Creo que esta película solo funciona como curiosidad, para quienes ya hayan visto la primera y les apetezca comparar.

11 comentarios:

  1. No me gustó nada ésta ni la original. La original me pareció tremendamente pretenciosa e hipócrita, tras haber visto anteriormente otros filmes que trataban lo mismo de manera más efectiva e inteligente. Con el remake le perdí todo el respeto a Haneke, ya que en lugar de explorar o ampliar u ofrecer otra visión de lo que había hecho, hizo otra vez exactamente lo mismo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y cuáles son esos otros títulos que tratan lo mismo de manera mejor?

    ResponderEliminar
  3. Pues la original Perros de paja de Sam Peckinpah, parte de la temática de Videodrome de David Cronenberg, Ils de David Moreau y Xavier Palud, El manantial de la doncella de Bergman, La última casa a la izquierda de Wes Craven, en cierto modo La violencia del sexo (la versión original), Ángel de venganza de Abel Ferrara, El imperio de la muerte de Brian Trenchard-Smith, La carrera de la muerte del año 2000 de Paul Bartel... Son muchos los títulos que tratan la fascinación del ser humano por la violencia (ya sea desde la perspectiva del espectador morboso que mira programas violentos desde la comodidad de su hogar o como una persona queda fascinada por la violencia) o la violencia y sus repercusiones morales y sociales.

    En realidad, mi critica principal hacia Haneke no es no sea original, porque es un tema muy interesante que espero siga siendo tratado en el futuro igual que lo ha sido en el pasado, sino más bien la postura pretenciosa y moral que adopta. Me gusta que me desafíen o me planteen un debate, no que me echen sermones.

    ResponderEliminar
  4. A mí si que me gustó muchísimo. Lo que comenta Raül es cierto, el tema de la violencia se ha tratado ya en muchísimas películas y libros, pero creo que Haneke da un punto de vista bastante distinto, sin buscar la espectacularidad ni el engrandecimiento heroico de los protagonistas.
    Además, siempre he pensado que un artista debe tener la capacidad, no solo de hacer pensar al que contempla su arte, sino de tomarle el pelo, y eso creo que lo hace con creces en Funny Games.

    El remake americano no lo he visto por pura falta de interés, ya es igual que la original plano a plano, de modo que no me la vendieron, aunque no descarto verla para comparar un poco... pero vamos, que ya podrían haberse inventad algo nuevo.

    ResponderEliminar
  5. Pues a mí me gusta más esta que la original, quizá porque vi esta antes.

    Coincido en que son distintas. Y a mí el toque de esta me gusta más. Es que el personaje psicópata central en la versión original me parece un cabrón, un hijo de puta, que tiene como un carácter más serio y ya. En esta nueva versión, me parece que todo tiene un tono más cómico. Hay que estar un poquito enfermo, pero vamos, está hecho a propósito...si empatizas con los psicópatas te lo vas a pasar bien. Michael Pitt se ríe. Dice las cosas en tono irónico. Eso le da un punto de humor sádico psicópata que me ENCANTA. Y por eso me gusta más esta nueva versión, pero ambas las amo.

    Es de mis pelis favoritas, llegué a estar muy obsesionada con ella xD

    El remake...innecesario sí y no. Es decir, la peli es igual. Pero Haneke tenía especial interés en que esta peli, por el tema que trata, se viera en EEUU. No se vio por los actores y el idioma en que estaba rodada. Le ofrecen la posibilidad de hacer un remake americano, ¿y qué hace? Se la mete doblada a todo el mundo. Sobre todo, a todos aquellos que por ser una peli en otro idioma y actores desconocidos, pasaron de la película. Pues él va y coge a actores conocidos, y consigue que muchísima gente vea la película que se negaron a ver. A mí me parece bestial, y hay que tenerlos bien puestos para hacerlo xD

    ResponderEliminar
  6. Eso sí es cierto. Me gustaría ver la cara de muchos que fueron al cine diciendo: uy mira, la nueva de Naomi Wats, vamos a echarnos unas risas, como con The Ring.

    ResponderEliminar
  7. Yo flipo con ambas. Y precisamente lo bueno del reamke es haber fichado a la diosa que es Naomi Watts, que además de estar buena como ella sola es una actriz como la copa de un pino, como una de esas musas de Hollywood que tanto hacían falta, y nada nueva, además. Que alguien me diga que sus actuaciones en "Mulholland Drive", "21 gramos", "Una historia de violencia" y "Tank girl" donde hace de morena mosquita muerta no son insuperables. Eso sí, mi favorita de Haneke va a ser siempre "La pianista".

    ResponderEliminar
  8. No puedo opinar del remake, pero la original es una pasada de película, de esas pocas que marcan un estilo, y casi una época. Haneke mete el dedo en la llaga de la tensión, del desasosiego hasta que al final te machaca. Muy buena (no soy nada amigo de los remakes, pero nada).
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Te cuento la mía...Michael Pitt sigue igual que Dawson Crece!!Este año me ha ganado con Boardwalk Empire. Sobre Funny Games prefiero la original pero esta es una película muy buena igual. Te recomiendo Eden Lake, una rareza con mucho paralelismos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta bastante la original, el remake no lo he visto porque lei que era una fotocopia y temi encontrarme con una de esas propuestas que cabrean a uno, tipo lo que hizo Gus Van Sant con "Psicosis".

    Estoy con lo que dice Raul Calvo sobre que a Haneke es un director que a veces se le ven "las costuras", especialmente en sus pelis menos inspiradas. A falta de ver "La cinta blanca", mi preferida es "La pianista", pocas saben transmitir tan mal rollo como Isabelle Huppert.

    Y una pequeña correccion a Josu Sein (solo por puntualizar, de buen rollo), Naomi Watts no salia en "Una historia de violencia", era Maria Bello, otra rubia de mediana edad, que tambien sabe combinar atractivo y buenas actuaciones.

    ResponderEliminar
  11. Ay, quería decir "Promesas del este", sorry. Se me ha escapado la peli coronológicamente anterior de Cronenberg.

    ResponderEliminar