13 ene. 2011

Una casa de locos

El título en español de la película de la que vamos a hablar hoy es la mierda, así que mejor os digo cómo se llama en la versión original, que me parece un título mucho más elegante. La película que hoy nos ocupa se llama L'auberge espagnole, y es una película sobre un chico francés que se viene de erasmus a España. Y ya está, no tiene más, porque es que solo va de eso. La película arranca cuando el protagonista decide pedir la beca, se desarrolla cuando se viene a España y empieza a conocer nuestra preciosa cultura, y termina cuando el chico se vuelve a Francia.

Yo no me fui de Erasmus en mi momento porque no lo consideré oportuno, y tampoco me ha llamado nunca demasiado la atención ese tipo de beca, aunque creo que tiene una parte muy buena y es que acabas aprendiendo casi a la perfección otro idioma, que eso siempre es de valorar; por eso, de primeras, esta película también me llamaba bastante poco. Pero L'auberge espagnole, y sobre todo, su protagonista, Xavier, me fueron conquistando a medida que pasaban los minutos y que las anécdotas se iban sucediendo, y de alguna manera también conseguía sentirme identificada con sus sentimientos y sus vivencias, así que acabé enganchada deseando saber qué más cosas le sucedían a este francesito en tierra extraña.

Llegué a esta película, de la cual ni había oído hablar, buscando la filmografía de Kevin Bishop, uno de mis amores platónicos de la infancia, protagonsita de una de mis películas favoritas de entonces, de la que hablé por aquí hace poco, Los Teleñecos en la Isla del Tesoro. Había oído que este chico ahora ya era mayor y lo estaba petando en Inglaterra y quería saber qué más cosas había hecho y, sobre todo, si seguía igual de buenorro. Y sí, sigue guapísimo.

La película tiene una segunda parte, que es la vuelta a España, cinco años después, del protagonista. Me gustaría verla, y de hecho, voy a hacerlo, porque ya os digo que esta primera me ha acabado gustando bastante. Me gusta cómo trata la cultura española vista desde fuera, me gusta por ser representación de la multiculturalidad, me gusta porque trata sobre jóvenes y sobre las cosas que le ocurren a los jóvenes, y me ha gustado, sobre todo, porque es bastante divertida. Por eso he decidido ponerle un copón de película, y por supuesto, os recomiendo su visionado. ¡Eso sí, vedla en versión original, que doblada pierde una gran parte de su gracia!

2 comentarios:

  1. Todo pierde gran parte de su gracia doblado, my dear friend (bueno, casi todo, que a veces el doblaje convierte en medio potable algo rematadamente malo... como las actuaciones de Madonna, por ejemplo).

    ResponderEliminar